El mejor Abanca Ademar ha vuelto

Lance del partido./Carlos García
Lance del partido. / Carlos García

El conjunto leonés cosecha una trabajada victoria ante Puerto Sagunto basada en un gran partido de Biosca, que detuvo todos los siete metros en contra, y una excelsa primera línea

DANI GONZÁLEZ

Señores, el Abanca Ademar ha regresado. Algunos temían que hubiera caído, enfermado. El león no rugió en octubre como solía hacerlo, pero a una fiera de este calibre nunca se le puede dar por muerto. Porque no lo estaba, solo transitaba por un mal tramo en un camino ilusionante y duro, pero que no atemoriza a este equipo.

Y es que en una cancha complicada, como el Ovni, el Abanca Ademar se ha salido, ha rugido, ha dado un golpe sobre la mesa. Nacho Biosca en portería, Acacio en la dirección de juego y Juanín y Costoya para rematar, han liderado a un conjunto marista que venció 26-32 en un choque en el que ha habido rotaciones pero apenas se han notado.

26 Puerto Sagunto

Bruixola; Moriñigo, Sifre (1), Boisedu (8), Fernández (1), Alegre, Zmavc (3) – siete lópez- Chueca (ps), Ruiz, Inestrosa 82), Querín (3), Spiljak (4), Nebot, Linares (2), Floqués (2), García

32 Abanca Ademar

Biosca (p), Mario López (1), Vieyra (2), Simonet, Juanjo Fernández (2), Juanín (6), Piñeiro (2) – siete inicial – Cupara (ps), Vejin (4), Carou, Rodrigo, David Fernández, Jaime (1), Acacio (8), Pesic (1), Costoya (5)

PARCIALES
3-4, 4-6, 6-7, 7-10, 8-13, 11-15 (descanso), 15-18, 17-19, 18-22, 19-25, 22-28, 26-32 (final)
ÁRBITROS
Raluy López y Sabroso Ramírez. Excluyeron a Querín, Fernández y a Spiljak por parte de Puerto Sagunto y a Vejin (2) por parte del Abanca Ademar.

Más información

La marea de buenas sensaciones y resultados del Abanca Ademar continuó su curso e impulsó a los de Guijosa en los primeros minutos de partido. Se notaba que la confianza era mayor en el cuadro leonés, estaba patente que los maristas habían recuperado esa fe en sus posibilidades.

Con un 0-2 de salida, los ademaristas ya dejaron claro que querían mandar tanto en el juego como en el marcador. Los primeros compases del choque se movieron con rentas entre los uno y los tres goles para el Abanca Ademar, que nunca dejó meterse en partido a Puerto Sagunto, haciendo gala de un ataque repleto de potencia y moral.

Duelo de porteros... que decanta Biosca

En el ecuador de la primera mitad se vivieron unos momentos de impás. El marcador, con solo un gol de ventaja para los de Guijosa, apenas se movía. Los culpables eran los porteros, Bruixola y Biosca, apoyados en una gran defensa, que forzaron que los ataques perdieran parte de su precisión.

El Abanca Ademar supo aguantar en el alambre, impidiendo que Sagunto empatara y minando la moral de los locales. Tanto fue así que, según lograron superar a Bruixola, alcanzaron la máxima renta de la primera parte, de cinco goles, en la que se movió el resto del periodo.

Y todo ello en medio de una frecuente rotación, en la que jugadores como Vejin, Acacio o David Fernández en el extremo derecho tuvieron minutos y relevancia en el juego, especialmente el brasileño, animado y atinado en el lanzamiento, 'resguardados' por un Biosca que rozó el 40% de intervenciones exitosas cuando restaban diez minutos para el descanso, deteniendo incluso un siete metros.

El partido se movió hasta el descanso por estos derroteros, con una anotación más alta en los últimos minutos que dejó la renta ademarista en cuatro goles, en la que destacó la aportación ofensiva de Juanín, con cinco tantos.

Boisedu tambalea el triunfo marista

Tras el descanso, Puerto Sagunto quemó sus naves. Apoyados en un espectacular Boisedu, que desesperó a Cupara, que relevó tras el paso por vestuarios a Biosca, trataron de meterse en partido. Acacio, que también vivió unos grandes minutos en la reanudación, impidió que los valencianos se acercaran en el marcador.

Pero el central saguntino no detuvo su racha, pero el brasileño, pese a estar realizando un partido excelso, sí. Los locales se pusieron a dos, pero entonces emergió la figura de Nacho Biosca.

Biosca desespera a Sagunto

Con un siete metros, Sagunto se pudo colocar a solo un gol, pero lo mandaron fuera. Dieron vida a un rival tocado, que veía como su renta podía verse dilapida. Esto fue aire, pero la bocanada definitiva llegó con los grandes minutos del catalán.

Detuvo otro siete metros, obteniendo un 100% de acierto desde esta distancia, y cosechó varias intervenciones de gran mérito. A esta fiesta se unió un Álex Costoya, desaparecido hasta entonces, pero que emergió para dar tranquilidad y encaminar la victoria ademarista con cuatro goles consecutivos.

Hasta seis goles de ventaja tuvo el Abanca Ademar, que jugó para tratar de mantener esta renta y vivir un final de partido relativamente reposado. Pero entre el momento de Biosca, que detuvo un penalti más, y un ataque ambicioso, la ventaja fue a más y el trabajo de los de Guijosa tuvo un consistente premio.

Ahora, el cuadro marista busca prolongar su racha. El siguiente reto será el Gorenje Velenje, líder del grupo de Champions, al que tratarán de derrotar en el Palacio para ganar 'vidas' en la competición continental.

Fotos

Vídeos