El Norte de Castilla

Maldunas y Zamora luchan por el rebote con varios rivales del Oviedo, el viernes en el Marta Domínguez.
Maldunas y Zamora luchan por el rebote con varios rivales del Oviedo, el viernes en el Marta Domínguez. / Marta Moras

Sin dudas en el Quesos Cerrato

  • Sergio García insiste en que el equipo morado «está creciendo» para mejorar

En una época en la que los ‘revival’ están plenamente de moda, y muchos prefieren decir ‘vintage’ en lugar de ‘antiguo’, la plantilla del Quesos Cerrato se empeña en vivir el presente. De nada sirve encerrarse enfrente de la televisión viendo una y otra vez ‘OT: El Reencuentro’, cuando las listas de éxitos están encabezadas por el reggeaton y el electrolatino. Por todo ello, Sergio García se niega en rotundo a vivir del pasado, de la última y gloriosa temporada del equipo colegial, y deja claro un mensaje: cada temporada es distinta de la anterior, y en esta ocasión no iba a ser menos.

«Hay gente que todavía tiene en mente la liga del año pasado, pero no tienen que ver, en poco o nada se parecen», aseguraba ayer el técnico del conjunto palentino, quien insiste en que «parece que hay gente que quiere pensar que se les gana a todos de treinta y haciendo maravillas, y eso no es posible».

Lo cierto es que, después de cinco jornadas, el Quesos Cerrato Palencia suma tres victorias y dos derrotas, solo un triunfo menos de lo que llevaba a estas alturas del pasado año, aunque el último encuentro en casa frente al Unión Financiera Oviedo el pasado viernes costó mucho esfuerzo. ¿Dudas en el equipo? ParaSergio García, ninguna. «Pensar que en la LEB jugar contra Oviedo no es un partido sufrido es desconocer la competición. Es un muy buen equipo, y nosotros estamos creciendo», recalca el entrenador morado, quien incide en que «sabemos cuál es el objetivo final, cómo queremos jugar como equipo, y ahora estamos en un proceso de llegar a hacerlo bien. Si pensásemos que en la jornada cuatro o cinco lo vamos a hacer todo muy bien y vamos a jugar de forma maravillosa, nos estaríamos engañando a nosotros mismos», opina Sergio García.

Aun así, el entrenador del Quesos Cerrato admite que el equipo está aún por experimentar el cénit de su juego. «Ni estamos en el punto físico óptimo, ni de conjunción, estamos trabajando para que ese momento llegue lo antes posible y de la mejor forma», cree Sergio García, quien se muestra comprensivo con las críticas. «Cada uno puede pensar lo que quiera o lo que le apetezca, pero lo digo en el sentido de cómo lo vemos nosotros o lo ven la mayoría de equipos, jugadores y entrenadores con los que vas hablando. Cuando jugamos con Huesca y ganamos parece que los de Huesca no saben jugar al baloncesto, pero pasan las semanas y ganan por treinta puntos a un equipo de primer nivel como es Palma», explica García. «Al final lo que hay que entender es cómo es la LEB, pero cada uno que opine lo que le dé la gana, desde luego», añade el técnico del conjunto colegial.

Contentos con Zamora

Mientras la ‘vieja guardia’ de Otegui, Blanch, Dani Rodríguez o Romà Bas sigue liderando el bloque palentino, el mayor foco entre las últimas incorporaciones sigue estando en Jhornan Zamora, con el que el cuerpo técnico está satisfecho. «Está rindiendo bien, fue el máximo anotador en Lugo, ha hecho muchos puntos contra Huesca, está haciendo su papel y estamos contentos por cómo lo está haciendo», considera Sergio García, para quien el papel del resto de nuevos jugadores debe relativizarse. «Los demás nos tienen que ayudar y están pasando ese proceso de adaptación, pero en ningún caso necesitamos que lleven el peso principal del equipo, porque esos jugadores ya los tenemos», aclara el entrenador del Quesos Cerrato.

En la previa contra Oviedo, Sergio García pedía el apoyo de la grada del Marta Domínguez a sus jugadores. Preguntado por si está contento con la implicación de la afición, el entrenador afirmaba ayer que «no fui demasiado consciente de eso, estaba más centrado en el juego, en los detalles, y tampoco pude ver eso. Pero cualquier aficionado que haya estado en el Pabellón tendrá esas sensaciones, nosotros nos preocupamos de intentar hacerlo cada vez mejor para gustar a la afición y que disfruten con nosotros», reafirma el técnico morado.

La derrota de Breogán Lugo ante Lleida ayuda a confirmar que la LEBOro se mantiene igualada hasta límites insospechados. «En esta competición solo hay que ver los resultados, ganas y pierdes con cualquiera. Coincidió que (Lugo) no estuvo al nivel de los cuatro primeros partidos, es muy difícil de mantener el nivel que tenían y un día malo puede tocar», valora el técnico morado, quien da su «mérito» al Força Lleida con el que también cayó el Quesos Cerrato. «Esta liga es así, es muy imprevisible», concluye García