El Norte de Castilla

Equipo del HandVall Olibher, de División de Honor Plata.
Equipo del HandVall Olibher, de División de Honor Plata. / El Norte

balonmano

Derrota del HandVall en el derbi regional

  • Los nervios traicionaron a las ranitas, que cayeron ante el Palencia Turismo

El HandVall Olibher La Cistérniga cosechó una derrota ante el Palencia Turismo (23-27). Las ranitas cometieron errores propios del nerviosismo que supone un derbi y sucumbieron en los momentos clave del partido. Tras este tropezón, las jugadoras de Rubén Carrasco siguen en la parte baja de la tabla clasificatoria con dos puntos.

Los detalles siempre marcan. Era un derbi de 'alto riesgo', de duelo de necesidades en la zona complicada de la clasificación, en definitiva, de un choque directo por la permanencia entre los dos conjuntos castellano-leoneses de la División de Honor Plata Femenina. Y el duelo se lo llevó la experiencia, que supo frenar a las ganas cuando más empujaban. O dicho de otra manera, el Palencia Turismo consiguió mantener su ventaja en el marcador en los momentos clave para llevarse el encuentro.

La primera parte fue un toma y daca entre ambos equipos, una verdadera lucha de poder a poder. En los primeros minutos, los ataques se imponían a las defensas, y en cada jugada HandVall respondía al conjunto palentino. Las visitantes conseguían la primera ventaja del partido con un parcial de 0-3 pero las ranitas, lideradas por los goles de Alba Herranz, daban la vuelta al electrónico y se ponían de nuevo por delante.

Solo los detalles, en este caso tres exclusiones locales al final de la primera mitad, daban una mínima ventaja al Palencia Turismo antes de encarar el túnel de vestuarios (12-14). Las palentinas aprovechaban la superioridad numérica para cambiar su defensa y subir a presionar a las ranitas, que cometían errores en el pase y provocaban contraataques o transiciones rápidas. Aun así, el HandVall Olibher La Cistérniga estaba en el partido y en la segunda parte se decidiría todo.

Los primeros minutos de la segunda mitad fueron determinantes a la hora de decidir el choque. Un parcial de 0-3 de nuevo a favor de las palentinas les daba cinco goles de ventaja, la máxima en lo que iba de encuentro. Y en esta situación se volvían a encontrar Rubén Carrasco y sus jugadoras, la que por desgracia está empezando a ser habitual en esta liga: un parcial de desconexión y el resto del partido a remolque intentando remontar.

De nuevo aparecían los detalles. Cuando Patri Toquero tenía lanzamiento para poner a un gol al HandVall Olibher La Cistérniga, el balón se estrellaba contra el palo y rápidamente, aprovechando el lanzamiento exterior de Elena Cuadrado, Alba Aparicio y Raquel Rojo, el Palencia Turismo volvía a poner tierra de por medio. A partir de ahí, las ranitas buscaron reducir la diferencia en cada jugada, pero las pérdidas y las exclusiones beneficiaban a las palentinas que mantenían la renta en todo momento.

Las pérdidas, los fallos de lanzamiento en momentos clave, la variabilidad defensiva del Palencia Turismo, las exclusiones… Al final, los detalles volvieron a decidir. Y decidieron a favor del equipo que los supo gestionar de manera más eficaz, el equipo con más experiencia en estas lides. Las ranitas no pudieron regalar a su afición la primera victoria en casa de la temporada y vieron escapar de nuevo los dos puntos del Polideportivo Municipal de La Cistérniga (23-27).

«Hemos vuelto a competir contra uno de los equipos que, aunque ahora no se encuentren en la mejor situación, lucharán sin duda alguna por acabar en la parte media-alta de la tabla. Los detalles y los fallos que venimos arrastrando durante la temporada nos han vuelto a separar de una victoria importante para nuestros intereses». Estas eran las palabras de un Rubén Carrasco dolido tras ver como otra vez las ranitas se quedaban a un paso de lograr el triunfo.

Momento ahora para reflexionar sobre los errores cometidos, aunque sin mucho tiempo para recuperar porque el sábado que viene el equipo viaja hasta Tenerife.