Romà Bas entra a canasta ante Xavi Forcada, el pasado viernes en el Marta Domínguez.
Romà Bas entra a canasta ante Xavi Forcada, el pasado viernes en el Marta Domínguez. / A. QUINTERO

«Está todo más igualado porque cuesta mucho más ganar partidos»

  • Romà Bas achaca el cuádruple liderato a que «nadie consigue una racha de victorias porque siempre hay choques entre los favoritos»

El escolta del Palencia Baloncesto Romà Bas fue el jugador del club colegial que más tiempo estuvo en la cancha del Marta Domínguez, el pasado viernes ante el CB Prat. Nada menos que treinta y cinco minutos (de los cuarenta que se jugaron durante los cuatro cuartos) defendiendo la camiseta morada, a la vez que a su excompañero Xavi Forcada. «Sí que intenté estar agresivo desde el principio y sufrí un poco de desgaste. Además, defender a uno de los mejores bases de la Liga unido a jugar muchos minutos pues cansa, pero estoy bien físicamente y mientras se pueda, pues adelante», señala.

La victoria llegó para el conjunto palentino, que se sitúa en la cabeza de la tabla empatado con el Oviedo, el Gipuzkoa y el Burgos, después de muchos minutos de lucha. «No fue un partido demasiado bonito para la gente, porque nos costó coger buen ritmo y buenas sensaciones. En la segunda parte, mejoramos, pero sí tardamos más de lo que nos hubiera gustado en tener una buena ventaja», afirma el escolta, quien reconoce que está jugando la Liga, la LEB Oro, más igualada de los últimos años. «Está habiendo enfrentamientos directos entre los favoritos y eso propicia que nadie logre coger una racha de varios partidos seguidos», explica. ¿El motivo? «Hay dos equipos más y hay más competencia por lo que nadie logra sacar esa ventaja necesaria y distanciarse. Este año está todo más igualado porque cuesta mucho más ganar cada partido. Puede que las plantillas estén bastante igualadas», señala.

Derrota en Oviedo

Puede ser que ahora le escueza un poco más al Palencia Baloncesto haber perdido en Oviedo, después de tener una amplia ventaja al final del tercer cuarto y, además, con polémica por las decisiones arbitrales. «Siempre al agua pasada ahora lo miras y dices, si hubiéramos ganado ese partido, pero los demás también lo pueden pensar. Por ejemplo, si el Oviedo no hubiera perdido en el último minuto en Lleida, estaría líder», comenta.

«Fue una lástima porque además teníamos el partido bastante bien controlado, pero perdimos y ya está», añade centrándose en lo que está por venir y no en lo que ya pasó.

El equipo de Sergio García solo ha perdido un encuentro en 2017, el ya comentado choque ante el Oviedo en Pumarín. «Yo creo que estamos mejor que en ciertos tramos de la primera vuelta. Estamos entrenando y jugando mejor. Cierto es que aún nos falta ser más regulares y más consistentes durante más tiempo en los partidos. Tenemos minutos o cuartos muy buenos, y otros que son casi lo contrario», reconoce el alicantino.

«Si tenemos más equilibrio y somos más consistentes puede que los partidos igualados no nos cueste tanto ganar. Ese es el camino en el que estamos trabajando», concluye Bas. El equipo palentino visita la próxima jornada la cancha del Amics Castelló, con el objetivo de que dure la racha de victorias.