Baloncesto

El gran año del Carramimbre

Jito Kok. /A. Mingueza
Jito Kok. / A. Mingueza

La clasificación para el 'play-off', la guinda para una gran campaña de un debutante en LEB Oro

V. BORDAValladolid

Brillante. Meritoria. Fantástica. Todo estos son adjetivos que se pueden aplicar perfectamente a la temporada recién finalizada del Carramimbre Ciudad de Valladolid. Con una plantilla con siete jugadores debutantes, al igual que el club, en la LEBOro, el equipo carmesí ha navegado por aguas tranquilas casi todo el año. Nada menos que 29 jornadas de las 34 que componen la fase regular ha estado en posición de 'play-off' y, con quince triunfos, ha acabado noveno y ha disputado la fase por el título.

Opinión

El mérito de este equipo es que ha ganado batallas con un arsenal más limitado que clubes que han acabado por debajo o a la par. Paco García ha exprimido, como solo él sabe, todo el zumo que tenía la 'naranja' vallisoletana. Cuatro jugadores han brillado por encima del resto. Sergio de la Fuente, el capitán y pilar angular del proyecto, ha sido el tercer anotador de la competición en la fase regular, con 15,3 puntos por partido. Su compañero Henri Wade-Chatman ha acabado como sexto mejor a la hora de anotar, con un promedio de 14,5 puntos. También, en lo que respecta a la fase regular, Óscar Alvarado resultó el mejor asistente –6,38 por encuentro– y el noveno recuperador de balones –1,56 por partido–. Jito Kok ha brillado como el matador por excelancia de la LEBOro, con 1,16 mates por choque en la liga regular y segundo mejor taponador de la competición.

La regularidad ha sido, sin duda, el talón de aquiles de las ardillas. Greg Gantt, el francotirador de la plantilla, ha aparecido de manera intermitente al igual que su compatriota Wade-Cahtman. Algo parecido ha pasado con Kok, un jugador de enorme talento físico, pero serios problemas para jugar el uno contra uno. Max Hopfgartner tampoco ha tenido un gran peso en la rotación y lo mismo ha pasado con Rowell Graham-Bell, un jugador determinante durante la campaña anterior en la LEBPlata.

El fichaje de Lamont Barnes solo ha servido para subir el nivel de los entrenamientos, pues su aportación en pista ha sido escasita. Uta despertó con la llegada del ex del Chocolates Trapa, pero no ha tenido mucho impacto en el devenir liguero de las ardillas. En la parte positiva, dos hombres de la casa han progresado adecuadamente. Son Daniel Astilleros, en plena reconversión a escolta y que siempre ha dado un plus defensivo y de intensidad, y Álex Reyes, un alero que atesora capacidad para hacer grandes cosas.

En el 'play-off', al Carramimbre se le han visto las costuras. Prat, todo un equipazo, era el segundo clasificado de la fase regular y la mejor defensa de la Liga. Eso ha hecho que los promedios de acierto de los vallisoletanos hayan bajado de manera importante con respecto a los de la fase regular. Cuando un equipo te gana en los cinco enfrentamientos que tienes en una temporada es señal inequívoca de que eres sensiblemente inferior.

La falta de un pívot anotador se ha dejado notar durante la temporada. Será uno de los déficit a cubrir en el proyecto de plantilla para la próxima campaña, de nuevo con Paco García en el banquillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos