Baloncesto

en el torneo cadete de Íscar

La selección española cadete celebra su triunfo en el torneo de Íscar. /Cruz Catalina
La selección española cadete celebra su triunfo en el torneo de Íscar. / Cruz Catalina

El combinado español fue muy superior a la selección de Turquía en el Torneo de Íscar

CRUZ CATALINA Íscar

La vigésimo primera edición del Torneo Internacional de Baloncesto Villa de Íscar de selecciones categoría cadete bajaba el telón con la selección de España U16 revalidando un año más el título de campeona en el último de los partidos del programa ante la selección de Turquía por 99-67. Tres victorias en sus tres partidos disputados en los que ha dominado sus encuentros gracias a su poderio interior y a su talento en las lineas exteriores.

99 ESPAÑA

Pablo Sánchez (6), Pau Tendero (25), Héctor Alderete (13), Usman Garuba (13) y Rubén López (4) – cinco inicial – Alejandro Bellver, J. Rodríguez (1), Pol Mulio (21), Pedro López (8), K. Clement (2), Adriá Domenech (6) y G. Pérez.

56 TURQUÍA

Deniz Gorener (9), Umut Sener (2), Ozcan Kornut (4), Emir Oflaz (6) y Eyup Can Oncu –cinco inicial –, Efe Sarica (6), Ozan Kosi (0), Can Kornut (7), David Mutaf (2), Alperen Sengun ( 4 ), Evren Ekinci (11) y Furkan Haltali (5).

pARCIALES:
31-12, 18-13, 23-10 y 27-21
áRBITROS:
Martin y Betanzos
iNCIDENCIAS:
Ultimo partido del XXI Torneo Internacional Cadete Villa de Íscar. Pabellón Villa de Íscar. Más de 600 espectadores.

Partido, como ya ocurriera los dos años anteriores y con estos dos mismos equipos, disputado sin mucha emoción y menos color dada la infinita superioridad de la Roja sobre el cuadro otomano, muy lejos de aquellos partidos de ediciones anteriores marcados por la intensidad en el juego y la igualdad de los contendientes.

Los pupilos de Javier Zamora, que tomaban el control del partido apenas puesta la pelota en movimiento ante una Turquía que no lograba controlar el rebote defensivo, llegaban al minuto 10 con un más que sobrado tanteo de 31-12 en el marcador, cno un parcial de 17-0 (31-7) en este primer periodo.

Situación de ventaja y dominio que continuó en el segundo periodo, aunque ya de forma un poco más relajada por parte de la selección española, cosa que supo aprovechar el combinado turco para tomar un poco de aire, y que hizo que se llegara al descanso con un una diferencia de tan solo 24 puntos arriba (18-13) sobre los pupilos de Dervis Gokhan Guney.

Ya en la segunda mitad España siguió en la misma línea, es decir sin dar ninguna opción al equipo otomano y doblando a este en el marcador, 72-35 al sonido del silbato del juez principal, ya que por causas desconocidas el marcador luminoso y las bocinas no estuvieron operativas en el día de ayer

El último cuarto, Turquía trató de maquillar el resultado, con un parcial de 27-21 que finalmente apenas tuvo incidencia, ya que el partido concluyó con una abultadísima diferencia de 43 puntos con el combinado español.

El pivot Usman Garuba, en su segunda y última participación en el torneo cadete de Íscar, fue nuevamente y sin acaparar demasiado protagonismo en ataque el pívot dominador con 17 puntos, mientras que en el exterior Pau Tendero anotaba con facilidad la nada despreciable cifra de 25 puntos, sumándose a ambos Héctor Alderete y Pol Mulio en la faceta anotadora.

La entrega de premios, una vez concluido el partido, estuvo protagonizada además de por el regidor iscáriense Luis María Martín García, por los ediles Alfredo Muñoz Oviedo, Jesús Garcia Alcalde y Nieves Muñoz Sanz, y el presidente de Federación de Baloncesto de Castilla y León, Carlos Sainz.

Además de las selecciones de España y Turquía, campeona y subcampeona respectivamente, también recibieron sus trofeos las selecciones de Italia (3ª) y Castilla y León (4ª); y a título individual por partida doble, y por segundo año, el pivot de la selección española, Usman Garuba, que recogió los trofeos al Mejor Jugador (MVP) y Máximo Reboteador. El trofeo al máximo anotador fue para el jugador de la selección italiana Sasha Mattias.

Italia tercera

En el penúltimo partido del torneo, donde se dirimió la tercera y cuarta posición entre la selección de Italia y la de Castilla y León, la escuadra transalpina dirigida por Antonio Bochinno se impuso a la anfitrión por 88-52 en un encuentro en el que llevo siempre la batuta del juego y marcó la diferencia en el marcador con unos parciales de 28-11, 20-10, 18-13 y 22-18.

Los pupilos de Evaristo Pérez han vuelto a quedarse muy lejos de aquellos jugadores cadetes castellano y leoneses de hace unos años se codeaban casi de tú a tú con las selecciones nacionales que han pasado a lo largo de estas dos últimas décadas por el torneo de la villa carpintera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos