Baloncesto

Derrota con buena imagen

Wade-Chatman. / R. Ordoñez

El Carramimbre Ciudad de Valladolid cede a la lógica y cae en la final de la Copa Castilla y León frente al San Pablo Burgos

OPTABurgos

El Carramimbre Valladolid no pudo dar la sorpresa en la final de Copa Castilla León donde solo aguantó un cuarto ante un San Pablo Burgos que el fin de semana debutará en ACB y que puso de manifiesto tanto su mayor profundidad de banquillo como su superioridad técnica.

Los de Paco García además acusaron el notable cansancio de la intensa pretemporada y tuvieron la mala noticia de tres lesiones, especialmente preocupante la de Graham-Bell en su hombro izquierdo.

Puso en pista de inicio a su mejor equipo posible el San Pablo y lo mismo hizo Paco García en los vallisoletanos, tratando de esta forma de competir en la medida de lo posible y cerrar la copa con buen sabor de boca. Especialmente acertado en los vallisoletanos el pivot Jito Kok, posteriormente elegido jugador más valioso del campeonato y que sostuvo al Carramimbre en el primer periodo. En cuanto el holandés fue al banquillo, fue cuando los azulones abrieron brecha en el marcador y sentenciaron prácticamente el choque.

83 San Pablo

Corey Fisher (8), Álex López (4), Deividas Gailius (8), Javi Vega (4), Deon Thompson (10) –equipo inicial–, Thomas (8) Edu Martínez (6) Alex Barrer (5) Tadas Sebekerskis (5) Goran Huskic (9), Sebas Saiz (14), Felipe (2) y Koke Santos.

65 Carramimbre

Óscar Alvarado (4), Graham-Bell (5), Greg Gantt (7), Sergio de la Fuente (9), Jito Kok (16), Wade-Chatman (6), Álex Reyes (2), Uta (6), Astilleros (6) y Hopfgartner (4).

Parciales
20-18; 24-16; 19-15; 20-16.
Árbitros
Bulto Martínez y Fernández Martínez.

En los primeros compases, el Carramimbre trataba de frenar el juego, evitar la velocidad y rápida circulación del balón y buscar un ritmo más pausado, algo en lo que Alvarado estuvo acertado en el primer cuarto. Junto al poderío de Kok por dentro dominaron el rebote, lo que hizo que los burgaleses no pudieran escaparse en el marcador e incluso los vallisoletanos gozaron de dos ventajas, 11-13 y 14-16 que les hacían soñar con el partido.

No fue así porque una vez que Fisher aún lejos de su mejor forma se fue al banquillo y entró en pista Sreiner los burgaleses incrementaron su acierto y castigaron los errores del Carramimbre especialmente notables en el lanzamiento exterior. El inicio del segundo cuarto con Cook en el banquillo fue su punto de inflexión. Huskic se adueñó de la pintura y las rentas se dispararon rápidamente hasta los más 10, 32-22, momento en el que Paco García paró el partido con tiempo muerto e hizo retornar a Kok a la pista. No fue suficiente, porque el cansancio de la semifinal del día anterior hizo mella tanto en el pívot como en sus compañeros y las continuas rotaciones en el San Pablo impidieron la reacción vallisoletana. Al descanso la renta ya era de 10, 44-34 y Paco García decidió en la segunda parte no correr riesgos, reduciendo los minutos en pista de Kok y Alvarado, así como de otros hombres importantes pero aún así no evitó las malas noticias en forma de lesión. La más preocupante en el minuto 33 la de Graham-Bell, a quien se le salió el hombro en una acción fortuita en el suelo. Posteriormente, también Reyes y Gantt sufrieron sendas torceduras en un partido en el que el único aliciente era conocer la diferencia final a favor del San Pablo que igualmente bajó el pistón, pese a lo cual logró una cómoda victoria de 18 puntos arriba.

Los técnicos

Paco García, técnico visitante se mostró satisfecho con su equipo pese a la derrota. «Hemos intentado luchar con lo que teníamos y podíamos. Lo hemos conseguido en el primer cuarto cuando hemos estado bien y hemos limitado los errores. Sin embargo en el segundo hemos cometido imprecisiones que han permitido al San Pablo correr, anotar con facilidad en el contragolpe que era lo que queríamos evitar y demostrar su notable superioridad física. Para nosotros era el séptimo partido en 14 días y el desgaste es notable, pero aun así lo hemos dado todo hasta el descanso y hemos intentado evitar riesgos pensando sobre todo en el debut de la competición. Me voy muy satisfecho con el papel del equipo en esta Copa Castilla y León», dijo.

Por su parte, Diego Epifanio, técnico del Burgos, se mostró ilusionado cara a la temporada en la que jugaran en ACB. «En cuanto al partido es una alegría ganar. Ha sido un partido en el que nos ha costado entrar en el primer cuarto. Hemos estado indolentes, sobre todo atrás, aunque a partir del segundo hemos incrementado nuestra actividad, hemos hecho el trabajo que queremos y como un partido ya el último de pretemporada hemos podido hacer distintas pruebas, alternar las diferentes parejas para ver cómo se entienden y trabajar en acoplar algunos jugadores y nuestros sistemas tanto defensivos como ofensivos. Llega una temporada ilusionante en la que hemos visto que los jugadores vienen con ganas y la gente más aún, pero debemos mantener los pies en el suelo en todo momento», destacó.

Fotos

Vídeos