El Norte de Castilla

Romà Bas protege el balón ante un rival del Lleida, el pasado viernes en el Marta Domínguez.
Romà Bas protege el balón ante un rival del Lleida, el pasado viernes en el Marta Domínguez. / Manuel Brágimo

El Quesos Palencia recalculará su ruta a la victoria frente al Breogán Lugo

  • Sergio García avecina un encuentro de alta anotación y espectáculo, a la vez que achaca la pasada derrota morada ante Lleida a la falta de acierto

‘Recalculando’. Pocas palabras pueden irritar más al conductor medio en un viaje de vacaciones hacia un destino turístico, cuando el GPS detecta una trayectoria equivocada y se esfuerza por llevar la razón, ante el cabreo persistente de quien tiene que ser guiado. Afortunadamente, el inesperado desvío en forma de derrota del Quesos Cerrato el pasado viernes ante el Força Lleida parece más un cambio de sentido fácilmente solventable que un fastidioso desvío largo en busca de gasolinera.

«Hemos podido comprobar con los chicos haciendo trabajo de vídeo que, aunque hay días que te puedes equivocar a la hora de elaborar tu idea para atacar al rival, en esta ocasión el planteamiento fue bastante acertado, porque conseguimos tiros bastante cómodos», reflexionaba este lunes Sergio García, entrenador del conjunto morado. Por ello, García achacaba el tropiezo a «los porcentajes malos fallando canastas sin oposición que nos penalizaron con la derrota». «La ‘tranquilidad’ entre comillas que nos pudo quedar es que tuvimos un día malo en cuanto al acierto y no es preocupante, ya que tenemos jugadores que normalmente van a resolver esas acciones con acierto», añadía el técnico del Quesos Cerrato.

Si Lleida no perdonó esta falta de puntería, más difícil aún será que lo haga este martes (20:45) el Cafés Candelas Breogán Lugo, que endosó el pasado viernes un impactante 50-113 al Cáceres Patrimonio de la Humanidad.«Han empezado de una forma asombrosa en cuanto a acierto, están anotando por encima de los cien puntos, todo lo que tiran lo meten, y lógicamente eso lo va a hacer un partido de muchísimo nivel», augura Sergio García, quien incidía este lunes en los dos aspectos clave que necesitan los palentinos para llevarse la victoria:«dificultarles de cara al tiro, porque están en estado de gracia, e ir con confianza en nuestros ataques, porque necesitamos hacerles frente anotando y con acierto, no solo es una cuestión de defender».

Todo apunta a un choque intenso y repleto de puntos, pero Sergio García se toma esta previsión con reservas. «A veces puedes decir esto y luego el partido queda 50-49 ó 50-51, pero a priori todo apunta que vaya a ser así, porque aparte de que ambos equipos tenemos jugadores con talento, la propuesta de ambos es jugar a mucho ritmo, con muchas posesiones. Puede ser un partido bastante espectacular», resume el entrenador del Quesos Cerrato, quien prefiere colgar el cartel de favorito a su rival «porque juegan en casa, así que necesitamos hacer un partido realmente bueno para poder ganar en Lugo».

El último antecedente entre lucenses y palentinos en pretemporada, con victoria morada por 81-77, no parece ser relevante para García. «En poco o nada tienen que ver aquel partido y este. Los dos equipos no estábamos al completo, faltaban jugadores... Es más que anecdótico», reflexionaba este lunes el técnico morado, aunque sí que parece haber ayudado a normalizar el ver a Nacho Lezcano en el banquillo contrario, algo que se repetirá hoy. «La parte buena de la historia es que es buen amigo, y antes y después tendremos un trato estupendo, pero la parte mala es que es un muy buen entrenador y nos va a dificultar mucho las cosas», valoraba Sergio García.

El entrenador del Quesos Cerrato tampoco daba importancia al hecho de que dos pilares del Breogán, Geramipoor y Salva Arco, lleguen algo tocados al choque. «Si ese es el caso, bienvenido sea, pero por nosotros que jueguen todos los jugadores y que el que gane al final sea porque juega mejor baloncesto, y no por las bajas», deseaba este lunes Sergio García, que apenas tendrá tiempo para descansar hasta el siguiente choque, este viernes en casa frente al Oviedo. «Acumular tantos partidos seguidos no nos beneficia, pero así está hecho el calendario, hay que apretar los dientes e intentar hacer el mejor baloncesto que podamos, ya no queda otra», concluye García.