LIGA FEMENINA DIA

Ortega eclipsa el Día de Reyes en Avenida

Robinson entra a canasta ante la mirada de Miriam Forasté, del Al-Qázeres./ANTORAZ
Robinson entra a canasta ante la mirada de Miriam Forasté, del Al-Qázeres. / ANTORAZ

El técnico anuncia que se irá de Avenida al final de la temporada tras una victoria de nuevo con poco juego y carente de intensidad ante un Ál-Qázeres en un duelo en el que se lesionó Moss

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSALAMANCA

Décima victoria consecutiva para el Perfumerías Avenida en la Liga Femenina para seguir al frente de la tabla de forma destacada. El sólido líder en España dio buena cuenta del CB Al-Qázeres en un día poco propicio para florituras. Primero por la fecha: poner un partido de Liga en Día de Reyes conlleva que una pista como la de Würzburg, con 2.500 espectadores de media se quedara ayer en unas 1.500; y segundo porque el equipo llegaba de perder en la Euroliga el decisivo encuentro frente al Wisla que puede condenar a la plantilla a jugar la Eurocup. Los ánimos no eran los mejores -tampoco ayuda que el equipo entre las dos competiciones se haya quedado sin apenas vacaciones de Navidad y sin que las extranjeras hayan podido ir a sus casas- pero Avenida tiró de galones para solventar por la vía rápida el partido ante un rival que salió con demasiado respeto desde el arranque.

Avenida, eso sí, volvió a adolecer de un esquema claro de juego en ataque, apenas tuvo intensidad defensiva y además tuvo la mala noticia de la lesión de Moss, que podría incluso perderse la Copa por un pinchazo en un muslo que apunta a rotura muscular.

Pero todo quedó eclipsado poco después cuando el técnico Miguel Ángel Ortega confirmó en rueda de prensa que se irá de Avenida al final de la temporada. El catalán cree que ganar el triplete y los cinco últimos títulos nacionales con el club son suficientes para cerrar el ciclo y regresar al baloncesto masculino. Lo quiere hacer repitiendo Liga y Copa con las charras en este final de campaña.

Cláusula para Quevedo

En cuanto al partido, el conjunto cacereño llegaba con el reciente fichaje de la exazulona Laura Quevedo en sus filas, pero la madrileña ni si quiera se pudo vestir de corto por una cláusula fijada por el club salmantino en su desvinculación de la entidad azulona hace unas semanas. Sus tres americanas (Cooper, Williams y Brown) aglutinaron todo el juego ofensivo de las de Carbajal pero su fragilidad defensiva y la diferencia de centímetros en el interior ante las Erika de Souza y Robinson fueron decisivas. Avenida se encontró de inicio un rival asustado en Würzburg y eso que la entrada ayer distó mucho de ser cercana a las habituales en Salamanca por tratarse del Día de Reyes. Pese al 8-0 de los tres minutos del arranque de partido, Carbajal espero a los cinco para pedir el tiempo muerto (12-2) con un Al-Qázeres timorato. El equipo salmantino hacía lo que quería en ataque ante la permisividad defensiva visitante: o bien buscaba a Erika de Souza para aprovechar su enorme diferencia física con Monty, o bien con las penetraciones y tiro de media distancia de Elonu -logró 8 de los 16 primeros puntos el equipo-. Con 18-6 pasó el equipo visitante a zona para al menos frenar la sangría interior. No lo logró ni con la entrada de Robinson y Nicholls, pero al menos con el tiro exterior (dos triples seguidos) el Al-Qázeres logró elevar sus bajísimos guarismos en ataque al final de un cómodo primer cuarto (24-12) para las de Ortega.

En la reanudación, y con el rebote como gran arma que permitió al Avenida tener dos y hasta tres balones por ataque, las salmantinas no tardaron en poner el +21 en el electrónico (37-16) en un choque sin apenas intensidad defensiva por parte de los dos equipos. Los siguientes minutos de Avenida fueron desconcertantes: Ortega dejó como base a Moss y la americana tuvo una serie de acciones consecutivas cada vez peores con pases a la grada, tiros que no tocaron ni aro... Así, con 3-10 de parcial en los minutos finales, el conjunto de Carbajal maquilló su flojísima primera parte para irse al descanso con 39-26. El equipo charro terminó la primera parte con 13 capturas ofensivas y 12 defensivas, pero tenía en su gran talón de Aquiles de la temporada, el tiro exterior, su único lunar (1 de 11 en triples, 5 de ellos de Asurmendi). Al final, 4 de 18.

Lesión de Moss

La segunda parte también careció de total intensidad defensiva por parte de los dos equipos, que apenas tenían que mover el balón con cierto criterio para encontrar posiciones cómodas de tiro. El equipo salmantino tenía controlado a un rival en el que sus americanas se disputaban el balón para lanzarse casi todos sus tiros pero en defensa hacían aguas de forma constante. Mediado el cuarto y tras lograr una canasta, D’Andra Moss sufrió un pinchazo en la parte de atrás del muslo derecho y tuvo que ser cambiada. Mala pinta.

Pero tanto se relajó Avenida que el Al-Qázeres se colocó incluso por debajo de la decena de puntos (55-47) antes de que finalizara el tercer cuarto aunque Kim Mestdagh lo arregló con un triple final (58-47).

Fue todo un pequeño espejismo porque Avenida deshizo el entuerto en el que se había metido apretando en defensa y dejando a su rival en apenas dos puntos en los primeros cinco minutos del cuarto. Volvió a lograr una cómoda renta colocándose 70-51 a falta de 4:30 para el final del partido y dejó el choque resultado por la vía rápida.

El partido se cerró con un espectacular triple de Cooper sobre la bocina recibiendo de espaldas desde el centro del campo, sin duda, lo más brillante que dejó un choque con poca tensión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos