Balonmano

El Gerovida Arroyo competirá en el Grupo B de Primera Nacional

José Ángel Delgado y Toni Calvo, ante el polideportivo Antonio Garnacho, de Arroyo. /JOTA DE LA FUENTE
José Ángel Delgado y Toni Calvo, ante el polideportivo Antonio Garnacho, de Arroyo. / JOTA DE LA FUENTE

El equipo de balonmano, dirigido por José Ángel Delgado Ávila y Toni Calvo, luchará por conseguir el ascenso a la División de Honor B

JOTA DE LA FUENTE

La propuesta de cara a la próxima temporada del Gerovida Balonmano Arroyo es muy seria. Aunque a sus técnicos y jugadores les cuesta hablar de ello, tienen un objetivo claro, el ascenso. Los fichajes de las últimas semanas, el nivel de los jugadores, su prestigio y categoría contrastada hacen prever un equipo potente que luego deberá demostrarlo en la pista. Un gran conocedor del balonmano, José Ángel Delgado Ávila, cuelga las botas –por el momento–,e inicia su andadura como entrenador, junto con Toni Calvo. Competirán en el grupo B de la Primera División Nacional. El primero de cada grupo logra plaza de ascenso directo. Los segundos pelearán en un ‘play-off’ por otra plaza más.

«Toño Garnacho es el culpable de que yo esté aquí». Así comienza Ávila la conversación en la que analiza el proyecto. «Cuando aún era jugador profesional y ambos éramos concejales en Arroyo hablábamos continuamente de balonmano. Antonio me dijo que me tenía que retirar en Arroyo y ayudar a formar un buen club. Por eso estoy aquí, y tras su muerte, aquí sigo, para lo que haga falta», explica Ávila, dedicado los últimos 27 años al balonmano de elite. No se plantea volver a jugar «aunque si esta temporada hiciera falta podría hacerlo puntualmente».

Plantilla de calidad

El club ha ido anunciando fichajes en las últimas semanas, todos ellos de calado. Los hermanos Álvaro y Simón García Candau han sido los últimos en llegar, y se unen al portero Juan Carlos Cabada, Sergi Grossi, Diego Pascual, Óscar Escudero o Adrián Prada, amén del cuerpo técnico, Ávila y Toni Calvo. Nueve jugadores de la pasada temporada continúan en el equipo, que aún se reserva dos plazas para posibles fichajes de última hora.

La plantilla que ha conformado el Gerovida Balonmano Arroyo tiene gente con experiencia en competiciones de máximo nivel como Sergi Grossi, procedente del Atlético Valladolid de Asobal, y Juan Carlos Cabada, así como otros jugadores que son referentes en esta categoría como Roger Grossi, Alfonso Mayo y Jose Manuel Rodríguez, así como otros jóvenes de excelente proyección. El equipo es «guerrillero, con jugadores de lucha tú a tú». Sergi Grossi destaca en esta categoría, pero Ávila busca jugadores peleones y con coraje, a su imagen y semejanza, «como yo era como jugador». Toni Calvo y Ávila pertenecen a la promoción 73-74, en la que «todos los jugadores que salieron han llegado a la élite o están entrenando a gran nivel», destacan ambos.

Grupo madrileño

Este pasado jueves se celebró el sorteo del calendario de competición. El Gerovida Arroyo comenzará en la madrileña localidad de Pinto a mediados de septiembre. Han quedado enclavados en el grupo B, junto con Toscaf, Avilesina, Gijón, Oviedo, Corrales, Santoña, León, Salamanca, UVA, Villa de Aranda, Burgos, Soria, Sanse, Leganés, Safa y Pinto. Son equipos madrileños, de Castilla y León, Asturias y Cantabria. Burgos y Santoña son los favoritos de la fase regular junto con el Gerovida Arroyo. Los tres se disputarán la plaza de ascenso directo. Habrá derbi local entre la Universidad de Valladolid y el Gerovida.

La pasada temporada el Gerovida Arroyo compitió en el mismo grupo, en el que hay varios equipos madrileños «guerreros y leñeros, con gente veterana y de calidad», analiza Calvo. Burgos es la incógnita del grupo, «ha fichado a Mariano Ortega como entrenador, procedente de Benfica, y ha fichado a Dani, el extremo del Atlético Valladolid qcedido en la UVA y que estábamos intentando fichar», explica Ávila. Santoña también tiene un bloque muy potente y con experiencia.

«Cambiar la mentalidad de jugar a entrenar es difícil, pero tengo a Toni, que ya pasó esta fase hace tiempo y es un reto que me apetecía», indica Ávila. Su cambio al banquillo se produjo en una conversación con el presidente, Andrés de Miguel, y analizado que «yo quería más». Ávila obtuvo el título de entrenador nacional hace años y nunca había ejercido hasta el momento. Ahora inicia una nueva etapa y sin duda que Antonio Garnacho se sentiría satisfecho del ambicioso proyecto del club de su pueblo, Arroyo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos