El Norte de Castilla

Los jugadores del Balonmano Nava, durante un partido de esta temporada.
Los jugadores del Balonmano Nava, durante un partido de esta temporada. / Antonio de Torre

El Balonmano Nava quiere la tercera

  • balonmano

  • El conjunto dirigido por Óscar Perales busca salir de la zona baja de la clasificación en la cancha del Balonmano Torrelavega

El Viveros Herol Balonmano Nava es ahora un enfermo estable y controlado. La crítica situación que atravesaba hace tres semanas ha sido solventada con dos triunfos consecutivos tras siete jornadas sin conocer la victoria, que han dotado de oxígeno a un equipo que aunque todavía presenta varios síntomas preocupantes, mira al futuro con la esperanza de protagonizar más buenas que malas noticias. Para ello, buscará esta tarde (18:30 horas) una nueva medicina en forma de victoria que le haga olvidar definitivamente su mal comienzo de temporada. Enfrente tendrán a un Balonmano Torrelavega que, a pesar de ser un recién ascendido a la categoría, cuenta con un bloque muy compacto que aspira a no pasar demasiados apuros esta temporada.

El encuentro servirá para comprobar el estado emocional de los naveros. Durante buena parte de la presente campaña, la necesidad de sumar puntos de dos en dos ha bloqueado el juego tanto en ataque como en defensa del conjunto de Óscar Perales. Ahora, tras las victorias conseguidas frente al BMC y al Tolosa, el equipo de Nava de la Asunción se ha librado de las urgencias propias de los conjuntos que ocupan los puestos bajos de la tabla y aspira a escalar posiciones en la clasificación con el paso de las jornadas. La confianza fruto de los triunfos permitirá a los jugadores de Nava afrontar el choque con más soltura, aunque la segunda de sus victorias llegara con un gol sobre la bocina de Álex Tello. Una fortuna que no tuvo la pasada jornada su rival de esta tarde, ya que cayó frente al Zamora en un encuentro que tuvo el mismo desenlace –gol en el último segundo– aunque contrario a los intereses del conjunto cántabro.

«Estos cuatro puntos nos han servido como una bombona de oxígeno porque estábamos en una situación bastante crítica en la zona baja de la tabla. Tampoco estábamos jugando muy bien y las sensaciones no eran muy buenas» afirma Óscar Perales. El técnico del Balonmano Nava, nacido precisamente en Cantabria, reconoce que no ha cambiado nada en el equipo durante las últimas semanas. «Seguimos siendo los mismos. Entrenamos con la misma intensidad que cuando no salían las cosas, con las mismas ganas y con la misma ilusión. Pero el deporte tiene esto. El otro día salió cara con un gol en el último segundo que nos permite cambiar de dinámica» apunta Perales, quien matiza que la principal causa de dicho cambio se encuentra en el grado de concentración que tiene el equipo en los partidos. «Esos lapsus o lagunas que teníamos en otros partidos hacían que el equipo rival se nos fuera siempre en el marcador y tuviéramos que remar siempre a contra corriente, con el desgaste que eso supone. En los dos últimos partidos hemos conseguido ir por delante en el marcador y eso nos ha permitido jugar con otro ritmo y con muchas más opciones» abunda.

Este volverá a ser uno de los aspectos clave en el encuentro de esta tarde. «Allí va a ser muy complicado llevar la iniciativa. Si miramos al marcador y nos vemos por encima vamos a ganar confianza. Llevar la iniciativa fuera de casa es pieza clave y fundamental para que podamos traernos los dos puntos para Nava de la Asunción, pero tampoco podemos obsesionarnos. Va a ser un partido muy disputado con muchas idas y venidas en el marcador» declara.

Enfrente tendrán un equipo muy conjuntado que cuenta con la defensa y la portería como pilares sobre los que se basa el éxito de un conjunto que se mantiene en la zona media de la clasificación, aunque tan solo dos puntos por encima del Balonmano Nava. Los atacantes naveros deberán encontrar un hueco en la férrea defensa cántabra, eficaz en su zona central con una buena basculación. Tarea complicada la que tendrán que afrontar las principales armas ofensivas del equipo de Óscar Perales –Tello, Carlos Villagrán, Antonio Llopis– ante una defensa 6:0 que los visitantes tratarán de abrir con su acierto en el lanzamiento exterior.

Además de por su buena defensa, el Balonmano Torrelavega destaca por la rapidez de sus extremos, que amenazarán con castigar al contragolpe las imprecisiones en la circulación del Viveros Herol. También cuentan con buenos jugadores en primera línea, peligrosos cuando llegan a ocho o nueve metros, y con dos centrales que combinan juventud y veteranía. «Es un equipo muy completo al que tendremos opciones de vencer si somos disciplinados» asegura Óscar Perales, quien tendrá toda su plantilla a su disposición después de que Isma Juárez haya superado la sobrecarga que arrastraba.