Baloncesto

El arbitraje impide el triunfo del Carramimbre ante el líder

Lofber, desde el suelo, se lleva un balón ante Graham Bell y Christian Díaz. /Henar Sastre
Lofber, desde el suelo, se lleva un balón ante Graham Bell y Christian Díaz. / Henar Sastre

Gran partido de las ardillas, que plantaron cara al Breogán hasta el último segundo

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

Un arbitraje parcial en los últimos cuatro minutos de partido, en el que todo se pitó en contra del Carramimbre, impidió que los vallisoletanos diesen la sorpresa y se impusiesen al líder Breogán. Los hombres de Paco García remontaron el partido tras el descanso con una defensa muy agresiva e incluso se colocaron con siete puntos de ventaja en el último cuarto merced a un trabajo extraordinario de todos sus hombres, pero las decisiones de los colegiados frenaron el ímpetu de las ardillas, que finalmente perdieron por un solo punto 84-85.

84 Carramimbre

Chatman (17), Gantt (15), Graham Bell (5), De la Fuente (9), Kok (10) -cionco inicial-, Alvarado (8), Reyes (7), Uta, Astilelros (7), Hopfgartner (6)

85 Breogán

Uriz (3), Lofber (17), Arco (19, Stianbrook (8), Demetrio (19) -cinco inicial-, Fuzaro (5), Cigoja, Rubio (2), Christian Díaz (11), Quintela (2).

Parciales:
24-20, 13-24, 21-15 y 26-26
Árbitros:
Alejandro Aranzana y Jaime Gómez.
Incidencias:
Unos 1.700 espectadores en el Pisuerga.

El Breogán demostró desde el inicio su condición de gallito de la LEB Oro, y aunque en el primer cuarto, los de Paco García se marcharon con un 24-20, nada pudieron hacer en el segundo acto cuando el poderío de los lucenses en la pintura, con Stainbrook como protagonista,, logró colocarse con siete puntos de ventaja. A pesar de ello, el equipo vallisoletano no bajó los brazos y se mantuvo siempre dentro del partido para llegar al descanso con 37-44.

Tras el paso por el vestuario comenzó otro partido. La defensa de las ardillas incrementó su intensidad. Cada cruce y cada bloqueo era una auténtica batalla y de esta forma, y con el acierto de Gantt de cara al aro, De la Fuente colocó el empate (49-49) mediado el cuarto, e incluso Hoptgartner volvió a poner a las ardillas por delante (58-57) cuando estaba a punto de finalizar el tercer acto.

Con las espadas en todo lo alto y con un Carramimbre lanzado, en el último cuarto los de Paco García ofrecieron su mejor versión en una situación de guerra de guerrillas que le venía al pelo. La agresividad e intensidad permitió a las ardillas tomar ventaja en el marcador ya que no solo funcionaba la defensa sino que también en ataque, los lanzamientos encontraban el aro.Un triple de Alvarado puso el 77-70 a falta de escasos cuatro minutos para el final. Ahí se acabó todo. A partir de ese momento los colegiados entraron de lleno en el partido. Dos ataques consecutivos con faltas en contra del Carramimbre iniciaron unos minutos en los que las decisiones arbitrales solo perjudicaron, por acción o por omisión, al conjunto de Paco García. La diferencia se diluyó ante la calidad evidente del conjunto lucense con la permisividad arbitral.

Dos tiros libres de Christian Díaz a falta de diez segundos podrían colocar a los de Lugo por delante, pero el base erró el segundo (83-83). Los colegiados señalaron falta de Sergio de la Fuente en la disputa del rebote, por lo que el Breogán dispuso de otros dos tiros, que no desperdició (83-85). En los últimos nueve segundo Chatman penetró a canasta y fue objeto de falta. Tuvo en su mano la prórroga, pero falló el segundo lanzamiento y para más inri, los colegiados dieron el balón a los lucenses, con poco menos de dos segundos por jugar que dejaron el marcador en el definitivo (84-85), ante las protestas airadas de grada y de Paco García.

Fotos

Vídeos