Balonmano

El Atlético Valladolid se queda a medias en Guadalajara

El Atlético Valladolid se queda a medias en Guadalajara
. Ricardo Otazo

Los de Ignacio González rozaron la remontada, pero en el momento clave les faltó mayor determinación

ANA MARÍA GARCÍA (OPTA)Guadalajara

El Atlético Valladolid cayó derrotado ante el BM Guadalajara en un partido en el que fueron a remolque en el marcador, pero en el que pudieron llevarse la victoria gracias a la sensacional actuación del pivote Serdio en la segunda mitad. Finalmente, los locales impusieron su calidad de ser local en un duelo de esos que hacen afición.

30 Quabit Guadalajara

Hombrados (P), Parras (1), Lucas (6), Montoya (4), Fuentes (1), Javi García (5) y Valles (2) -equipo titular-, Mellado (0), Márquez (9), Vidal (0), Vigo (0), Bozalongo (0) y Moya (2).

28 Atlético Valladolid

Javier Díaz (P), Fernández (5), Hernández (4), Río (2), Serdio (7), Matías (3) y Rodríguez (2) -equipo titular-, Camino (0), González (0), Garza (0), Turrado (0), César Pérez (PS), Roberto Pérez (1), Serrano (4) y Camino (0).

Parciales cada 5 minutos:
1-1, 3-2, 7-5, 9-7, 12-9, 17-13 (descanso), 18-17, 21-19, 24-21, 26-24, 27-27, 30-28.
árbitro:
: Fernández Molina y Murillo Castro. Excluyeron a Parras, Javi García (2) y Fuentes, por los locales, y a Garza, Víctor Rodríguez, Rubén Río y Matías, por los visitantes. También le cayeron dos minutos al banquillo visitante.
incidencias:
Partido correspondiente a la jornada 9 de Liga Asobal disputado en el Polideportivo Municipal David Santamaría ante unos 750 espectadores. Al comienzo del partido se rindió un homenaje a Fernando Hernando por su 600 partidos disputados en sus 23 temporadas en Asobal.

El homenaje a Fernando Hernando inauguró un partido entre dos de los equipos más en forma de la categoría. Los de pucela llegaban a Guadalajara con la intención de medirse a uno de los equipos que está en la zona noble de la clasificación y de buscarle las cosquillas. Se presentaron serios, confiados en sí mismos y con una defensa muy difícil de resquebrajar. No en vano, ni locales ni visitantes fueron capaz de hacer daño a su rival en los primeros compases. De hecho, el primer gol llegó pasado el minuto 4. Los alcarreños se adelantaban con un tanto de Moya desde el extremo y, a partir de ese momento, comenzó la fiesta goleadora. Rubén Río y Fernando Hernández dieron la vuelta al marcador (1-2) y el Valladolid se puso por primer y única vez por delante en el marcador.

Y es que, la actuación de Javi García, en el pivote guadalajareño, y Chema Márquez, con sus misiles desde nueve metros, capitanearon la ofensiva de BM Guadalajara que fue desgastando a su rival con el paso de los minutos para terminar yéndose cinco arriba al descanso (17-13). Y eso que los alcarreños superaron dos inferioridades numéricas, de Parras y Javi García, por una de los vallisoletanos, de Garza. Además, los morados también protagonizaron la acción del partido. Balón colgado de Valles sobre el extremo Lucas que bate con un impresionante salto a César Pérez, que por ese entonces ya había sustituido bajo palos a Javier Díaz.

La primera parte concluyó como empezó la segunda, con goles de Serdio. El pivote rescataba a su equipo con cinco goles seguidos, al final del primer acto y tres al comienzo del segundo arrojando un parcial favorable a los visitantes de 1-5, situando el luminoso en 17-16 y obligando a César Montes a solicitar tiempo muerto para frenar la sangría. Dos minutos que frenaron la progresión visitante. Lucas, en dos contras, volvió a poner las cosas en su sitio para el BM Guadalajara. Sin embargo, la reacción vallisoletana obligaba ahora a los morados a vivir con su aliento en la nuca.

A lo largo de un cuarto de hora, ambos contendientes intercambiaron goles de todos los colores. Fue entonces cuando en el 22, Lucas, autor de tres dianas en esta segunda mitad, era empujado por Matías dentro del área. Los árbitros decretaron dos minutos y siete metros, algo que desde el banquillo visitante protestaron airadamente padeciendo otra exclusión que les obligaba a jugar con cinco durante dos minutos. Javier Díaz paró el siete metros de Márquez y en dos minutos los pucelanos lograron un parcial de 1-1 que dejó el marcador en 27-26. Serrano se encargaría de empatar a falta de cinco minutos. Fue entonces cuando Márquez sacó a pasear su brazo derecho. Dos latigazos desde nueve metros y un siete metros que entró llorando de Montoya, acompañados de dos malas acciones ofensivas del Valladolid, devolvieron a los morados su renta (30-27). Matías cerró el partido 30-28. Los de Ignacio González rozaron la remontada, pero en el momento clave les faltó mayor determinación.

Fotos

Vídeos