Balonmano

Los Hispanos arropan a Albert Rocas en el día de su despedida

El jugador español de balonmano Albert Rocas, posan con el presidente del COE Alejandro Blanco (i), y el presidente de la FEB Francisco Blázquez (d), durante el acto de homenaje celebrado hoy en Madrid/Emilio Naranjo-Efe
El jugador español de balonmano Albert Rocas, posan con el presidente del COE Alejandro Blanco (i), y el presidente de la FEB Francisco Blázquez (d), durante el acto de homenaje celebrado hoy en Madrid / Emilio Naranjo-Efe

El exjugador del BM Valladolid, equipo en el que debutó con Juan Carlos Pastor, recibe el cariño de sus compañeros y del deporte español

El Norte
EL NORTEValladolid

La retirada de Albert Rocas no sólo deja a los Hispanos sin uno de los mejores extremos derechos de su historia, sino, sobre todo, sin la sonrisa que durante muchos años iluminó los éxitos del balonmano español.

«Quiero irme de la misma forma en que llegué, con una sonrisa, tratando de sacar la parte positiva de las cosas», señaló Albert Rocas, que este martes puso fin a su carrera deportiva en un emotivo acto celebrado en la sede del Comité Olímpico Español.

Arropado por los miembros de la selección, así como de los distintos estamentos del balonmano español y su familia, Rocas cerró una larga trayectoria profesional, en la que por encima de su numerosos éxitos, el extremo dejó huella por su carácter tanto dentro como fuera de la pista.

«Por encima de su calidad, Albert aportó siempre muy buen ambiente, mucha alegría al equipo. Ha sido una pieza básica de este equipo no sólo dentro de la pista, sino también fuera. Ha sido clave para que el equipo funcionara así de bien», aseguró el defensor Viran Morros.

Pero ni el carácter jovial de Rocas pudo evitar que el extremo internacional se emocionase al recordar a todos aquellos que han marcado su carrera deportiva.

«Quisiera tener un reconocimiento especial a Josep María Mora, mi primer entrenador, la persona que me introdujo en el balonmano, así como a mi hermano y a Juan Carlos Pastor, el técnico que me hizo debutar en la ASOBAL y que vio en mí cosas que ni tan siquiera yo era capaz de ver», afirmó Rocas.

Precisamente fue Juan Carlos Pastor quien hizo debutar a Albert Rocas en la selección nacional en diciembre del año 2004, el primero de los 175 partidos que el extremo disputó con la camiseta de los Hispanos, con quien conquistó, entre otros, los títulos de campeón del Mundo en los años 2005 y 2013.

«Albert ha luchado mucho por esta camiseta y se merecía tener una despedida así. Es justo que pudiera tener unas palabras de despedida dentro de su casa y dentro del equipo al que ha pertenecido durante tantos años», indicó el capitán de la selección, Raúl Entrerríos. Una selección de la que tuvo que despedirse por la lesión de tobillo que le ha obligado a poner fin a su carrera deportiva a sus 35 años.

«Mi cabeza me dice que podría jugar veinte años, pero mi cuerpo ha dicho basta», señaló Rocas, que aseguró que «nunca hubiera podido imaginar ni el mejor de sus sueños» todo lo que ha vivido a los largo de su carrera deportiva.

Un punto y final que, como recordó el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, es simplemente un punto y seguido que da inicio a la nueva etapa que arrancará el ya exinternacional español dentro de la función docente.

«Hoy no es el final de una etapa. Todo lo que te ha llevado a triunfar como jugador te hará triunfar en el vida, porque has entendido que lo importante no es ganar, sino prepararse para ganar», concluyó Blanco, que galardonó a Rocas con la insignia del Comité Olímpico Español.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos