LEB Oro

El Chocolates Trapa recibe un guantazo de realidad

Grimau intenta lanzar ante la férrea defensa del CB Prat. /Antonio Quintero
Grimau intenta lanzar ante la férrea defensa del CB Prat. / Antonio Quintero

Los de Alejandro Martínez caen ante el CB Prat en un partido en el que nunca tuvieron opciones

LÍA Z. LORENZOPalencia

El Chocolates Trapa Palencia vivió ayer la sensación de impotencia por primera vez en la etapa de Alejandro Martínez para acabar perdiendo ante el CB Prat (67-76). Los jugadores morados lo intentaron todo y se estrellaron una y otra vez ante la chispa de los catalanes, un equipo muy trabajado tanto en defensa como en ataque. Los morados fueron inoperantes en ataque e impotentes en defensa frente a un equipo que ayer parecía capaz de anotar desde todos los ángulos. La única buena noticia es que el Chocolates Trapa Palencia tiene corazón y se aferró a él para que la diferencia no fuera aún mayor. La mala es que sobre la pista se vio una diferencia abismal entre un equipo y otro. Tras la buena racha de los de Alejandro Martínez, el partido supuso un guantazo de realidad para los morados.

El choque empezó a definirse en dos aspectos muy importantes: el rebote y el juego exterior. El primero lo dominaba en los primeros minutos el equipo local, muy concienciado de que no podía dar segundas oportunidades a los catalanes. Y, sorprendentemente, los jugadores exteriores del CB Prat anotaron más triples durante los primeros cinco minutos que los palentinos, más centrados en su juego interior (11-7). Al final, los catalanes dominarían tanto el rebote como el tiro exterior. Los barceloneses se pusieron por delante en el marcador por primera vez en el partido gracias a un triple de Blanco cuando aún restaban dos minutos para el final del primer cuarto (13-15), que terminó con una ventaja de cuatro puntos para los catalanes tras un triple sobre la bocina de Blanch. El lanzamiento le valió una reprimenda a Campara por parte de Grimau, lo que demostraba a las claras que los morados querían dar un golpe de autoridad antes del 'play-off'. Pero el CB Prat ha sido uno de los equipos más sólidos de la temporada y con otro triple de Campbell elevó la diferencia hasta los nueve puntos (18-27) cuando solo se había disputado minuto y medio del segundo cuarto.

Diferencias

Los barceloneses tenían la mano caliente y otro triple de Joaquín Portugués elevó la diferencia hasta los doce puntos (18-30). Y justo cuando Alejandro Martínez solicitaba tiempo muerto, Pressley apareció para robar, anotar y cortar la racha del CB Prat (20-30). El técnico local anuló el tiempo y los jugadores morados apretaron los dientes para permanecer en el partido ante el espectacular despliegue ofensivo catalán. Porque en esos momentos, los visitantes anotaban de todas las formas y colores, con la misma facilidad desde dentro que desde fuera, a pesar de la intensa defensa del Chocolates Trapa.

Un triple de Ortega abrió la primera gran diferencia en el marcador a falta de cinco minutos para el descanso (23-37). El arsenal ofensivo de los barceloneses parecía inmune a la defensa morada, mientras que el ataque local estaba muy atascado, incapaz de encontrar la fluidez de otros días. A los jugadores morados les costaba encontrar buenas posiciones de tiro y cuando lo hacían no conseguían anotar. En el otro lado, las canastas se sucedían inalterables y un nuevo triple de Ortega obligaba a Alejandro Martínez a pedir tiempo muerto (25-42). El parón permitió a los palentinos frenar levemente la sangría ofensiva del CB Prat, pero los barceloneses se fueron con una contundente ventaja de 18 puntos a los vestuarios (31-49). Los catalanes habían firmado una primera parte increíble desde el 6,75, con un espectacular 60% de acierto (9/15). Enfrente, un desconocido Chocolates Trapa solo había anotado un triple de seis intentos. Al Chocolates Trapa solo le quedaba enseñar los colmillos en defensa para tratar de reducir las diferencias y volver a meterse en el partido.

Lo dejaron claro Sergi Pino y Grimau en los primeros compases del tercer cuarto con dos contundentes faltas ante las penetraciones Agada y Blanch. Tanto subieron la intensidad que Grimau vio como el árbitro le pitaba falta más falta antideportiva en la misma jugada. Blanch anotó los cuatro tiros libres y la diferencia se mantuvo constante en los 18 puntos (38-56). Una tercera falta casi consecutiva de Grimau sacó al alero y al Chocolates Trapa Palencia definitivamente del partido. Al CB Prat le salía absolutamente todo y los jugadores morados empezaron a perderse en las protestas a los árbitros al entender que el criterio arbitral era diferente en las dos canastas. Las protestas a los colegiados metieron de lleno al pabellón en el partido, que apretó como nunca para que el Chocolates Trapa redujera diferencias y entrara con opciones en el último cuarto.

Pero el CB Prat estaba de dulce en la tarde de ayer y un triple sobre la bocina, bien defendido por Cvetinovic, de Saúl Blanco desde más de ocho metros devolvía de golpe las distancias (48-64). Pero el Chocolates Trapa Palencia había conseguido aferrarse al partido con la punta de los dedos y un triple de Cvetinovic y un contraataque bien definido por Pino reducía las diferencias hasta los 12 puntos (55-67). Pero nada podía frenar ya a un CB Prat que en ningún momento bajó su velocidad de crucero. Un nuevo triple de Joaquín Portugués acabó de golpe con las esperanzas moradas. Los palentinos habían sido capaces de no dejarse llevar, pero nunca pusieron en peligro la victoria visitante. Ayer, solo pudieron ver impotentes como el CB Prat se exhibía sobre la pista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos