El Norte de Castilla

Daniel Simón arma el brazo en el encuentro disputado frente al Covadonga la temporada pasada.
Daniel Simón arma el brazo en el encuentro disputado frente al Covadonga la temporada pasada. / El Norte

Unidad para la victoria

  • balonmano

  • El equipo dirigido por Óscar Perales recibe esta tarde al Covadonga en un encuentro que puede hundir al Viveros Herol en el fondo de la clasificación

Preocupados pero confiados. Sin agobios pero con intensidad. Con energía pero sin desesperación. El Viveros Herol Nava disputa esta tarde (18:30 horas) una nueva jornada de liga en la que tendrá que afrontar un cúmulo de sentimientos y sensaciones que en la dosis adecuada pueden llevar al equipo a sumar su primer triunfo de la temporada. Pero en una situación como la que está viviendo el conjunto de Nava de la Asunción, con tan solo un punto en su casillero de doce posibles, dar con ese punto idóneo resulta realmente complicado. Cualquier fallo o imprecisión aumenta la desconfianza de unos jugadores que viven con el fantasma del descenso en una temporada en la cual el equipo esperaba estar en la mitad alta de la clasificación.

Para lograr llegar a ese punto óptimo de confianza y rendimiento, desde el Balonmano Nava se apela a la unidad, tanto de los jugadores como del cuerpo técnico, la directiva y la afición. Durante los últimos años en Nava de la Asunción se han acostumbrado al éxito, a luchar por ascensos, a intentar pasar rondas de la Copa del Rey e incluso, a soñar con una posible subida a Asobal. Un bonito sueño que aspiran a volver a vivir en un futuro no muy lejano, pero para el cual primero deben despertar de la pesadilla que está suponiendo este inicio de temporada. Y para ello, nada como navegar juntos y unidos, porque cuando mejor le ha ido al Balonmano Nava es cuando todos remaban en la misma dirección.

Esta tarde el conjunto dirigido por Óscar Perales quiere demostrar que es un equipo unido, y que lejos de lo que demuestran la clasificación y los resultados obtenidos en las seis primeras jornadas, es un conjunto con mucho que decir en la División de Honor Plata. Tanto el entrenador como los jugadores tienen confianza en salir de la difícil situación por la que atraviesan, algo que se puede comprobar fácilmente en cada uno de los entrenamientos del equipo segoviano, ya sea en Nava de la Asunción o en Valladolid. Cada sesión dirigida por Óscar Perales concluye con la satisfacción de haber realizado un gran trabajo, pero falta demostrarlo cuando realmente vale, en el partido del fin de semana.

Esta tarde tendrán delante al R.G.C. Covagonda, equipo veterano que ocupa la séptima posición de la tabla con tres victorias y otras tantas derrotas en lo que llevamos de liga. Cuentan con jugadores más que contrastados con experiencia en competiciones europeas, destacando el portero Jorge Martínez, quien a sus casi 40 años mantiene un nivel cercano al que le permitió defender los colores de la selección española. Martínez será el último escollo que tendrán que superar los atacantes locales para perforar la portería asturiana, bien custodiada por una férrea defensa que tratarán de penetrar los naveros con los lanzamientos exteriores de Carlos Villagrán y Antonio Llopis, la lucha en el pivote de Darío Ajo Villarraso y Andrés Alonso o los disparos desde los extremos de Bruno, Darío Ajo Martín o Isma Juárez.

Sin embargo, no es el ataque de los naveros el principal problema del equipo de Óscar Perales, que necesita volver a ser un conjunto sólido en defensa para conseguir su primera victoria de la temporada. El objetivo será que los asturianos no se acerquen a la treintena de goles a favor, circunstancia que ha ocurrido en la mayor parte de los partidos del Nava de esta temporada. No será fácil, ya que en el R.G.C. Covadonga milita Víctor Fernández, el máximo goleador de la categoría con 45 goles.