Otra oportunidad de seguir creciendo

Andrés Alonso y Carlos Villagrán tratan de detener un ataque rival durante un choque anterior./Antonio Tanarro
Andrés Alonso y Carlos Villagrán tratan de detener un ataque rival durante un choque anterior. / Antonio Tanarro
BALONMANO

El Viveros Herol Nava visita este sábado al Handbol Bordils

QUIQUE YUSTESegovia

El Viveros Herol Balonmano Nava afronta este sábado (20:00 horas) un encuentro más complicado de lo que la clasificación deja entrever. Los naveros, terceros en la tabla a tan solo un punto del liderato, visitan al Handbol Bordils, un equipo modesto que tiene la permanencia como principal objetivo y que ocupa la antepenúltima posición, a un punto de los equipos que marcan la salvación. Once puntos de diferencia y más de una decena de puestos en la clasificación separan a castellanos y catalanes, circunstancia que no permite ni un punto de relajación en los de Nava de la Asunción. Conocen bien las armas de su rival y están avisados de su potencial, como se demostró con la victoria del Bordils frente al Alcobendas (líder de la categoría) por seis tantos hace unas cuantas semanas.

No se relaja el conjunto entrenado por Dani Gordo, que confía plenamente en sus posibilidades. Su estado de forma es espectacular, tras haber sumado once de los últimos doce puntos disputados. Su última derrota se remonta al 11 de noviembre, cuando los naveros cayeron por tan solo un gol en la cancha del Villa de Aranda. Desde entonces, cinco victorias y un empate que permitirán a los de Nava de la Asunción cerrar la mejor primera vuelta de su historia, independientemente del resultado obtenido esta tarde en el Municipal Blanc i Verd de Bordils.

«A nivel cuantitativo no esperábamos estar así», reconoce Dani Gordo, entrenador del Viveros Herol. El técnico vallisoletano reconoce que el equipo ha dado un salto de calidad con respecto a las pasadas temporadas, pero subraya las difíciles condiciones en las que trabaja la plantilla por culpa del viejo frontón de Nava de la Asunción y sus problemas de condensación. «No hay un equipo que tenga el día a día que tenemos nosotros, aunque sí creo que hay plantillas como la nuestra que tienen jugadores internacionales. Tenemos una plantilla más del grupo de los de arriba. Las condiciones que tenemos de entrenamiento no auguraban que pudiéramos estar donde estamos», afirma el entrenador, quien no se muestra demasiado cómodo con la catalogación de ‘superpoderoso’ que algún técnico de la categoría ha puesto al conjunto de Nava de la Asunción. «Somos un equipo que las dos últimas temporadas ha jugado por no descender y que lleva cuatro años en una categoría en la que hay equipos históricos del balonmano nacional como Alcobendas, Cisne, Antequera, Aranda...», apunta.

Sin trastornos

Los últimos días el primer equipo del Balonmano Nava apenas se ha visto afectado por los problemas de condensación que sí impidieron los entrenamientos de los equipos de base hasta la jornada del jueves. Los naveros entrenaron con normalidad lunes y martes en Olmedo, la mañana del miércoles en Valladolid y el jueves y ayer en Nava. No obstante, la constante preocupación por el estado del pabellón no deja de ser un inconveniente para un equipo que quiere estar centrado únicamente en el apartado deportivo. «Me dicen que este ha sido el año con más condensación. Por suerte, aunque descentra porque tienes que ocupar tiempo de otras cosas, el plan B le tenemos bien cerrado, con buenas gestiones con los ayuntamientos de Olmedo y Segovia para entrenar y competir que nos permite no alterar mucho la planificación. Ahora, conlleva un desgaste a nivel de recursos y de tiempo», lamenta Dani Gordo.

El técnico vallisoletano seguirá sin contar esta tarde con Oleg Kisselev, quien aunque ya cuenta con el alta médica le falta todavía tiempo para entrenar al cien por cien con el equipo. Álvaro Rodrigues, Isma Juárez y Alberto García, a pesar de sus molestias físicas, serán de la partida en un encuentro frente a un club con una estructura similar a la del Nava. «Tienen muy buena afición. Ha perdido jugadores importantes durante los últimos años pero es un equipo muy intenso, con una defensa que arriesga al límite y trata de provocar el error para salir al contragolpe como aviones», explica. Entre sus jugadores más peligrosos destacan Sergi Mach y Arnau Palahi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos