Liga LEB Oro

«Estoy enganchado a la sensación de competir, es mi droga»

Andrés Miso. /Marta Moras
Andrés Miso. / Marta Moras

El Chocolates Trapa Palencia trata de conseguir un balance positivo de victorias por primera vez en la temporada

Andrés Miso es ese tipo de jugador al que le das la última pelota del partido cuando pierdes de dos y quedan tres segundos para que finalice el partido. Con un talento descomunal, un tiro depurado y una gran capacidad de trabajo, el madrileño jugó catorce temporadas en la Liga Endesa. A sus 34 años, Miso ha aterrizado en Palencia para reforzar el proyecto de Joaquín Prado. Desde su llegada, el equipo ha mejorado y se muestra mucho más confiado con los sistemas de ataque. Competitivo como pocos, el madrileño espera jugar los ‘play-off’ esta temporada.

-¿Cómo vive no poder parar durante la Navidad?

-Siempre tenemos unas mini vacaciones por estas fechas, así que estamos acostumbrados. Hacemos un parón corto y volvemos a jugar. Yo tengo suerte porque Madrid está muy cerca, pero podemos comer poco turrón.

-¿Qué tal ve al equipo para este primer partido de 2018?

-Estamos bien. Hemos trabajado con una gran intensidad durante toda la semana y, lo más importante, parece que vamos recuperando efectivos. Espero que podamos estar todos mañana sin problemas porque hemos tenido unas últimas semanas movidas con el tema de las molestias físicas. Pero creo que estamos todos recuperados, en buena forma.

-¿Por qué les cuesta tanto ganar fuera?

-Porque siempre es más complicado. Esta es una categoría en la que hay mucha igualdad y los detalles son los que cambian los partidos. Ganar fuera es difícil para todos los equipos. De todas formas, en los últimos partidos estamos mucho mejor. Nos hemos mostrado muy serios en el rebote, uno de los aspectos más importantes si queremos conseguir victorias lejos de casa. Cáceres es un equipo muy fuerte en su pabellón y tenemos que salir con una intensidad muy alta para poder tener opciones de ganar. Hemos ganado tres de los últimos cuatro partidos que hemos ganado, por lo que estamos en el buen camino.

-¿Cree que el equipo puede estar en los ‘play-off?

-Por supuesto. Para conseguirlo debemos seguir con la solidez de los últimos partidos en casa e intentar sacar más victorias fuera. Hay que seguir jugando a domicilio como lo hemos hecho en los últimos encuentros, porque si conseguimos que el partido llegue al final igualado, tenemos muchas posibilidades de ganar. La clave es ganar solidez para poder ser más regulares. Nos falta ese puntito de regularidad.

-El equipo ha mejorado desde su llegada, ¿qué aporta al juego?

-No sé si es casualidad o que he ayudado realmente al equipo. Lo que sí veo es que jugamos más ordenados en ataque, de una forma más coral. Todos los jugadores estamos aportando nuestro granito de arena. Creo que el partido en el que deberíamos mirarnos es el que ganamos ante el Lleida. Hicimos una gran segunda mitad, con una defensa espectacular y un compromiso importante en defensa. Si conseguimos mantener la intensidad defensiva, ganaremos muchos partidos más porque este equipo tiene mucho talento.

-¿Cómo lleva el renovar casi de mes en mes?

-Es una situación nueva, pero el mundo del baloncesto español está así en estos momentos. Yo me he planteado ayudar al equipo y creo que es lo que estoy haciendo. Entiendo que el club está buscando un base puro, porque yo puedo jugar ahí, pero no es mi posición natural. Entiendo que el cuerpo técnico está contento con mi trabajo y con mi aportación al equipo. Espero haber firmado mi último contrato temporal y que podamos firmar la renovación al menos hasta final de temporada.

-Después de tantos años en la elite del baloncesto nacional, ¿cómo decide jugar en la LEB Oro?

-Sigo jugando porque me encanta este deporte. Seguramente es algo que nos pasa a los veteranos. Estoy enganchado a la sensación de competir, es como mi droga. He tenido la suerte de atesorar una vida deportiva muy larga. Todavía me encuentro fuerte, siento que puedo seguir aportando cosas a los equipos. Por eso sigo jugando.

-¿Cómo se adapta uno a un equipo ya confeccionado?

-Es difícil al principio, pero aquí todo el mundo me ha ayudado mucho. Estaba sin equipo porque las ofertas que tuve en verano no me convencían nada. Luego, cuando el Chocolates Trapa Palencia se puso en contacto conmigo, me volvió a picar el gusanillo de la competición. Además, este es un club serio, que siempre hace las cosas bien. Eso te da tranquilidad.

-Ha vivido los mejores momentos del baloncesto español, ¿cómo lo ve ahora?

-Estamos en un momento delicado, difícil tanto para los jugadores como para los aficionados. Es complicado sentir una identificación con los colores porque hay muchos extranjeros y, además, cada año hay más rotaciones de plantilla. Cualquier equipo de Liga EBA, una categoría que debería ser para que los jóvenes se foguearan, tiene 6 extranjeros. Es imposible que los chavales puedan llegar a la Liga Endesa. Y esa es otra, porque hay equipos en la máxima categoría que solo tienen un jugador nacional. Además, ya no se firman contratos por tres ó cinco años. Lo normal es que los contratos duren como mucho dos años. Así es realmente complicado hacer un equipo sólido.

-Fue internacional en las categorías inferiores, pero nunca en la selección nacional, ¿cómo ve ahora esa época?

-Es la espinita que tengo clavada, el no haber sido nunca internacional con la Selección. Sobre todo porque creo que la temporada que hice con el Fuenlabrada lo justificaba. Pero bueno, ya no se puede arreglar. He vivido de todo, desde pelear por el título a estar a punto de descender. Ahora miro hacia atrás y estoy muy agradecido a toda la gente que me ha ayudado, a mi familia y a mis amigos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos