El Norte de Castilla

balonmano liga asobal

El maestro supera al alumno

Dani Dujshebaev trata de lanzar.
Dani Dujshebaev trata de lanzar. / Fernando Díaz
  • El Recoletas Atlético Valladolid sufre la derrota más abultada de la temporada ante el Naturhouse La Rioja

El Recoletas Atlético Valladolid encajó en su visita al Naturhouse La Rioja la derrota más dura de su corta historia en la Liga Loterías Asobal (33-20). El equipo vallisoletano aguantó bien los primeros 25 minutos, pero los riojanos terminaron imponiéndose con autoridad. La sexta derrota de los gladiadores azules no fue nada dulce ante un rival superior que impuso su físico, su defensa, su contraataque y su calidad.

El 3-0 inicial de parcial en los primeros 5 minutos no auguraba nada bueno para los gladiadores azules, que visitaron una de las pistas más complicadas de la Liga Asobal. La defensa del Naturhouse, con Richard Kappelin deteniendo casi todos los lanzamientos de los visitantes, puso el partido cuesta arriba para los vallisoletanos, que solo sumaban dos goles cuando el partido llegó a los 10 minutos (4-2). En defensa, el Recoletas Atlético Valladolid sufría con el contraataque riojanos y los lanzamientos exteriores de Haniel Langaro y Ángel Montoro, pero aún así el Naturhouse parecía controlado.

Además, cuando los de Nacho González empezaron a anotar con mucha más fluidez el partido cambió de rumbo (7-5, minuto 15) e incluso se equilibró aún más (9-9, minuto 21), tras los tres goles de un buen Dani Dujshebaev y los dos de Víctor Rodríguez.

Tras el tiempo muerto de Jota, los riojanos rompieron el partido en un visto y no visto para tomar una ventaja ya muy considerable (16-10, minuto 28). Un parcial apabullante de 7-1 en el que los de Jota sacaron beneficio de la exclusión de Víctor Rodríguez. Al descanso el partido se fue con un 18-11 que dejaba escasas opciones a la remontada pucelana.

La ventaja local se amplío hasta los 8 goles en el inicio de la segunda parte (19-11), un marcador que continuó sin variaciones en los minutos siguientes (23-16, minuto 40). Ni siquiera las exclusiones a favor sirvieron al Recoletas Atlético Valladolid, que vio como los dos minutos a Ángel Fernández se convertían en un 26-16 (minuto 45), diez goles ya imposibles de recuperar.

La desventaja fue incluso aumentando y en el minuto 50 ya era de 12 goles (29-17), aunque el resultado final (33-20) dejó 13 goles de diferencia entre ambos equipos.