BALONCESTO | LEB ORO

El Chocolates Trapa, de vuelta al trabajo

Urko Otegui dirige la jugada en el entrenamiento de ayer./MARTA MORAS
Urko Otegui dirige la jugada en el entrenamiento de ayer. / MARTA MORAS

El equipo palentino se reincorporó ayer a los entrenamientos para preparar el partido del viernes

Esther Bengoechea
ESTHER BENGOECHEAPALENCIA

Tras el turrón y los villancicos con la pandereta, llega la vuelta al trabajo, a la rutina. Después de desconectar unos días con la familia, nada mejor que sesión de gimnasio y entrenamiento largo para retornar a la cruda realidad. El Chocolates Trapa volvió ayer al trabajo, después del parón de tres días de Navidad. Los de Prado jugaron -y perdieron en el último segundo- ante el Prat en la noche del viernes y ayer por la tarde ya estaban trabajando de cara a la próxima jornada liguera.

«Los jugadores extranjeros no pueden irse con la familia, teniendo solo dos o tres días de descanso. Para ellos, sobre todo mentalmente, es una situación fastidiada», señala Joaquín Prado. «Los jugadores nacionales se han ido todos con sus familias, dándose la paliza con los viajes pero han podido», añadía el técnico morado.

Pressley viajó a Italia con su familia para disfrutar de estas fiestas, mientras que Sani se fue a Madrid con amigos

El jugador estadounidense Bryce Pressley, que tiene a su familia -con el mítico jugador Harold Pressley a la cabeza- en Palencia hasta después de Nochevieja, viajó a Italia con los suyos para disfrutar de estas fiestas tan entrañables, mientras que Sani Campara se escapó con los amigos a Madrid para celebrar la Navidad. Los jugadores internacionales, que no tienen tiempo para regresar con sus familias, hacen los planes que pueden para escapar de la rutina en estas fechas. Nikola Cvetinovic tiene ya en Palencia, estuvo un par de meses solo, a su esposa y a su bebé, mientras que Ruffin no tuvo la suerte de poder contar con su familia, aunque estas no son unas fechas muy celebradas por el pívot.

«Desgraciadamente, los jugadores viven el no tener vacaciones como una rutina y parte de su trabajo, como mucha gente que no puede librar en Navidad. Nosotros tenemos que aceptar la decisión de la Federación y los clubes, como profesionales que somos», argumenta.

Sesión larga

Y por ese motivo, ayer mismo se ponían manos a la obra para preparar el último partido del año ante el Força Lleida. Una hora de gimnasio en el Macfitness daba paso a una sesión larga -hasta las 20:00 horas- de entrenamiento, donde tuvieron que alargar el calentamiento por el frío del pabellón Adolfo Nicolás de Villamuriel. «Hoy ha hecho frío, humedad y no ha salido el sol, que es quien calienta ese pabellón, así que en el pabellón tiene que hacer frío», reconoce Prado.

«Algunos jugadores han viajado y hay que tener un poco de cuidado en la sesión de entrenamiento porque nos tenemos que preparar para el partido pero son épocas donde es más fácil hacerse daño», afirma Prado, que señala que «la intensidad máxima no puede comenzar antes de los 45 o 50 minutos de entrenamiento», agrega.

El equipo morado tiene un día menos para preparar la cita, porque suelen comenzar el domingo por la tarde o el lunes a primera hora. «El entrenamiento táctico se empieza ya porque tenemos poco tiempo, la semana es más corta de lo habitual», señala el entrenador.

El descanso de la próxima semana para disfrutar de la Nochevieja y el Año Nuevo será aún más corto que este, ya que la plantilla palentina retorna a los entrenamientos el 2 de enero a primera hora de la mañana, de cara al partido del siguiente domingo.

Por quinto año consecutivo, la LEB Oro no para en Navidad

Fue en la temporada 2013-2014, en esas navidades se añadió una jornada -para concluir antes la Liga- entre la fiesta de Nochebuena y la noche de Reyes. El nuevo calendario, que propone la Comisión Delegada -compuesta por cuatro clubes- en mayo y que se aprueba en la asamblea anual de junio, enfadó a plantillas y cuerpos técnicos de los clubes de la LEB Oro.

Incluso Jorge García, exjugador de baloncesto, inició un movimiento con una carta -firmada por todos los capitanes de los clubes- que envió finalmente a la federación, protestando por haber perdido las vacaciones navideñas. No llegó a ningún sitio, pero sirvió para mostrar el malestar de los jugadores con este nuevo calendario.

Muchos clubes -más allá de terminar antes la temporada- han alegado la importancia de mantener las jornadas en fechas navideñas por motivos económicos, ya que suele ser los partidos en los que más caja hacen de todo el año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos