BALONCESTO | LEB ORO

El Chocolates Trapa Palencia vence al Breogán Lugo y convence

Quique Garrido conduce el balón ante Díaz./MARTA MORAS
Quique Garrido conduce el balón ante Díaz. / MARTA MORAS

El equipo de Prado se impone a los de Lezcano, uno de los rivales fuertes de la categoría, en el partido de presentación ante la afición palentina

Esther Bengoechea
ESTHER BENGOECHEAPALENCIA

El Chocolates Trapa Palencia tuvo su primer examen ante su afición midiéndose al Cafés Candelas Breogán Lugo de Nacho Lezcano, aprobando con nota, tras imponerse a los gallegos por 88-83.

En el pabellón Mariano Haro, el equipo palentino se presentó ante su público. Hubo un caluroso aplauso para Nacho Lezcano, que compartió ocho temporadas con el club colegial, y para los locales Urko Otegui y Lamont Barnes, junto con Quique Garrido, de vuelta en el vestuario morado.

Tardó en moverse el marcador del pabellón, hasta que Urko Otegui inauguró el luminoso después de más de dos minutos de juego. Sin despegarse mucho se ponía por delante el conjunto gallego, hasta que una jugada –que ponía al público en pie– entre Bryce Pressley y Sani Campara terminaba con triple del base y ventaja para los palentinos, que acabaron el cuarto por delante (21-18).

Los siguientes diez minutos del choque tuvieron como protagonistas a los lucenses, que demostrando mayor rodaje en esta pretemporada se aprovecharon de los errores locales para irse en el resultado. Hubo un amago de recuperación por parte de los colegiales, quienes tras un tiempo muerto de Prado anotaron un parcial de 7-0 para colocarse a tres del rival (34-37). Pero los gallegos dieron la vuelta a la tortilla para llegar al descanso con un 34-41.

El capitán Urko Otegui fue el máximo anotador del equipo y del partido con 19 puntos

Tras el paso por los vestuarios, los palentinos volvieron a clase más aplicados que nunca y se ganaron –en varias jugadas– la ovación del público local, que se acercó al pabellón un martes por la noche para ver a la plantilla del Chocolates Trapa Palencia en acción. Baste decir que en diez minutos, los pupilos de Prado anotaron 32 puntos y dieron la vuelta al marcador (66-56), gracias a su gran labor defensiva y a un gran Bryce Pressley junto al incombustible Urko Otegui, máximo anotador del equipo palentino y de todo el partido con 19 puntos.

Diez arriba en el marcador se llegaba al último cuarto del choque, donde los de Lezcano subían las revoluciones en busca de la victoria. Llegaron a ponerse 73-70, hasta que un gran Quique Garrido tiró de casta y de acierto exterior, obligando a los rivales a pedir tiempo muerto para evitar una estampida en el luminoso. Sin Ruffin en la cancha por un esguince, los de Prado continuaron trabajando en defensa y en ataque hasta firmar la victoria (88-83) ante uno de los rivales más complicados de la categoría. Comienza bien el curso para el Chocolates Trapa Palencia.

Fotos

Vídeos