Carlos Villagrán se dispone a lanzar durante el encuentro disputado este sábado.
Carlos Villagrán se dispone a lanzar durante el encuentro disputado este sábado. / El Norte

Un feliz aniversario

  • balonmano

  • El Balonmano Nava celebra su 40 cumpleaños con un triunfo frente al Porto portugués

El Viveros Herol Balonmano Nava celebró a la grande su cuarenta aniversario con un gran triunfo frente a un rival de nivel como el Porto portugués. Aunque la victoria no vale puntos para la competición doméstica, los de Óscar Perales ganaron confianza de cara a la segunda vuelta de un campeonato en la que se jugarán la permanencia en División de Honor Plata.

El partido sirvió para que los naveros, además de ganar confianza, adquirieran ritmo de competición tras el parón de las navidades. Todos los integrantes de la plantilla disfrutaron de minutos frente a un rival que aunque tenía varias bajas importantes luchó por la victoria en Nava de la Asunción. Cabada dispuso de sus primeros minutos de la temporada tras una lesión que le ha mantenido lejos de las canchas durante más de medio año, mientras que la única nota negativa la puso Sergio García, con un esguince de tobillo que le hará perderse con seguridad el encuentro que el próximo sábado afrontarán los naveros en Ciudad Real.

El partido comenzó con los portugueses muy acertados en ataque, llevando la iniciativa en el electrónico ante un Nava que tardó en carburar unos minutos. Una vez lo hizo se agarró al partido aceptando un intercambio de golpes del que no suele salir victorioso. Evitó que los blanquiazules se marcharan en el marcador, logrando ponerse por delante en el ecuador del primer periodo con un tanto de Carlos Villagrán, de los más efectivos de los locales durante el choque. Al final de los primeros treinta minutos el electrónico reflejaba un empate (18-18) justo con la igualdad vista entre ambos conjuntos y con la clara superioridad de los ataques sobre las defensas.

En la segunda parte continuaron las pruebas en ambos bandos, tanto en ataque como en defensa, subiendo un punto su intensidad el conjunto de Óscar Perales para llevar la iniciativa. El toma y daca era constante y se llegó a los últimos instantes del partido con un final abierto en el que cualquier equipo podía salir vencedor. Pero era el Nava el equipo que más quería la victoria. Primero porque era el que más la necesitaba debido a su complicada situación en liga, y segundo porque era su fiesta de cumpleaños.

Con un tanto de ventaja el Porto tuvo la oportunidad de empatar el encuentro en los instantes finales, pero su intento acabó en la madera. En el siguiente ataque el Nava no perdonó y sentenció en el encuentro con el 36-34 con el que se llegó al final de los sesenta minutos y de una fiesta que acabó de forma alegre para los de casa. El próximo sábado, en un compromiso más serio, tocará volver a responder.