vídeo

David Fernández es agarrado por dos jugadores del Meridiano Antequera. / Antonio Tanarro

copa del rey

Imparables también en Copa

  • El Viveros Herol Nava traslada al torneo del KO su excepcional momento de forma y elimina al Meridiano Antequera en su estreno en la competición

El Viveros Herol Nava trasladó a la Copa del Rey el excepcional momento que vive en Liga y se estrenó en la competición del KO, la cual pisaba por primera vez en su historia, con una victoria que le permitirá que el próximo día 22 visite su cancha el Villa de Aranda, todo un equipo de Liga Asobal, para disputar la segunda ronda. Un éxito más que añadir a la cosecha del club navero, que no se cansa de hacer historia. Este sábado sumó otra victoria a las tres conseguidas hasta el momento en Liga y se pegó otra fiesta para recordar.

FOTOS

  • Partido de balonmano del Viveros Herol Nava en Segovia

Como cada vez que le ha hecho falta en este arranque de temporada, el equipo que entrena Álvaro Senovilla volvió a estar de diez en los minutos decisivos y sometió a un Meridiano Antequera que vendió carísima su derrota y que dejó claro que es un gran equipo. Sin embargo, parece que nadie puede de momento con el Viveros Herol Nava. Se aplicó con la misma intensidad que en cualquier partido de Liga y se notó en el ambiente y en las propias camisetas de los jugadores, que eran especiales para la ocasión, que la cita era histórica. Pero no fue menos el Meridiano Antequera, que empezó con un parcial de 0-2 a su favor y confirmó que atraviesa un momento dulce en este arranque de temporada.

En el equipo navero, la principal novedad fue la presencia de Alberto Camino como titular. El resto fueron los mismos que vienen actuando y que están firmando un inmejorable comienzo. Enlazaron un par de ataques con imprecisiones, pero enseguida David Fernández e Ismael Villagrán le sacaron del pequeño atasco en el que les metió un Antequera muy agresivo en defensa. Nico López exploró los espacios en el pivote y consiguió que el equipo malagueño defendiera muy atrás. Ese hecho permitió a David Fernández y a Ismael Villagrán –sobre todo a este último– lanzar con más comodidad desde el exterior y sumar goles poco a poco.

El partido resultó muy igualado, aunque el Viveros Herol Nava logró ponerse por primera vez por delante (7-6 hacia el minuto 17) cuando Álvaro Senovilla introdujo variantes como juntar al mismo tiempo en la cancha a Carlos Villagrán y a Simón. Sin embargo, a diferencia de partidos anteriores, tuvo un rato en el que o bien estuvo muy precipitado e impreciso en sus ataques, o le perdió el aire al juego y se le marchó la estela de Ismael Villagrán, David Fernández y un Nico López extenuado tras una primera parte muy intensa. En ese tramo más gris, como también durante casi todos los momentos del juego, apareció Yeray Lamariano, otra vez inmenso con siete paradas en los primeros veinticinco minutos.

Bruno Vírseda

En los últimos instantes del primer tiempo, los de Álvaro Senovilla recuperaron su mejor cara, sobre todo a lomos de Bruno Vírseda, que se apuntó tres goles casi seguidos y que permitió que la desventaja al descanso fuera mínima (13-14). No se notara demasiado que el Antequera estaba haciendo daño.

Las dudas que había dejado el Viveros Herol Nava en el primer periodo no fueron fáciles de disipar tras el descanso. El Antequera continuó teniendo la misma solidez y apenas dejó resquicios para que los locales le hincaran el diente al partido. Pero estos se volvieron a poner el mono de trabajo, recuperaron para defender a Carlos Domínguez, que en la primera parte no había participado e, impulsados por otra parada de Yeray Lamariano, subieron al marcador su máxima ventaja del encuentro (19-17) gracias a dos goles de Darío Ajo.

El equipo malagueño logró salir vivo de este primer momento crítico, gracias sobre todo a una exclusión de Ismael Villagrán que le permitió igualar de nuevo el choque. Además, casi acto seguido de que volviera a la cancha Ismael, fue excluido de nuevo, aunque en esta inferioridad resistieron mejor los naveros y se pusieron de nuevo al mando. Tuvo muchísimo mérito su despliegue, ya que a esas alturas el encuentro ya se había convertido en una cuestión de supervivencia. Las defensas se empleaban con extrema dureza y nadie daba un solo momento de respiro. Pero los naveros volvieron a mostrarse muy fuertes en ese primer instante decisivo y cogieron una ventaja de tres goles (24-21).

El estirón en el marcador pareció llegar demasiado pronto y el equipo navero se tuvo que vaciar ante un Antequera que se aplicó con una intensidad defensiva encomiable. Además, su portero empezó a protagonizar un papel fundamental con sus paradas. Pero las exclusiones en el equipo malagueño despejaron el desenlace. Darío Ajo se hizo gigante en el pivote y en la portería Yeray Lamariano siguió a lo suyo, parada tras parada para sellar un estreno perfecto en la Copa de este imparable Viveros Herol Nava.