El Norte de Castilla

balonmano. DH femenina

El Aula no pudo contra la lógica

Amaia González de Garibay se prepara para lanzar a portería
Amaia González de Garibay se prepara para lanzar a portería / V. G. G.
  • El Guardés impone su calidad en el último encuentro de 2016

El Aula Valladolid no ha podido sumar este miércoles en tierras gallegas su victoria número seis de la temporada. El conjunto vallisoletano cerró este año 2016 con una derrota en la localidad pontevedresa de A Guarda ante un Mecalia Atlético Guardés que, tras el paso por vestuarios, no dio opción al equipo de Miguel Ángel Peñas de haber podido dar la que hubiera sido una de las sorpresas de la presente temporada.

En el pabellón Municipal de A Sangriña se cumplió la lógica y el conjunto local se acabó llevando los dos puntos en juego pese a que durante la primera media hora de partido el choque estuvo bastante equilibrado. Como ha ocurrido en otras ocasiones durante este curso, el Aula Valladolid estuvo en el partido y en el marcador on opciones de sacar algo positivo hasta que le aguantaron las fuerzas. La calidad de las jugadoras locales, unido al mayor 'fondo de armario' de las gallegas y su sensacional inicio de segundo acto, acabó por decantar la balanza en un partido que tuvo dos mitades bien distintas.

En la primera, la intensidad defensiva del cuadro vallisoletano comenzó dando sus frutos y las locales eran incapaces de marcharse con claridad en el marcador. Salvo durante los primeros minutos que las gallegas se llegaron a poner con dos goles de ventaja, el resto de los primeros veinte minutos de encuentro fueron de lo más equilibrados. Para el Aula Valladolid, en portería las cosas funcionaban, la defensa trabajaba a destajo haciendo imposible el esfuerzo ofensivo del cuadro local, y en ataque el Aula aprovechaba su velocidad para anotar goles de bella factura en muchos contraataques.

El conjunto visitante llegó a ponerse dos goles por encima en el marcador. Una circunstancia que duró varios minutos. En ese instante, y cuando mejor jugaba el equipo vallisoletano, un 'arreón' local propició un parcial de 5-0 que dio la vuelta al electrónico de A Sangriña. La jugadora del Guardés Haridian Rodríguez comandaba esta remontada y las gallegas se ponían tres goles por delante. Pese al 'rovolcón' recibido, el Aula reaccionó y endosó otro parcial de 0-4 para volver a comandar el choque.

A partir de ahí, y hasta el bocinazo que indicaba el final del primer acto, el encuentro fue trepidante. Los ataques se imponían a las defensas y el equilibrio sobre el parqué era máximo. Con empate en el marcador a trece goles el Guardés aprovechó sus dos últimas oportunidades para anotar para irse a vestuarios con dos tantos de ventaja. El electrónico reflejaba un 15 a 13 que llenaba de esperanzas de dar la campanada el banquillo del Aula.

Sin embargo, tras el intermedio todo cambió y por desgracia para el Aula Valladolid, el encuentro tomó un rumbo muy negativo para los intereses de Peñas y las suyas. Las locales salieron a la pista como un auténtico vendaval y endosaron a las vallisoletanas un parcial de 16-2 acababa con cualquier atisbo de sorpresa. Con la local Alesia Kurchankova, máxima anotadora del choque con siete tantos, como jefa de operaciones el Mecalia Atlético Guardés rompía el partido en un abrir y cerra de ojos.

La guardameta local, Marisol Carratú, que firmaba su mejor partido hasta la fecha con la camiseta del Atlético Guardés se unió a la fiesta. Su exhibición bajo palos fue soberbia y evitó que el Aula tuviese cualquier atisbo de reacción. Al paso por el ecuador del segundo tiempo el partido había quedado visto para sentencia ya que el resultado de 31 a 15 para las gallegas era una losa demasiado pesada.

Desde ese momento, el Guardés bajó el ritmo y el Aula aprovechó para ir recortando la gran diferencia. Remando contra corriente, las vallisoletanas lograron dos valiosos parciales de 1-3 y 1-4 que sirvieron para maquillar el marcador después de un primer tramo de segundo acto sencillamente para olvidar. Estaba claro que este no era el día de un Aula Valladolid que pese al resultado tan adverso nunca perdió la cara al encuentro y siguió luchando hasta el pitido final. Peñas aprovechó para dar minutos a Valeska Lovera y Rafaela Bergara, las dos jugadoras más jóvenes del equipo que aportaron grandes momentos de juego.

Al final, 35 a 22 para un Mecalia Atlético Guardés que hizo cumplir la lógica. En esta ocasión, David no pudo con Goliath y el pez grande se acabó comiendo al pequeño. La diferencia de presupuesto entre uno y otro equipo quedó patente en el segundo tiempo cuando las fuerzas del combativo Aula Valladolid ya no dieron para más. Las locales, que lucharán por todos los títulos esta temporada gracias a la calidad de su plantilla y sus jugadoras, no dieron opción a un Aula que ya piensa en el merecido descanso invernal, motivado por el parón liguero para la disputa del próximo Europeo. Una competición donde el Aula estará representado por Amaia González de Garibay.