El Norte de Castilla

Con la ilusión por bandera

Fernando Hernández hace una rosa durante el partido ante Guadalajara. Ricardo Otazo.
Fernando Hernández hace una rosa durante el partido ante Guadalajara. Ricardo Otazo.
  • El Atlético Valladolid buscará competir ante el todopoderoso FC Barcelona y sacar del Palau sensaciones positivas

18 de mayo de 2013. Hasta esa fecha hay que remontarse para encontrar la última derrota en competición nacional del FC Barcelona Lassa. Esta no tuvo incidencia alguna, pues se produjo en la penúltima jornada de liga, con los blaugrana ya campeones desde hacía varios partidos. Y todo apunta a que la situación no va a cambiar por el momento. Incluso en Europa las potencias de este deporte temen –y con razón– el potencial culé. Hablamos de un dominio nacional insultante que no permite dudar ni a las casas de apuestas más soñadoras. El balonmano español tiene nombre y apellidos, y este fin de semana será el Recoletas Atlético Valladolid, recién ascendido, el que ponga a prueba a esa maquinaria casi perfecta sin puntos débiles ni concesiones. Son jugadores que cualquier entrenador quisiera en su equipo, y ante ellos, los chicos de Nacho González se enfrentarán hoy en la Ciudad Condal, sin nada que perder y con mucho que ganar, preocupándose tan solo de disfrutar.

Ese es el mensaje que ha tratado de difundir el técnico vallisoletano en la previa al encuentro. «Hay que ser conscientes de que es el partido más complicado que vamos a jugar, por el rival. Es el mejor equipo y llegan en un gran momento. A pesar de sufrir para ganar a Benidorm, en la Liga de Campeones están intratables tras ganar al Kiel y al Flesnburg».

Sobre el conjunto dirigido por Xavi Pascual, Nacho González señaló que es «un equipo del que no se puede destacar nada porque destaca todo: portería extraordinaria, poderosísimo lanzamiento de media distancia, extremos muy rápidos y a ello hay que sumarle a Raúl Entrerríos, el director de esta magnífica orquesta y, posiblemente, uno de los mejores centrales del mundo». De encontrar un punto débil, González diría que es que «no terminan de estar acoplados»; eso sí, el técnico vallisoletano no pasó por alto que los culés «tienen minutos de rodillo».

«Si empiezan a enchufar los lanzamientos desde 10 metros, te puedes dar por muerto, porque si sales a tocarles entra en juego su segunda línea», añadió.

Y, además, los azulgrana también destacan por una gran defensa en 6:0, con gente muy alta y fuerte. Ante esto, el objetivo no puede ser otro que el de «intentar hacer un partido serio y tratar de competir como en cada partido, sea quien sea el rival y se llame como se llame».

«Tenemos que ir allí con la ilusión de saber que vamos jugar contra uno de los mejores equipos del mundo. Tenemos que disfrutar del viaje, del partido, pero sobre todo debemos tratar de competir y, aunque sabemos que es una misión prácticamente imposible, siempre hay un pequeño porcentaje de oportunidades que debemos luchar», comentó González.

«Lo importante es sacar sensaciones positivas de ello», matizó el técnico del Atlético Valladolid, quien también reconoció que «sueña con quitar algún punto al Barcelona» y, en este sentido, destacó la «capacidad» de sus jugadores, que deberán salir con la máxima concentración, sin miedo y con ganas de jugar ante un rival que llega de ganar a equipos de la talla del Kiel o el Flensburg.

Es cierto que ante jugadores como Víctor Tomás, Valero Rivera, Lazarov y demás nombres con los que cuenta Xavi Pascual entre sus filas, uno piensa que son imbatibles, pero el Atlético Valladolid no le tiene miedo a nadie y «con la ilusión por bandera» irá al Palau a dar lo mejor de sí porque son partidos en los que «no hay nada que perder y mucho que ganar», de ahí que «cada acción ganada sea un éxito» y que debe implicar un «mayor atrevimiento» y servir para «poner en la mochila buenas acciones que sirvan para el futuro, para poder seguir creciendo».