El Norte de Castilla

Rubén Río lanza durante un partido.
Rubén Río lanza durante un partido. / Ricardo Otazo.

En busca del primer triunfo a domicilio

  • El Recoletas Atlético Valladolid afronta el derbi regional contra el Villa de Aranda como una final adelantada

Ya no hay tiempo para excusas, el ganar comienza a hacerse vital jornada tras jornada, tanto para los equipos que luchan por salvarse, como para los que hacen por jugar competición europea la temporada que viene. Por ello, el Atlético Valladolid se la juega mañana ante el BM Villa de Aranda, en el primer derbi regional de los azulones en la liga Asobal.

El equipo dirigido por Nacho González visita la complicada cancha del conjunto ribereño, una pista tal y como dice Diego Camino «caliente». La afición del Pabellón Principe de Asturias tiene poco que envidiar a la de Huerta del Rey, porque ambas jamás dan la espalda a su equipo y son capaces de sacarlos de los malos momentos y auparlos hasta la victoria.

Los atléticos afrontan el choque con ilusión y con las ganas de obtener su primer triunfo a domicilio de la temporada. «Vamos a Aranda con la mentalidad de sacar algo positivo, una victoria fuera de casa, aunque siendo conscientes de que es difícil ganar fuera en esta liga. Creo que puntuar fuera de casa sería magnífico para nuestro objetivo», afirmó Nacho González en la previa del choque.

En este sentido el técnico ve la experiencia en la categoría como factor determinante para determinados encuentros: «La experiencia es lo que marca la diferencia fuera de casa. Nosotros no estamos tan habituados a jugar este tipo de partidos y eso nos puede pasar factura. En casa jugamos bien y estamos cómodos pero hay que dar un paso adelante en marcadores igualados y fuera de casa».

Para González, la clave del encuentro estará, como ha repetido otras muchas veces en «estar metidos los 60 minutos para tener opciones hasta el final».

Equipo renovado de pies a cabeza

El BM Villa de Aranda ha sufrido una renovación integra en su vestuaio. Además de la salida de multitud de jugadores, también sufieron la baja de Jacobo Cuetara al frente del banquillo ribereño. En su lugar, le sustituyo el técnico vallisoletano Álvaro Senovilla, que la pasada campaña dirigía en Plata al BM Nava.

«Es un equipo muy intenso que en casa está muy fuerte ya que además es una pista muy caliente donde es difícil jugar. Sacar algo positivo sería un gran éxito», sentenció Nacho González.

De la plantilla del Villa de Aranda, dos son los jugadores sobre los que Gonzáez hace especial hincapié: «El juego del BM Villa de Aranda está basado principalmente en dos jugadores, sus dos laterales izquierdo, el brasileño Raul Nantes y Juan Luis Moyano. Son los que más capacidad de lanzamiento y sorpresa tienen».

El técnico repasó la plantilla ribereña en la que destacó además al primera línea a Adrián Fernández y Álvaro Torres, ambos centrales muy jóvenes, así como a extranjeros de calidad como el pivote serbio Nemanja Bojicic o el extremo derecho francés, Mathias Bonaventure, que jugó en el PSG .