Balonmano

Un empate para empezar

La defensa alicantina frea a Víctor Rodríguez. /G. Villamil
La defensa alicantina frea a Víctor Rodríguez. / G. Villamil

El Recoletas Atlético Valladolid logra salvar un punto en un partido en el que llegó a perder de cinco goles

EFEValladolid

El Recoletas Atlético Valladolid ha firmado tablas ante un Benidorm muy farragoso, que jugó prácticamente al borde del pasivo, y que demostró el potencial de sus nuevas incorporaciones, aunque los locales no perdieron la paciencia y supieron contrarrestar los puntos fuertes del rival.

25 Recoletas

avi Díaz, Garza (-), Adrián Fernández (2), Fernando Hernández (6), Serdio (4), Viscovich (-), Víctor Rodríguez (1), Río (4), Héctor González (-), Diego Camino (2p), Serrano (3), Miguel Camino (1), Nico López (1) y Roberto Pérez (1).

25 Benidorm

Mijuskovic, Simonet (4), Torrico (2), Grau (3), Salinas (3), Cuartero (2), Paván (2), Calderón (-), Eloy González (-), Corzo (4), Rivero (2), Robles (2), Marchan (-) y Morales (1).

Marcador
4-2, 6-4, 6-6, 7-8, 9-8 y 11-12 (descanso); 13-14, 14-18, 17-19, 18-20, 22-22 y 25-25 (final).
Árbitros
Andrés Peñaranda Ortega y José Antonio Yagüe Moros (Federación aragonesa). Excluyeron dos minutos a Serdio (m.12), Garza (m.47), del Recoletas Atlético Valladolid y a Grau (m.15), Eloy González (m.31 y 38), Rivero (m.40) y Robles (m.44), del BM Benidorm.

El Recoletas salió con la intención de hacer valer el factor cancha y tratar de sorprender al Benidorm en los primeros compases del encuentro, lo que logró merced a una buena defensa, bien culminada en Javi Díaz, y con un organizado trabajo colectivo, lo que le permitió adelantarse en el marcador.

Pero los de Zupo Equisoain fueron engrasando la maquinaria y, sobre todo a través del juego con el pivote, ya que Salinas supo moverse muy bien entre la barrera local, dio la vuelta al resultado en el minuto 20 (7-8), aprovechando también la rapidez de Cuartero desde el extremo.

La defensa del cuadro alicantino fue aumentando la presión, incomodando de manera notable el juego de los vallisoletanos, que quedó ralentizado y, esa falta de dinamismo, sin apenas continuidad, concedió al rival la capacidad de controlar el marcador, para llegar al descanso con una ventaja mínima (11-12).

Tras la reanudación, el Benidorm apretó el acelerador, dejando muy atrás a un Atlético Valladolid que mostró demasiadas lagunas en defensa y que no pudo hacer nada para impedir que el conjunto visitante les endosara un parcial de 0-4 con el que alcanzaron los cuatro tantos de ventaja (13-17) en el minuto 38.

Nacho González trató de parar la sangría con un tiempo muerto y resultó efectivo, puesto que los veteranos Fernando Hernández y Javi Díaz se encargaron de aportar garra para recortar diferencias, lo que trajo consigo otro receso, en este caso, de Equisoain, para cortar la reacción local.

Pero el Recoletas se puso el mono de trabajo y, con la fuerza del grupo, siguió como las hormigas, sin perder el camino, y de nuevo recuperó el control del marcador (21-20), entrando el partido en un toma y daca entre una portería y otra, para llegar al 25-25 con doce segundos por delante para los locales, aunque no pudieron deshacer el empate.

Fotos

Vídeos