Balonmano

El Aula le pone las peras a cuarto al Bera Bera

Mada Fernández abre el balón hacia el lateral/Rodrigo Jiménez
Mada Fernández abre el balón hacia el lateral / Rodrigo Jiménez
División de honor femenina

El equipo vallisoletano derrota a uno de los gallitos de la Liga Iberdrola a base de inteligencia e intensidad

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISAValladolid

En el mundo del deporte semiprofesional, y la Liga Guerreras Iberdrola entra en esa categoría, la teoría dice que aquellos equipos con más presupuesto y que mejor pagan son los que tienen más ganado. Error. Y quien no lo creas que se vaya un día a Huerta del Rey a ver al Aula Cultural. No es el club con más dinero. Ni siquiera es un club que pague dinero a sus jugadoras. Pero, eso sí, les da tantos intangibles, las mima de tal manera, las enseña a jugar al balonmano de tal forma, que convierte a un grupo de chavalas en máquinas de jugar a este deporte. Ambición, inteligencia, recursos, capacidad de sufrimiento. Todos los valores del deporte se juntan en este Aula magnífico, que derrotó al poderoso Bera Bera a base de soportar los momentos malos con entereza y de no rendirse nunca, ni siquiera cuando los errores tiraban por tierra el esfuerzo para tomar ventaja en el marcador.

34 Aula Cultural

Lulu Guerra ( 22 paradas); Mada Fernández (5, 2 de penalty), Terés (2), Cesáreo (3), O'Mullony (11), Cifuentes (3), Teresa Álvarez (1), Cossío, Cuadrado (4), Viloria (2), Calderón (2), Niño y Mónica (1)

32 Bera Bera

Castellanos (11 paradas), Sans (5), Aramendía (2), ALba Menéndez (4), Karsten (5, 1 de penalti), Echeverría (3), Azurmendi, Cardoso, Berasategui, Arderius (8, 3 de penalti), Ederra (5)

Árbitros
Jesús y Jorge Escudero Santiuste. Muy correctos. Aplicaron bien la Ley de la Ventaja, mantuvieron el mismo criterio en los avisos de pasivo y cortaron cualquier atisbo de dureza. Excluyeron a Alba Menéndez en tres ocasiones y a Terés
Campo
Huerta del Rey. 1.500 espectadores. Se estrenó la pista verde en honor del patrocinador, Iberdrola, y el balón rosa.

Las de Miguel Ángel Peñas e Israel tienen mérito, mucho mérito. Todas. Sin exclusiones o salvedades. Una lástima que a Eli Pinedo, comentarista de Teledeporte y ex de Bera Bera, le costara tanto reconocerlo.

Tuvo de todo la primera mitad: juego descontrolado, defensas serias, virgerías combinativas, Lulu Guerra, -22 paradas- O'Mullony -11 goles-, contraataques de todas las versiones, errores de precipitación, defensas alternativas... Vamos, todo lo que se le puede pedir, en positivo y en negativo, a un partido de balonmano. Un primer tiempo para enseñar en las escuelas de entrenadores. El 17-17 sí reflejaba lo que pasó sobre el verde suelo de Huerta del Rey. Las guipuzcoanas pudieron irse de tres en la segunda mitad de este periodo, pero entre que las pucelanas apretaron defensa y que Lulu levantaba un muro en el 3x2, al final las tablas eran justas.

La segunda, en cambio, fue otro partido distinto. Como decía Juan de Dios Román, en cada encuentro de balonmano a decenas de partidos diferentes. Y la máxima se cumplió. Y lo hizo porque el Bera Bera se decidió a colocar una mixta sobre O'Mullony, y con ello atajó el grifo del gol pucelano. Con lo que no contaba quizá el cuadro visitante es que para compensar la fluidez ofensiva, el Aula apretó en defensa lo que no está en los escritos. Bajo la especialmente inteligente dirección de Teresa Álvarez y el juego coral de un grupo en el que nadie se esconde, acabaron por hundir la testuz de las vascas. Por segundo año consecutivo. Huerta es Huerta, y quien no lo entienda, no gana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos