El Norte de Castilla

Darío Ajo Martín, en un anterior partido.
Darío Ajo Martín, en un anterior partido. / Antonio Tanarro

balonmano

Por fin llegó la victoria

  • El Viveros Herol BM Nava respira con más tranquilidad tras imponerse al BMC (23-26)

El Viveros Herol BM Nava respira ya tranquilo después de cosechar su primera victoria del curso tras un duelo sufrido en su visita a la pista del Balonmano BMC que a buen seguro tendrá consecuencias positivas en lo anímico.

En el arranque ambos equipos se mostraron poco acertados. En el caso del Nava porque chocaba con las buenas intervenciones del portero Rico. Por su parte la férrea defensa de los visitantes anulaba las acometidas del anfitrión. En medio de ese caos emergió Tello para demostrar una gran inspiración de cara a la portería rival.

Sus tres goles en el tramo inicial unidos a la aportación de Antonio Llopis permitieron que los castellanos remontaran la exigua ventaja inicial del contrario, llegando incluso a situarse cuatro goles arriba después de que el propio Tello y Simón sellaran un resultado favorable de 5-9.

Se ponía todo de cara, más teniendo en cuenta que el anfitrión debía lidiar además con la exclusión de Bouyfounassen. Pero los madrileños, siempre competitivos, demostraron una gran capacidad para sobrevivir a la adversidad y consiguieron volver a meterse en el enfrentamiento antes del descanso.

De vuelta al parqué, quien empezó a cobrar protagonismo fue Alberto Miranda. El guardameta de los visitantes se hizo hacerse enorme para el oponente y con sus intervenciones fue minando poco a poco su moral. Primero detuvo un lanzamiento de siete metros y poco después una situación de uno contra uno.

No acabó ahí su recital ya que puso la guinda sacando el pie a un lanzamiento de Juan Muñoz. La acción acabó en el otro área con un tanto de Daniel Simón que dejaba todo en 13-15. Saberse fuertes en la retaguardia daba confianza a los naveros, que siguieron multiplicando su renta.

Aún así no conseguían despegarse del todo debido a la inusual capacidad de transformar goles demostrada por Juan Muñoz y Álvaro Arenas. Entre los dos hicieron doce de los trece anotados por su equipo en la segunda parte y ayudaron a mantenerle activo mientras les fue posible. Tanto que llegaron incluso a ponerse a uno pero el arreón final de los segovianos sirvió para cimentar el triunfo definitivo.