Balonmano

«Ha sido un comienzo ilusionante»

Dani Gordo, a la derecha, durante el primer partido del conjunto navero.
Dani Gordo, a la derecha, durante el primer partido del conjunto navero. / Antonio de Torre

Dani Gordo, entrenador del Viveros Herol BM Nava, valora el inicio de temporada de su equipo

FERNANDO ARCONADASegovia

El Viveros Herol BM Nava ha empezado bien, muy bien; sin embargo, todos son conscientes de las dificultades que se va encontrar en el camino. Al fin y al cabo, la temporada acaba de empezar, pero se palpa en el ambiente esas contagiosas ganas que hay en Nava de animar a su equipo para que consiga sus objetivos. Y bien que animó. El ambiente llamó la atención de Dani Gordo, técnico del conjunto navero.

No quiere pecar de arrogante. Sabe lo que tiene entre manos. Considera «lógicas» las expectativas que se han generado, pero prefiere tener los pies en el suelo y ser consciente de la realidad. Y la experiencia le dice que la clave va a estar en el «trabajo, trabajo y trabajo. Intento ser prudente, porque es mi obligación, pero también soy ambicioso. Y esta plantilla tiene mucha hambre. Son jugadores de una calidad contrastada;la mayor presión para nosotros será la que tengamos dentro del vestuario».

El inicio ha sido «fantástico y yo creo que incluso ilusionante para todos aquellos que se acercaron al pabellón a presenciar el encuentro». Dani Gordo destacó sobre todo la reacción de su equipo, así que tiene motivos para estar contento y satisfecho. El nuevo proyecto navero ha empezado con buenas sensaciones. «Es importante comenzar sumando los puntos y más en tu casa, en tu pabellón, frente a nuestra gente, respondiendo a esas ganas de querer hacer bien las cosas», valoró el técnico. «Cierto que es el primer partido, y puede que incluso en algunas fases estuviera exento de calidad, pero no de pasión, coraje, empuje, de ganas de hacerlo bien», añadió.

Dani Gordo incidió en dos aspectos que resultaron importantes en el desarrollo del encuentro. El primero, la salida de los jugadores y el segundo, la reacción, sobre todo en la segunda parte. «Tras un bajón en la primera parte, en la segunda estuvimos muy bien en defensa y en la portería. Pudimos correr, estábamos más sueltos en ataque y el resto ha salido bastante bien», analizó. Para el entrenador del conjunto navero, lo mejor fue precisamente esas ganas con las que el equipo salió en los primeros minutos. «Todo el mundo quería aportar y se vio un equipo con las ideas claras, que quería funcionar como un equipo, con un buen trabajo tanto ofensivo como defensivo y en la portería. Todos querían agradar», manifestó.

Con estos primeros puntos en su casillero, Dani Gordo sabe que queda mucho trabajo por hacer. «Estamos trabajando bien, pero también sabemos que seis semanas es poco tiempo para preparar a un equipo para que compita frente a rivales que llevan más años juntos. Eso es como convertir el agua en vino», añadió. Ese es precisamente uno de los aspectos a mejorar, un reto para un equipo que prácticamente parte de cero, con jugadores nuevos, con un entrenador nuevo, con una forma de trabajar nueva... La cuestión es mejorar el conjunto y sumar más experiencia como equipo.

Fotos

Vídeos