El Chocolates Trapa está muy vivo

Bryce Pressley se aprovecha de un bloqueo de Busma. /Antonio Quintero
Bryce Pressley se aprovecha de un bloqueo de Busma. / Antonio Quintero

El conjunto palentino suma su primer punto de la eliminatoria y jugará mañana para igualar la serie

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

Del Pabellón Municipal de Deportes al Hospital Río Carrión. Eso hicieron ayer varios aficionados del Chocolates Trapa al sufrir como nunca en un partido, donde la igualdad, el coraje, la intensidad y alguna parte del cuerpo estuvieron por encima del buen juego.

Y fueron al hospital metafóricamente, porque el encuentro de ayer entre el Chocolates Trapa y el Unión Financiera Oviedo fue un ejemplo de sufrimiento, de corazones en un puño y de nervios a flor piel. Y es que los últimos minutos del encuentro, en los que emergieron los veteranos palentinos, se vivieron encima de las butacas y con las manos en la cabeza cada vez que se lanzaba a canasta. Qué partidazo.

Un encuentro de los que se graban en la retina de los aficionados palentinos que ya están pensando en el partido de mañana y bien lo manifestaron en las gradas del pabellón con cánticos como el 'sí se puede', que seguro que lo llegaron a escuchar hasta los jóvenes de la fiesta de la ITA.

Empezó el encuentro con una canasta de Santana, demostrando el Oviedo que quería cerrar el partido desde el primer minuto. No estaba entre sus planes pernoctar en Palencia, ni visitar hoy los monumentos históricos de la ciudad. Y esa fue la tónica del inicio del encuentro, donde el Oviedo estaba al juego y el Chocolates Trapa, encabezados por Alejandro Martínez, a los árbitros. Entre protesta y protesta, el Oviedo, que dominó los primeros partidos en la pintura, empezó el festival desde el perímetro. Santana, Novak y Barro se merendaban a los morados desde el lanzamiento exterior. Solo faltaba que se animase a la fiesta Carles Marco.

Tras un tiempo muerto de Alejandro Martínez, el Chocolates Trapa, que por esas perdía de once, reaccionó y se puso pico y pala a minar la moral de los asturianos y a reducir distancias. Era otro equipo y era otro arbitraje (la presión de los aficionados, los jugadores y el cuerpo técnico hacían su efecto). El rebote, que tanto penalizó a los morados en Asturias, estaba del lado del Palencia y la defensa del equipo morado empezaba a hacer mella en los asturianos. Como una hormiguita empezaba a reducir distancias en el marcador desde el poste bajo con buenos números de Urko y de Busma. Esta reacción obligó a Marco a pedir tiempo muerto, ya que veía que los morados no paraban.

Con un pabellón, en la peor entrada de la temporada, apretando hasta la extenuación comenzó la segunda parte. Toledo y Busma contrarrestaban las canastas de Arteaga, que recordó en algún momento al Óliver de la primera etapa en el Palencia. Con coraje, cabeza y acierto, el Chocolates Trapa plantaba cara al Oviedo, a pesar de que desde la línea de triple no estaban tan acertados. Precisamente desde la línea de 6,75 igualó el encuentro Nikola Cvetinovic, que recibió en la anterior jugada una clara falta en ataque que los colegiados obviaron. La primera parte concluyó con dos puntos de ventaja a favor de los asturianos, a pesar del buen segundo cuarto de los morados. Quedaba mucho camino por recorrer.

El tercer cuarto fue el de la igualdad. Ningún equipo se iba en el marcador y dejaban todo para el último periodo. Los pívots 'bajitos' del Palencia eran capaces de defender y anular a los corpulentos jugadores interiores del Oviedo, evitando de esta forma que el conjunto de Marco se fuese en el marcador. Todo por decidir en los último diez minutos y una venta de dos puntos para los ovetenses (49-51).

Primera ventaja

Sergi Pino tomó las riendas del encuentro en el último cuarto. Cuatro puntos consecutivos del escolta catalán daban la primera ventaja en el partido al Chocolates Trapa. Eran momentos de nerviosismo y de imprecisiones, que afectaban a los dos conjunto. Pero en ese mar de dudas salió la veteranía de los jugadores del conjunto palentino, que no se resignaban a dar por concluida la eliminatoria y la temporada. La experiencia de Urko y Grimau, los mejores del Palencia, junto con Pressley, daban la tranquilidad a los suyos a falta de 18 segundos para el final, cuando señalaban una antideportiva a favor del Chocolates Trapa. Jordi Grimau no fallaba desde la línea de tiro libre y sellaba la primera victoria de los palentinos en esta eliminatoria, que volverán a jugar mañana con la intención de igualar la serie y meter presión a los asturianos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos