LEB Oro

El Carramimbre no puede con el Manresa en Pisuerga

Óscar Alvarado, presionado por dos jugadores del ICL Manresa/Rodrigo Jiménez
Óscar Alvarado, presionado por dos jugadores del ICL Manresa / Rodrigo Jiménez

Sergio de la Fuente, con 15 puntos y 14 rebotes, fue el jugador local más valorado

Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

No pudo ser. El Carramimbre Ciudad de Valladolid se estrelló contra la superioridad mostrada por el IC LManresa, uno de los poderosos de la competición, un histórico que va a pelear seguro en el nuevo año por recuperar la máxima categoría. Las ardillas lo intentaron, pero se vieron superadas por un cuadro catalán en el que Jordi Trias fue el rey y señor de la pintura y el juego.

Es verdad que al Ciudad de Valladolid se le notan demasiado las costuras cuando se mide a equipos de máximo potencial. La valoración negativa de Kok (-3), Uta (-1) y Hopfgartner habla muy a las claras por donde fueron los tiros. Trias, con una valoración de 26 (12 puntos y 10 rebotes), lideró a su equipo acompañado por secundarios de peso como Costa, Jou, Hamilton, Djounorou, Álvaro Muñoz o Lundberg. Buen equipo que supo llevar el partido a su campo y que leyó bien en cada momento qué necesitaba.

El primer cuarto, el de tanteo, fue el más igualado en el marcador y enel juego. Del empate a cuatro se pasó a un 5-12 en un momento. El banquillo visitante recibió una técnica por protestar y el Carramimbre aprovechó el tirón para ponerse a un solo punto (11-12), con un Wade-Chatman mayormente como visitante de la línea de personal. Al final de los diez primeros minutos se llegaba con 13-16 para los manresanos.

65 Carramimbre CBC Valladolid

Óscar Alvarado (0), Rowell Graham-Bell (7), Greg Gantt (11), Sergio de la Fuente (15) y Jito Kok (2) -quinteto titular-. También jugaron: Álex Reyes (5), Eduardo Castaño (-), David Paniagua (-),Cristian Uta (0), Daniel Astilleros (5), Henri Wade-Chatman (20) y Max Hopfgartner (0).l

74 ICL Manresa

Jordan Djounorou Sakho (6), Lluis Costa (9), Georges Hamilton (5), Guillem Jou Coll (7) y Gabriel Lundberg (11) -quinteto titular-. También jugaron: Jakuvas Gintvainis (), Álvaro Muñoz (11), Jordi Trias (12), Javier Mugica (-), Daniel García (5), Alejandro Mazaira (-), David Noah Allen (8) y Nil Bria (-).

Parciales
13-16, 16-18, 18-27 y 18-13
Árbitros
Quintanas López, Asier y Lizana Moreno, Joaquín

En el segundo cuarto, la igualdad volvió a presidir el juego. Los locales llegaron a empatar a 27 tras un 2+1 de Graham-Bell (m. 16), pero los errores de lanzamiento y los ataques demasiados espesos fueron respondidos por un parcial final de 2-7, que dejó al descanso el electrónico en 29-34.

La reanudación supuso el principio del fin. Los visitantes, que solo habían anotado un triple al descanso, lograron cuatro en ese periodo. Un 2-14 de salida disparó todas las alarmas. Con 34-48 (m. 24), tiempo muerto de Paco García para frenar la sangría. Los manresanos llegaron a dominar de 17 puntos. El Carramimbre devolvió un 7-0 (41-51), pero una rigurosa técnica a Alvarado (pésimo arbitraje el de ayer) frenó la reacción y el Manresa cogió aire. Con 47-61 se entraba en el último cuarto de encuentro.

En los últimos diez minutos, emergió la figura de Sergio de la Fuente, pero el ala-pívot, con el apoyo de Wade-Chatman, resultó insuficiente para acercarse en el marcador más de lo necesario. Los locales llegaron a colocarse a nueve puntos (56-65), pero Manresa no tenía mayores problemas para superar la zona local, coger rebotes ofensivos que les dieron segundas y terceras opciones de tiro en algún caso. Al final, 65-74 para los hombres de Aleix Durán. Pisuerga se quedaba sin regalo de Navidad, sin el broche perfecto para despedir en casa un ya imborrable 2017.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos