Balonmano

Nacho González decide abandonar el Atlético Valladolid

Nacho González. /R. Jiménez
Nacho González. / R. Jiménez

El técnico pone su cargo, por discrepancias con la dirección deportiva, a disposición del club, que debe decidir ahora si lo mantiene hasta al final de campaña o ficha otro entrenador

V. BORDAValladolid

El Atlético Valladolid vivió ayer posiblemente el capítulo más negro en su cuatro años de existencia. Nacho González, un hombre de la casa, hacía pública su decisión irrevocable de abandonar el club al final de temporada. Las desavenencias, conocidas por casi todos, con la dirección deportiva y la filosofía en la que se mueve ahora el club son las dos causas principales de esta decisión. González ha puesto su cargo a disposición del club, por lo que la continuidad o no del hasta ahora técnico está en el aire para la segunda vuelta.

Nacho González, que comunicó su postura a la junta directiva el jueves, aseguró que se trata de «una decisión valorada y muy dura, pues Valladolid es mi casa. Me prioridad número ha sido siempre este club».

El entrenador vallisoletano justificó el paso dado «por decisiones deportivas que se han tomado y con las que no estoy de acuerdo, como tampoco con el camino que está tomando el club y, por eso, he decidido apartarme a un lado».

Resaltó que su postura, que es irrevocable, es «global y causada por varios factores», y que siempre ha estado en desacuerdo con la dirección deportiva, con Jaime Maldonado en concreto, al que no nombró directamente. Se quejó de la falta de sintonía con este área del club y de las escasas reuniones mantenidas entre ambas partes.

«Puse mi cargo a disposición del club, por lo que será la directiva la que decidirá si continúo hasta final de temporada o dejo de ser entrenador para la segunda vuelta. Renunciaría a mi contrato y me iría», explicó. «Quiero que quede claro mi intención y ganas de seguir al frente del equipo hasta final de temporada, pues es mi responsabilidad. Tenemos una segunda vuelta complicada y poseo la fuerza necesaria para continuar. Si el Atlético Valladolid considera que no soy la persona adecuada para ello, me iré sin problemas».

Eso sí, Nacho González ha puesto condiciones a su continuidad. Explicó que ha pedido al club que sus decisiones «sean respetadas para que la temporada acabe de la mejor manera posible».

Tras las palabras de Nacho González, que decidió comparecer primero ante los medios, lo hizo el presidente de la entidad, Mario Arranz. Después de loar la figura y la profesionalidad de hasta ahora técnico de la primera plantilla, indicó que el máximo responsable de la entidad fue «el primer sorprendido por una decisión además irrevocable. La junta directiva también se llevó una sorpresa».

Señaló que la directiva decidirá si González debe seguir en el banquillo o no durante la segunda vuelta y negó que hubiese existido una conspiración para echar al entrenador. Mencionó que Jaime Maldonado había puesto su cargo en la dirección deportiva a disposición del club para intentar reconducir la decisión del técnico, aunque no se aceptó al ser irrevocable la postura tomada por Nacho González.

Arranz, que quedó en entredicho al desconocer el alcance real del desencuentro entre entrenador y la dirección deportiva, así como la existencia de dos facciones diferenciadas dentro del vestuario, comentó que la directiva tomará en breve una decisión para no alargar esta situación sobre el futuro del banquillo del primer equipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos