Palencia se cita con Manresa en las semifinales del 'play-off'

Los jugadores aplauden a la afición palentina que les acompañó a Oviedo. /Marta Moras
Los jugadores aplauden a la afición palentina que les acompañó a Oviedo. / Marta Moras

Remontada histórica del Chocolates Trapa, que controla todas las facetas del partido y rompe el factor cancha de los asturianos en el último partido de la serie (54-66)

ÓSCAR MORAS (OPTA)Oviedo

Proeza, hazaña, heroicidad... Ponga usted el calificativo que desee para describir lo que el Chocolates Trapa ha hecho en los últimos diez días. El conjunto palentino ha escrito este 15 de mayo un nuevo capítulo de su historia al culminar una remontada para el recuerdo. Pocas personas daban un duro por este equipo tras el 2-0 de los primeros partidos, pero el coraje, el orgullo y el sacrificio de la plantilla morada sirvió para dar la vuelta a una eliminatoria, que el 6 de mayo estaba prácticamente perdida. Ahora el sueño de la ACB sigue intacto y la moral del equipo supera al cansancio que los jugadores tienen en sus piernas. Ahora toca el Manresa.

Ni un alma más cabía en el polideportivo asturiano de El Pumarín, escenario de la resolución en el último y quinto partido de una eliminatoria que ha destacado por la enorme emoción e intensidad. Era un todo o nada, el quinto partido daba el pase a las semifinales a uno de los dos equipos y eso estuvo presente en un enfrentamiento de enorme tensión deportiva.

Los morados no estaban solos y un amplio número de aficionados palentinos acompañaban al equipo. El factor cancha se antojaba como lo más importante según lo visto en la eliminatoria, pero fue el Chocolates Trapa Palencia el que se hizo con la victoria en la pista del Unión Financiera Oviedo y sella su pase a la siguiente ronda del 'play-off'.

Comenzó muy bien el Chocolates Trapa con un triple de Cvetinovic y otro de Garrido, con pleno de acierto en sus primeras acciones, e instalar una ventaja de seis puntos con solo tres minutos de juego. Oviedo, por su parte, no cayó en la ansiedad ante el impetuoso inicio del rival y trató de ir a lo suyo, entrando poco a poco en calor en un partido en el que ambas escuadras anotaban con facilidad en los primeros compases. Un triple de Pino contestó a un mate anterior (12-17) y sirvió para darle continuidad en todo momento a la ventaja del conjunto palentino. Se llegó al final del primer periodo de la contienda con un marcador de 15-19, tras una canasta del jugador local Romaric.

En el segundo cuarto, la grada apretó más. Las defensas subieron enormemente en intensidad y costaba mucho más anotar (21-22, min. 13). Los palentinos, cuando tenían paciencia, lograban canastas fáciles, mientras que el Oviedo se empecinaba en buscar a Arteaga en el poste, pero al conjunto palentino cada vez le era más fácil defender esa jugada ante la falta de variedad en el ataque local. El Oviedo llevaba varios minutos sin anotar (21-26) y esto obligó a su técnico a pedir el primer tiempo muerto para tratar de reconducir la situación. Pino mantenía a su equipo por delante en el marcador a base de tiros libres (25-32, min. 29). Tras un robo de balón del Chocolates Trapa y un contragolpe culminado por Pressley se llegó al final del primer periodo con un esperanzador 25-34 para el conjunto palentino.

Tras el paso por los vestuarios, los morados comenzaron anotando y llevaron el marcador al 25-37, máxima ventaja visitante. Sin embargo, el Oviedo pudo reaccionar y redujo paulatinamente la desventaja. La defensa ovetense se le comenzó a atragantar a los atacantes visitantes (36-39, min. 35). Algunas decisiones de los colegiados hicieron que la grada estallara mediado el tercer cuarto. Había mucha tensión en la pista e interrupciones en el juego, un guión de partido que le hizo a los palentinos perder gran parte de la fluidez que habían mostrado en los dos primeros cuartos del partido.

Sin embargo, la veteranía de Miso, con un triple y dos tiros libres en momentos complicados, fue fundamental en ese periodo del encuentro, en el que había que tener nervios de acero. Arteaga acercó de nuevo a los suyos (43-46) y se vivían los momentos más emocionantes de la eliminatoria, sin embargo un triple de Pressley sobre la bocina permitió que los morados pudieran estirar de nuevo la renta. Todo un balón de oxígeno de cara a los diez últimos minutos del choque.

Ocho puntos de ventaja parecían una renta ilusionante para el Chocolates Trapa de cara al último cuarto. Todo el juego era trabado en esos instantes (44-55, min. 34). En casi cinco minutos de juego, el parcial apenas fue de 1-4 y cada punto costaba sudor y lágrimas. Una falta antideportiva de Romaric sobre Garrido y el posterior ataque dejaron el marcador en 47-60 en el minuto 36. El rebote ofensivo del Chocolates Trapa hizo mucho daño a los asturianos. Sin embargo, el Oviedo no bajó los brazos en ningún momento apoyado por una afición que se resistía a dar por terminada ya la temporada, defendiendo a toda pista y tratando de lograr robar algún balón. Urko se encargaba desde la línea de tiros libres de abortar todos los intentos de remontada local y el marcador final de 54-66 dejó bien a las claras la superioridad de Palencia en el quinto y definitivo partido de la serie. Ahora toca Manresa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos