Balonmano

El Aula Valladolid da buena cuenta del Guardés

O'Mullony. /G. Villamil
O'Mullony. / G. Villamil

Gran partido de las vallisoletanas, que sufrieron al no saber dosificar su renta en los minutos finales

V. BORDAValladolid

Partidazo, sufrimiento final y Lulu Guerra. Esos pueden los tres conceptos que mejor pueden definir lo vivido en Huerta del Rey. Venía el vigente campeón de Liga, el Mecalia Guardés, un equipo con una plantilla de cuidado, con jugadoras experimentadas de primer nivel. Pero quién dijo miedo. El Aula es mucho Aula. Soberbia defensa, una Lulu Guerra que está en un momento más que dulce, la gran dirección tanto de Teresa Álvarez como de Mada Fernández, el brazo de O’Mullony –otra vez máxima goleadora local con ocho tantos–, la potencia de Eli Cesáreo, la calidad de Elena Cuadrado,... El Aula es un coro en el que las voces comienzan a afinar bonitas composiciones para el deleite de los aficionados locales, aunque de pronto se escape algún gallo, como los últimos cinco minutos de partido, en los que el equipo vio cómo la diferencia de seis goles menguaba a solo uno. Menos mal que Lulu Guerra, inconmensurable toda la noche, estaba ahí para detener el claro lanzamiento de Egozkue que hubiera supuesto el empate a 29 goles. Pero la canaria evitó el susto y propició el nacimiento de la jugada en la que Ángela Nieto, impresionante en defensa, remató con el gol que suponía el 30-28 final.

30 Aula

Lulu Guerra, Mada Fernández (6, 2p), Terés (4), Cesáreo (2), O’Mullony (8), Ángela Nieto (2), Lovera, Cifuentes, Teresa Álvarez (4), Cossío, Cuadrado (2), Viloria (2), Calderón, Gutiérrez y Carmen Sanz (ps).

28 Mecalia Guardés

Carratu, Sempere (7, 3p), Egozkue (3, 2p), Méndez (2), Mendoza (3), Hernández (3), Kurchankova (2), Castell (4), Gutiérrez (2), Espiñeira (1), Urban, Gómez y Carrera (ps).

Marcador
1-2, 2-4, 5-6, 9-7, 11-10, 13-12(descanso); 1514, 19-16, 20-18, 25-22, 29-23 y 30-28.
Árbitros
Iniesta Castillo y Fernández Pérez. Excluyeron a las locales Cesáreo, O’Mullony y Cifuentes; y a las visitantes Egozkue, Hernández y Urban.

El encuentro comenzó con el vigente campeón liguero dominando en el marcador. La zurda Luciana Mendoza era un estilete que veía puerta con facilidad. Enfrente, Teresa Álvarez comenzaba a mostrar el talento que atesora, aprovechando los espacios que le dejaba la defensa gallega.

El partido se torció para las visitantes cuando su mejor jugadora hasta ese momento cayó lesionada. Mendoza había sido un problema para la defensa vallisoletana y se veía obligada a abandonar la pista. En un abrir y cerrar de ojos, el Aula logró igualar la contienda. La defensa mejoró su rendimiento y Lulu Guerra se convertía en la enemiga número uno de las jugadoras del Atlético Guardés. Las locales llegaron a mandar de tres goles (9-6).

Llegó la segunda unidad al relevo y el equipo vallisoletano no notó los cambios. Aguantaba el tipo. Mada Fernández jugaba sus mejores minutos de la temporada. Quizá algún error puntual impidió que las pupilas de Miguel Ángel Peñas llegasen a coger una renta más amplia. Hubo igualadas en el marcador y mínimas ventajas siempre para el Aula. Así se llegó al descanso con un ajustado 13-12. Todo quedaba por resolver para un segundo tiempo que se presumía intenso y competido.

Las cosas no comenzaron bien para las locales, que vieron como perdían dos minutos a Cesáreo. En superioridad, el técnico visitante planteó una defensa mixta sobre O’Mullony, un avance de lo que vendría después. Pese a ello, el Aula aguantó el arreón y siguió mandando.

Cesáreo y Terés abrieron la diferencia hasta los tres goles (19-16). El Guardés veía que el partido se le iba y optó por realizar una mixta sobre O’Mullony, un auténtico dolor de muelas para las visitantes. La cosa no tuvo mayores consecuencias y el equipo vallisoletano siguió mandando en el marcador. La diferencia no bajaba de los dos goles a favor de las locales.

Guardés intentó endurecer su defensa, pero llegaron las exclusiones de Hernández y Urban, con lo que su reacción se vio mermada.

Tan mal lo vio el técnico del conjunto gallego que hizo volver a pista a la renqueante Mendoza. La zurda no había jugado desde la primera mitad, en que se vio obligada a abandonar la cancha tocada. Pero el Aula tenía puesta la directa hacia el triunfo. A falta de cinco minutos, las locales ganaban de seis goles (29-23) con la grada en pleno éxtasis por el gran partido en defensa y en ataque de las suyas. Todo parecía abocado hacia un triunfo más o menos plácido. Parecía, pero no fue así. Para nada.

Esos minutos finales fueron el acabose. Las visitantes dispusieron una doble mixta para intentar romper el ritmo de ataque de las pupilas de Peñas. Y a fe que lo consiguieron. El ataque local se espesó de manera muy peliaguda. Malas decisiones y fallos que propiciaron que fueran cayendo los goles de lado gallego. Un 0-3 de parcial. Nervios y tiempo muerto del Aula. Quedaban menos de dos minutos.

El Mecalia Guardés optó por la presión por toda la pista. Y la cosa casi les sale bien. El Aula sacó a relucir su falta de experiencia en situaciones de esta tipo y le pudo costar muy caro. Las pontevedresas lograron colocarse a un gol (29-28) y recuperaron el balón para igualar. Pero Lulu Guerra, como sucedió en Málaga, estaba allí para evitar un desenlace contrario a los interés del Aula. Detuvo el lanzamiento de Egozkue para confirmar una actuación de película. Ángel Nieto remataba la faena (30-28). Había sobrado el sufrimiento final.

Fotos

Vídeos