baloncesto. liga leb

El MyWigo cae en el tercer partido del 'play-off' ante el Breogán: 77-85

fotogalería

/ Ricardo Otazo

  • El conjunto de Fisac solo aguantó los dos primeros cuartos y se coloca con una desventaja de 2-1 en la eliminatoria

El MyWigo Valladolid cayó en Pisuerga ante el Ribeira Sacra Breogán Lugo (77-85), que se coloca con ventaja de 2-1 en las semifinales de ascenso al mejor de cinco encuentros. Los morados mantuvieron la ventaja hasta el segundo cuarto, pero sucumbieron tras el descanso ante un Breogán más entonado y ahora se ven obligados a ganar los dos próximos partidos si quieren mantener vivas las esperanzas de pasar a la final del 'play-off'.

El MyWigo Valladolid salió a la cancha con una intensidad altísima, sin dar tregua atrás. La defensa pegajosa, llena de variantes, frenó inicialmente la pretendida superioridad del Breogán en el juego interior. El primer intercambio de disparos mantuvo igualado el marcador, hasta que el cuadro vallisoletano inició el despegue. La entrada de Montañez al parqué activó aún más a un MyWigo muy enchufado. El escolta se destapó con una fulgurante bandeja con personal y un triple que aumentó la renta morada hasta el 18-9 (primer cuarto, 2:23). Álex López quiso morder la ventaja a base de tiros libres, pero un triple de Javi Lucas y un tiro a tabla de De la Fuente mantuvieron la distancia local al término del primer cuarto (25-15).

El equipo lucense pisó el acelerador en el segundo periodo y el MyWigo atravesó un bache ofensivo que permitió al Breogán disponer de la primera ventaja del choque (29-30, 5:43), cimentada en las canastas de Mortellar bajo el tablero y el acierto de Álex López desde la línea de 6,75. Pero los morados se crecen siempre en este tipo de situaciones y contrarrestaron de inmediato el empuje visitante. Uclés devolvió la ventaja con un 'fade away' y Uriz completó magistralmente un contraataque en dos acciones consecutivas. El juego se enredó en las dos orillas y el marcador fluctuó con diferencias mínimas. McGhee rebañó el aro pucelano una y otra vez porque el MyWigo no lograba cerrar bien el rebote. En la otra zona, apareció Sergi Pino para ejercer de desatascador, con un triple que dio oxígeno al equipo de Fisac. Lucas machacó el aro tras un robo y asistencia de Alvarado, pero Matulionis y Llorca, sobre la bocina, recortaron el resultado hasta el 43-40 del descanso, un marcador que dejaba las espadas en todo lo alto y que resumía la igualdad del choque en la primera mitad.

Un lanzamiento de tres de Álex López y una canasta de Álex López dieron la ventaja al Breogán al inicio del tercer periodo. Las desgracias se acumularon para el MyWigo con la lesión de Javi Lucas, que tuvo que abandonar el choque y se quedó desolado en el banquillo. En el tira y afloja, los vallisoletanos recuperaron la iniciativa con tres tiros libres de Rakocevic, pero Llorca y Matulionis comenzaron a poner tierra de por medio (50-56, 3:23), en medio de las protestas del público por la discutida actuación arbitral. El Breogán impuso su dominio en la pintura, donde eclosionó McGhee, al que nadie pudo frenar. El marcador se disparó hasta un 52-61 (1:40). El MyWigo sufrió en defensa y se ofuscó en ataque, con pases erróneos y mala selección de tiros. Al término del tercer cuarto la batuta del choque correspondía claramente al Breogán, que hizo acopio de un mullido colchón de nueve puntos (54-63).

El último tramo del partido siguió con la misma dinámica: los gallegos mandaban en la pintura y en el juego exterior, pero de nuevo reaccionó el My Wigo, con un triple de Alvarado y una canasta de Pino tras un robo que permitió a los morados acercarse a seis puntos (63-69, 7:25). Los gladiadores apretaron la tuerca defensiva, interceptaron líneas de pase y cerraron el candado reboteador bajo la canasta. En ataque, en cambio, siguieron los problemas. El recorte se gestó desde la defensa presionante, la línea de tiros libres y la producción ofensiva de De la Fuente y Sergi Pino. A falta de 3:20 para el final, la ventaja lucense había quedado reducida a tres puntos (74-77). Un triple del pistolero Sergi Pino levantó al público de Pisuerga de sus asientos: la contienda quedaba igualada a 77 puntos. "¡Sí, se puede!", bramó la grada.

A los jugadores del Breogán se les encogieron las muñecas, de nuevo sometidos al síndrome de la remontada morada. Pero los vallisoletanos también se precipitaron en el tiro, mientras Porfi Fisac pedía mantener la cabeza fría. Llorca rompió la sequía gallega con un tiro a tabla (77-79: 1:05). Sergio de la Fuente falló dos tandas de tiros libres y el Breogán fue clavando la daga tras una bandeja de Llorca (77-82, con 39 segundos por jugarse). Montañez lanzó un triple a la desesperada que escupió el aro. McGhee martilleó la ventaja del Breogán con un tiro libre (77-83) y el partido acabó con trifulca tras una falta sobre Llorca. El escolta no falló desde la línea de personal y los gallegos se llevaron la victoria por 77-85.