CBC Valladolid

Pepe Catalina desvela las claves del Carramimbre

Pepe Catalina, director deportivo del CBC Valladolid.
Pepe Catalina, director deportivo del CBC Valladolid. / EL NORTE

Rapidez e ideas claras, principales virtudes del CBC Valladolid para confeccionar la plantilla seis semanas antes del inicio de Liga

LAURA ASEGURADOVALLADOLID

Manteniendo el bloque del ascenso (Wade-Chatman, Sergio de la Fuente, Daniel Astilleros, Graham-Bell y Davichu Ortega) a la plantilla del Carramimbre CBC Valladolid para la próxima temporada en LEB Oro se han añadido jugadores de proyección y con experiencia en la categoría, como son el base Óscar Alvarado, el escolta Greg Gantt, el alero Alejandro Reyes, el ala-pívot Max Hopfgartner, y los pivtos Rares Uta y Jito Kok, que han terminado de confeccionar una plantilla que inicia el 29 de septiembre su andadura por la soñada LEB Oro en la primera jornada de liga ante el Magia Huesca.

Y si hay algo que sorprende es la rapidez con la que la directiva del club carmesí ha confeccionado el equipo. Pepe Catalina, gestor del área deportiva y pilar fundamental de la estructura del club, revela las claves del éxito de la rápida confección de la plantilla y se muestra «muy contento» de los resultados logrados para los «recursos tan limitados» con los que cuenta el club. En palabras de Catalina, «nos hemos manejado con coherencia, ilusión, mucho trabajo y rapidez», esta última, fundamental en una exigente liga como la LEB Oro en la que el presupuesto es un factor clave. Además, «somos personas responsables», se refiere Catalina a su persona y la de Mike Hansen y Paco García, que desde el día uno se han puesto «manos a la obra».

«Se ha producido un efecto dominó», señala el gestor deportivo. Los equipos descendidos de la ACB, como es el caso del Manresa o el Betis, este último aceptado a última hora en ACB pero que ya había fichado a cuatro importantes jugadores de LEB Oro, cuentan con un mayor presupuesto que el resto, especialmente con respecto a los equipos recién ascendidos como es el caso de las ardillas. Esto hace que equipos asentados en la categoría como el Palencia, el Melilla o el Breogán, entre otros, pasen a un «segundo escalafón» a la hora de fichar jugadores. Por ello, El CBC Valladolid consciente de sus limitaciones, tenía clara la importancia de ser «rápidos para adelantarse a las circunstancias», explica Catalina, quien añade que «si no hubiéramos sido rápidos, a día de hoy no podríamos tener a algunos de los fichajes que tenemos o haber mantenido a los que ya teníamos». Una labor que, en palabras del gestor deportivo, «no ha sido muy fácil, aunque de puertas para fuera lo parezca».

Objetivo: la permanencia

Un duro trabajo que se ha caracterizado por su cercanía y muestra de interés por los jugadores ojeados. «Cada fichaje ha tenido su elaboración. Nos hemos ocupado de hablar no solo con los representantes de los jugadores, sino con los propios jugadores y con su entorno más cercano», manifiesta Catalina, quien ha tratatado de hacer llegar las propuestas a los jugadores de la «forma más directa posible».

Con el objetivo de consolidar al equipo en la liga, pero sobre todo de hacer una plantilla que genere ilusión y deposite confianza en la afición, desde la directiva se busca ser lo más «competitivo posible con el presupuesto con el que se cuenta», y aunque a priori sobre el papel parece haberse conseguido, el club espera que el trabajo realizado se vea «reflejado en la cancha», porque aunque su mayor traba haya sido el «limitado presupuesto» con el que partían, Catalina asegura que la plantilla que se ha formado «es para estar muy satisfechos».

Si por algo destaca Paco García es por su espíritu ganador. El objetivo primordial que afronta el equipo en su nueva etapa por la segunda máxima categoría profesional del baloncesto español es el de lograr la permanencia, pero no se van a «conformar» únicamente con eso. Catalina asegura que el carácter ganador del entrenador Paco García hará que «no renuncien a nada».

A la plantilla del primer equipo se le sumarán cuatro jugadores júniors procedentes de las categorías inferiores del CBC Valladolid, que entrenarán junto al primer equipo y en función de su evolución podrán llegar a ponerse la camiseta del Carramimbre y disputar de algún minuto, quien sabe si muchos, en LEB Oro.

Fotos

Vídeos