Lanzados a por la fase

Alonso Moreno y Andrés Alonso tratan de frentar un ataque de un jugador del Cisne. /Antonio de Torre
Alonso Moreno y Andrés Alonso tratan de frentar un ataque de un jugador del Cisne. / Antonio de Torre
BALONMANO

El Balonmano Nava vence en Pontevedra y depende de sí mismo para organizar los 'play off' de ascenso a Asobal

MIGUEL GARCÍA (OPTA)Pontevedra

Primer objetivo fallido. Victoria con sabor agridulce para el Viveros Herol Balonmano Nava en la pista del Club Cisne Colegio Los Sauces, sufrida y trabajada, que no logró sin embargo mantener el sueño del ascenso directo después de que el Balonmano Alcobendas ganase en casa del Conservas Alsur Los Dólmenes y de asegurase su presencia en la Liga Asobal en la próxima temporada. Pero el segundo objetivo está muy cerca. Porque con su victoria el Nava se sitúa como segundo de la División de Honor Plata a falta de tan solo una jornada para la finalización de la liga regular, por lo que venciendo al Handbol Bordils en la última jornada se asegurarán organizar la fase de ascenso.

24 Cisne Colegio Los Sauces

Juan Novás, Alberto Casares (2), Andrés Sánchez (5), Dani Tolmos (4), Javi Vázquez (5, 3p.), Igor dos Santos (1), Bruno Vázquez (2) - siete titular - Pablo Galán (p.s.), Alejandro Conde, Pablo Gayoso, Gilherme Linhares, Pablo Picallo, Carlos Pombo (2), Miguel Simón, Dani Ramos (2) y Álvaro Preciado (1).

25 Viveros Herol Nava

Yeray Lamariano, Carlos Villagrán, Alexandre Tello, Bruno Virseda (3), Alonso Moreno (1), Pablo Rodríguez (1), Andrés Alonso (1) - siete titular - Darío Ajo (3), Tomislav Brakocevic, Agustín Casado (10), Alberto García, Isma Juárez (3, 1p.), Antonio Llopis, Ernesto Sánchez (p.s.), Álvaro Seabra (2) y Filipe Vidal Tavares (1).

parciales.
1-1; 4-3; 5-4; 8-7; 10-10; 11-11; Descanso; 13-13; 17-16; 20-20; 21-22; 21-24; 24-25.

El partido ante el conjunto pontevedrés se presentó muy competido desde el primer minuto. Los pupilos de Daniel Gordo llegaban al pabellón del CGTD conscientes del punto extra con el que siempre juega el Cisne en su feudo, por lo que el inicio del encuentro fue un intercambio de pareceres entre ambos bloques, situación que se repetiría a lo largo del partido. La igualad fue la tónica habitual, y así se demostró en los primeros ataques, donde ningún equipo lograba hacerse con el ritmo de juego y en el que las porterías comenzaban a hacerse protagonistas del duelo. Fueron minutos de tanteo donde se respiraba más la tensión y el respeto antes de que las hostilidades se desatasen. Algo que perduró hasta casi el último cuarto de hora del choque. El conjunto segoviano veía como era el Cisne el que parecía llevar la iniciativa conforme pasaban los minutos, pero la mayor experiencia de los jugadores visitantes permitió que el Nava no se fuese del partido en ningún instante, manteniéndose a una distancia más que prudencial de los pontevedreses. La igualdad era máxima y así se llegó al tiempo de descanso con un 11-11 que dejaba todo por decidir en la segunda mitad.

En el inicio del segundo acto el partido seguía la misma tónica, con ambos conjuntos luchando cada ataque y cada defensa con la máxima intensidad e intercambiando goles y errores por partes iguales. No fue un partido de aciertos, los dos equipo se precipitaron por momentos en la segunda mitad, cometiendo demasiados errores no forzados y permitiendo que la igualdad siguiese en el luminoso. Fue entonces cuando apareció la figura de Agustín Casado para los intereses del Nava. Con 5 goles anotados de manera consecutiva una vez superado el ecuador de la segunda mitad, Casado se puso el equipo a sus espalda y logró darle la primera ventaja al bloque segoviano. En un final de infarto, la mala fortuna volvió a cebarse con ambos equipos, pero fue el Nava quien salió mejor parado. Con demasiados errores en los minutos finales, el marcador campó con un pequeña ventaja para los segovianos que acabaría siendo definitiva a pesar de quedarse al borde del empate el Cisne en un intento de ataque final fallido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos