El Norte de Castilla

Rubén Río sujeta las redes de una de las porterías de Huerta del Rey.
Rubén Río sujeta las redes de una de las porterías de Huerta del Rey. / Ricardo Otazo

Rubén Río: «Me ha sorprendido la afición, no para de animar y está siempre con el equipo»

  • Aunque todavía no ha mostrado todo su potencial, hay muchas esperanzas puestas en el joven lateral del Recoletas Atlético Valladolid

Rubén Río fue uno de los primeros fichajes de esta temporada para el estreno del Atlético Valladolid en la liga Asobal. Tras su paso por el BMGijón, el lateral gallego apostó, junto con su compañero de equipo Abel Serdio, fichar por el atractivo proyecto de Valladolid. Como integrante de la selección española júnior, se espera que Rubén se convierta en uno de los pesos pesados del equipo en el que confía en triunfar, aunque por el momento no ha podido desplegar todo su potencial.

¿Cómo se ve en su nuevo equipo?

Me encuentro bien. Me voy adaptando poco a poco al planteamiento de juego que tiene el equipo respecto al que tenía en Gijón la temporada pasada y creo que poco a poco puedo ir aportando más. Respecto al equipo, creo que estamos en buen momento, porque los partidos que hemos perdido lo hicimos por pequeñas diferencias. Tenemos mucho margen de mejora.

Que aún se encuentre en periodo de adaptación, ¿es debido a su tardía incorporación?

Esta claro que el tiempo que, tanto Dani, como yo, pasamos con la selección nos ha pasado factura a la hora de acoplarnos al juego del equipo. Fueron días que no entrenamos junto a nuestros compañeros. Al principio, se notaba que el equipo llevaba dos semanas entrenando todos juntos, pero cada vez esta diferencia se nota menos. Personalmente, me está costando más porque el juego es totalmente nuevo para mí.

¿Cómo fue su integración?

Desde el primer día nos acogieron a los nuevos con los brazos abiertos, como si fuéramos uno más y estuviéramos en casa. Se respira un gran ambiente dentro del vestuario y el trato con todos es genial, tanto con los compañeros, como con la directiva, que se preocupa mucho por todos nosotros todos los días.

¿Qué le motivó para fichar por el Atlético Valladolid?

Lo que más me motivó para fichar por el Atlético Valladolid fue la infraestructura del club, su filosofía, su valores, la manera de hacer las cosas, etcétera... Hay mucha gente detrás del club, ayudando y apoyando. Eso, unido al proyecto deportivo que me planteaban, me convenció para fichar por este equipo.

¿Cómo es como jugador?

Es algo que no sabría decir bien. Prefiero que me defina la gente por cómo juego que hacerlo yo, pero diría que soy un lateral lanzador y poco más. No es fácil dar una definición concreta (entre risas).

A pesar de su juventud, llega aquí para ser uno de los pesos pesados del equipo, ¿cómo lo lleva?

Lo llevo bien, creo. Yo tan solo estoy centrado en hacerlo bien partido tras partido, y cuando las cosas salen mal, trato de seguir trabajando. Lo importante es dejar todo sobre la pista, porque si no lo haces realmente es cuando sientes la presión.

Y ahora en el Atlético han demostrado que pueden competir con cualquiera.

Nosotros vamos siempre a ganar todos los partidos y creo que podemos pelear con casi todos, pero aún estamos formándonos y no hemos alcanzado nuestro tope.

¿Cuáles son sus metas?

A largo plazo ninguno. A corto, tan solo pienso en seguir ganando partidos y conseguir el objetivo de la permanencia con el equipo. Y a nivel personal, espero seguir creciendo como jugador.

¿Se ve triunfando en Valladolid?

Ojalá que sí. A todo el mundo le gustaría poder triunfar en un equipo y una ciudad como Valladolid, en la que hay una gran tradición de balonmano y está respaldada por una gran masa social.

¿Sorprendido con la afición?

a me la imaginaba así, pero es que, aun así, me ha dejado muy sorprendido. Es una afición que no para de animar y que está siempre con el equipo. Cuando jugué aquí con Gijón me moló mucho y noté la presión. Ahora, por suerte, la tengo de mi lado y eso motiva mucho.Y

¿Cómo comenzó a jugar?

Fue una casualidad. El día que yo comencé en el balonmano iba a ir a probar en el baloncesto, pero estaban mis amigos jugando al balonmano y me fui con ellos. Probé, me gustó y me quedé ya en este deporte para siempre. Quién sabe qué habría hecho en baloncesto.

¿Qué guarda de sus inicios?

Sobre todo, guardo amistades. Mis mejores amigos y recuerdos han salido del balonmano. A veces me gustaría volver a aquellos tiempos en los que jugaba solo por diversión.

Vida balonmanera

Alejándonos del balonmano, ¿qué le gusta hacer a Rubén Río?

Aunque lo intento, al final nunca me alejo del balonmano, porque cuando voy a casa siempre termino hablando de balonmano con mis amigos. Luego, cuando estoy con mi familia es otra cosa, aunque como mis hermanos también juegan, pues suelo ir a verles a sus partidos.

¿Sigue estudiando?

Sí. Ahora mismo estoy sacándome el Bachillerato.

A Dujshebaev le critican porque en el vestuario pone reggaeton y a usted, ¿qué música le gusta?

Yo soy de los de Dani, aunque me gusta casi toda la música, en el vestuario termino poniendo la misma música que él.

­

Aparte del balonmano, ¿ve algún otro deporte?

Me gustan casi todos los deportes y trato de seguirlos. Me gusta mucho ver el fútbol, el tenis y sobre todo el motociclismo.