El Norte de Castilla

Carlos Villagrán es agarrado por dos defensores del Balonmano Alarcos durante el encuentro de la temporada pasada.
Carlos Villagrán es agarrado por dos defensores del Balonmano Alarcos durante el encuentro de la temporada pasada. / El Norte

Que empiece la fiesta

  • balonmano

  • El Balonmano Nava comienza esta tarde su tercera temporada en la División de Honor Plata

Nava de la Asunción volverá a vivir hoy una tarde de fiesta. Todavía no han comenzado sus festejos patronales –para estos todavía faltan unos días–, pero la vuelta de la competición al viejo frontón siempre supone un motivo de alegría para los vecinos de la localidad, que volverán a demostrar que en pocos lugares como en Nava se respira tanto balonmano. Hay ganas de ver el nuevo proyecto del equipo, tras las bajas producidas al final de la temporada pasada y los fichajes llegados este verano.

Al frente del equipo estará Óscar Perales, quien sustituye en el banquillo a Álvaro Senovilla, el entrenador del conjunto navero durante las dos temporadas que el equipo ha militado en la División de Honor Plata. El nuevo técnico del equipo confía en comenzar la liga con buen pie, a pesar de las dificultades propias del inicio de una campaña en la que el equipo todavía está conociendo los mecanismos del nuevo entrenador.

El primer rival del Viveros Herol, a partir de las seis y media de la tarde, será el Balonmano Alarcos Ciudad Real, un equipo que presume de una gran conjunción –esa que con el tiempo espera conseguir entre sus jugadores Óscar Perales– y de una plantilla muy equilibrada y compensada, que la temporada anterior consiguió disputar la fase de ascenso a la liga Asobal. Con la continuidad de la gran mayoría de esos jugadores, más la incorporación de varios refuerzos de calidad, el equipo manchego espera volver a ser un rival a tener en cuenta durante la presente temporada.

Entre los principales peligros del conjunto ciudadrealeño se encuentra el lanzamiento exterior, con grandes lanzadores desde ocho u nueve metros que pondrán prueba los reflejos de Cabada o Miranda bajo palos. También destaca la labor de una segunda línea muy rápida, capaz de castigar con velocidad al contragolpe las pérdidas y las imprecisiones de sus rivales en la circulación del balón. Atrás, la defensa se caracteriza por una alta movilidad que exigirá a los naveros decisión en las penetraciones, y por una dureza que los locales deberán superar si quieren tener opciones de victoria al final de los sesenta minutos.

Seriedad defensiva

Aunque la clave para que los dos primeros puntos de la temporada se queden en el frontón de Nava de la Asunción estará en la capacidad defensiva de los locales. Durante los encuentros disputados esta pretemporada, el Balonmano Nava ha obtenido buenos resultados cuando ha conseguido defender con dureza, complicar los lanzamientos de los rivales y conceder pocas ocasiones al contragolpe. Sin embargo, cuando los naveros han estado más flojos en la parcela defensiva, dejando que sus rivales anotaran más de treinta goles, las opciones de victoria de los de Óscar Perales se han visto reducidas de forma considerable. Por ello, esta tarde el Balonmano Nava intentará mantener a los manchegos por debajo de la treintena, siendo conscientes de que las claves del éxito en esta jornada –y durante toda la temporada– pasan por mantener la concentración en su propia portería.

Para el choque de esta tarde, el entrenador cántabro podrá contar con toda su plantilla a excepción del pivote Darío Ajo Villarraso, quien sufrió una lesión en una de sus rodillas durante el último partido de pretemporada disputado en Salamanca el pasado fin de semana. La ausencia del navero, cuya lesión parece menos grave de lo que se temió en un primer momento, será cubierta principalmente por Andrés Alonso, uno de los nuevos fichajes del Balonmano Nava para la presente temporada.