Balonmano

Carta de despedida de Nacho González

Nacho González. /Ricardo Otazo
Nacho González. / Ricardo Otazo

EL NORTEValladolid

Después de unos días complicados me gustaría agradecer mediante esta pequeña carta todas las muestras de apoyo y cariño que he recibido desde que se conoció mi decisión de no continuar en el Atletico Valladolid la temporada próxima y la posterior decisión del club de no contar conmigo hasta el final de esta campaña.

Siempre he dicho y diré que he sido un privilegiado de poder entrenar al más alto nivel del balonmano español en mi ciudad, una ciudad con una gran tradición y amor por el balonmano.

Me tocó vivir un momento complicado con el final del Balonmano Valladolid, club en el que crecí y aprendí una forma de ver el balonmano gracias a grandes maestros que siempre estuvieron atentos a mi formación, me ayudaron y aún hoy en día, les tengo que agradecer su apoyo continuo. Posteriormente y con la creación de un nuevo club en la ciudad, el Atlético Valladolid, intenté aportar mi granito de arena para poder devolver al balonmano vallisoletano a su lugar, a la máxima categoría del balonmano español, en la que espero y deseo siempre permanezca.

Son muchísimas las experiencias vividas en estos 4 años y medio, en esta carta sería imposible decir todo lo que han significado para mí, muchas sensaciones y emociones difíciles de explicar, unas duras, complicadas y otras bonitas. He tenido que tomar muchísimas decisiones, unas acertadas y otras equivocadas pero siempre he intentado mirar por el bien del club y del equipo que he representado. Me voy contento con el trabajo realizado, he dado el máximo cada día con la mayor honradez y dedicación posible.

Quiero agradecer a todas las personas que desde el primer día me han ayudado a llevar a cabo mi trabajo, miembros del cuerpo técnico, del cuerpo médico, jugadores, directivos, otros empleados, patrocinadores,… No quiero nombrar a ninguno pues ellos saben quienes son los que siempre han intentado aportar, ayudar y poner sus conocimientos y cualidades por el bien del equipo.

Agradecer también a los medios de comunicación el trato y la relación que hemos tenido estos años, siempre desde el respeto de nuestras profesiones y el cariño que han tenido con el balonmano.

Para la afición no tengo palabras, todo lo que diga sería quedarme corto, me gustaría agradecerles especialmente el apoyo y el cariño que he tenido desde el primer día hasta el último, ellos son la gran joya del balonmano vallisoletano y la piedra sobre lo que debe de girar todo.

Por último agradecer a mi familia y a mis amigos que siempre han estado ahí, ellos saben mejor que nadie que estos años no han sido fáciles pero siempre me han ayudado al máximo, me siento un afortunado por tenerles a mi lado.

Después de estos años me quedo con las muchas personas que he tenido la suerte de conocer, con las que he recorrido un camino, hemos luchado, creído, aprendido, sufrido, llorado y disfrutado juntos.

Nacho González

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos