Baloncesto

El Carramimbre saca casta y calidad para ganar en Barcelona

De la Fuente postea ante Herun/
De la Fuente postea ante Herun

El juego coral y engrasado de los vallisoletanos superó al talento individual y la bisoñez de los azulgrana

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISAValladolid

Decía la víspera Paco García que el Barcelona B era de los peores rivales que podía encontrarse el CBC Valladolid en estos momentos. Probablemente lo dijo para motivar a sus chicos. Y los chicos se motivaron. Desde luego, si lo dijo por eso, acertó. Pleno al quince para el técnico. El Carramimbre se sacó en Barcelona un partido de esos que pueden no ser especialmente brillantes y espectaculares, pero que fue una magnífica oda a la solidaridad como equipo, al juego coral, a las ayudas y al compañerismo. Nadie se escondió y todos aportaron al máximo cuando tuvieron que hacerlo. Y el resultado lo refleja.

75 Barcelona Lassa

Maxim (3) , Figueras (5), Samanic (0), Font (16) Diagné (4),Martínez (13) , Dedovic (8), Kurucs (7), Titic (6) y Herun (13)

84 Carramimbre CBC Valladolid

Wade Chatman (11), Gantt (25), Alvarado (6), Alex Reyes (0), Uta (0), Astilleros (3), Grham-Bell (3) , De la Fuente (9), Kok (13) y Hopfgartner (8)

Parciales
21-20; 21-19; 12-29 y 19-16
Árbitros:
Bravo y Martínez. Tirando a caseros, pero sin influir en el marcador

La lucha táctica que se emitía desde los banquillos se percibió desde el primer momento sobre el parquét del centro de deportes de la ciudad deportiva azulgrana. Julbe y Paco García -viejos lobos de mar ambos-, ofrecieron un recital de recursos. Defensas alternativas por parte del catalán, variadad ofensiva en los sistemas por el lado pucelano. Pero García cuenta con una ventaja: sus chicos juegan para el equipo, mientras que Julbe ha de lidiar con un grupo de jugadores talentosos a los que les importa más mirar las estadísticas al final del partido que el juego en conjunto. Y esa baza es la que jugaba el Carramimbre.

El mayor problema con el que se tuvo que enfrentar el CBC Valladolid fue la superioridad en el rebote de los locales. Ello exigía una defensa cerrada y profunda a la vez. Y durante muchas fases del encuentro se logró. Pero, con todo, esa superioridad en centímetros de los de Julbe les facilitaba segundos y terceros lanzamientos. Y en ellos sedimentaron los del Barcelona el triunfo parcial en la primera parte. El CBC, empero, lanzaba vibraciones muy positivas. Su juego coral, su versatilidad y el compromiso de los jugadores compensaban las individualidades. Pese a que se pasó gran parte de esos primeros 20 minutos haciendo la goma -ahora +7, ahora +1-, las ardillas no le perdían la cara al choque a la espera de que la bisoñez rival abriera la ventana para escaparse.

Y esa bisoñez tuvo su momento al inicio del tercer cuarto. El 2-16 que endosaron de parcial, con Kok y De la Fuente en modo estelar, acabó siendo definitivo para el devenir del encuentro. LA salida concentrada y eficaz de los pucelanos dejó KO a los locales. Y el CBC olió la sangre y se lanzó a fondo a hundir el estoque a base de defensa y de ataques largos que acababan en penetración o tiro cómodo.

El partido parecía encarrilado. las ardillas masticaban cada ataque y los locales fallaban y fallaban canastas fáciles. Solo el orgullo de los azulgrana, y su calidad individual, puso un punto de miedo en el tramo final. Tres minutos de imprecisiones constantes que acabaron resolviendo los jugadores con más aplomo: Chatman, De la Fuente, Gantt y Alvarado. Y la novena victoria cayó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos