Derrota intranscendente del Chocolates Trapa y a Oviedo

Andrés Miso se aprovecha de un bloqueo de Urko, en el partido que enfrentó al Chocolates Trapa Palencia con el Cáceres. /Antonio Quintero
Andrés Miso se aprovecha de un bloqueo de Urko, en el partido que enfrentó al Chocolates Trapa Palencia con el Cáceres. / Antonio Quintero

El Chocolates Trapa Palencia sucumbe claramente ante Cáceres y ya piensa en la fase de ascenso

ÁLVARO MUÑOZPalencia

El Chocolates Trapa Palencia no se tendrá que rascar el bolsillo en los cuartos de final del 'play-off' de ascenso a ACB, ya que finalmente se enfrentará en primera ronda al Unión Financiera Oviedo tras perder con claridad ante un Cáceres Patrimonio de la Humanidad, que simplemente se jugaba finalizar en décima posición. Mucho se había hablado durante la semana de las supuestas ventajas de perder y viajar hasta Oviedo en vez de hasta Melilla, pero poco se había hablado de qué pasaría si se perdía y se sembraban las dudas entre los aficionados palentinos de cara a esa fase de ascenso.

El partido empezó con un triple de Andrés Miso, demostrando el Chocolates Trapa Palencia que quería sumar una nueva victoria y despejar, de esta forma, todo tipo de fantasmas y elucubraciones sobre la ventaja de desplazarse hasta tierras asturianas. El acierto desde la línea de triple se mantenía en la siguiente jugada de ataque gracias a un nuevo triple de Nikola Cvetinovic, el mejor de los palentinos en el encuentro de ayer.

A partir de ese momento, el Cáceres, sin el interés de adulterar la competición como ya dijo su entrenador en la previa, se iba entonando de cara al aro, tanto con el acierto desde el tiro exterior como en el juego interior, donde los lituanos Grabauskas y Jakstas impusieron su categoría en la pintura palentina.

Entre estas, Pressley, en el quintento inicial por la lesión de Jordi Grimau, se hacía dueño del balón y, con siete puntos, devolvía la ventaja a los suyos. Pero lo que no sabía el escolta americano es que Luis Parejo, el capitán de los extremeños, empezaría a engrasar la muñeca, hasta tal punto que en el descanso ya había anotado trece puntos, al igual que Nikola Rakocevic. Letales desde la línea de triple. Y es que, como ya sucediese en el último partido en casa, tanto Cáceres como Prat desarbolaron a los palentinos desde la línea de 6,75, superando los extremeños porcentajes superiores al 50%.

En el segundo cuarto, la reacción morada no se hizo esperar y un parcial de nueve a cero devolvía la ventaja a los palentinos, que no se querían dejar ir en el marcador. Pero al igual que en el primer cuarto, los extremeños se pusieron el mono de trabajo para reducir distancias, asegurando que no habían venido a Palencia de visita turística. Festival anotador por parte de los dos equipos, donde Parejo y Rakocevic dominaban desde el perímetro. 38-44 al descanso y todo por decidir.

Tímida reacción local

Con una canasta de Urko, arrancaba la segunda parte. Una reacción que se quedo en nimia, ya que a partir de ahí, los tiros erráticos y las imprecisiones se apoderaban de los morados, que veían como los visitantes se iban en el marcador por nueve puntos, obligando a Alejandro Martín a solicitar tiempo muerto.

La arenga en esos dos minutos caló de manera especial en el serbio Nikola Cvetinovic, que se erigió como el líder de los palentinos con ocho puntos consecutivos, enchufando a su equipo y a todo un pabellón, de nuevo abarrotado. A dos puntos se pusieron los palentinos, que no querían dejar escapar el partido. Cuando mejor estaba el Chocolates Trapa Palencia y la remontada sobrevolaba el Pabellón Municipal de Deportes, Parejo volví a aparecer para decir que él estaba ahí y que la remontada era un mero espejismo. Otra a vez a remar los palentinos, que a pesar de todo, tan solo estaban dos puntos abajo con diez minutos por jugar.

Partido sentenciado

Los problemas para defender el juego exterior se volvieron a escenificar en el último periodo. Saunders, con dos triples, y las imprecisiones en los tiros de los palentinos ponían en bandeja el triunfo extremeño. Los arreones de Otegui y de Cvetinovic no eran suficientes ante el temple y el buen hacer de los cacereños, que demostraron, a pesar de haber sufrido por mantener la categoría, que podían haber luchado por entrar en el 'play-off'.

Por su parte, el Chocolates Trapa Palencia deberá hacer borrón y cuenta nueva para centrase en la recta final de la temporada, donde lo hecho hasta ahora ya es parte de la historia.

Partido para olvidar en el seno de la plantilla y para el recuerdo de los casi 400 jugadores de la cantera, que acudieron al Pabellón Municipal de Deportes para fotografiarse con los jugadores del primer equipo e inmortalizar una instantánea que ya es un clásico todas las temporadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos