baloncesto

Objetivos

La semana pasada, antes de los dos partidos en Valladolid contra Fundacion Lucentum, Paco García compareció en sala de prensa. Siempre es interesante escuchar al míster. Estés de acuerdo o no con él, no tiene pelos en la lengua y lo políticamente correcto le importa lo que a Donald Trump el soterramiento de Valladolid. A mí Paco siempre me ha caído bien y, aunque creo que en ocasiones le pierden las formas, tiene tendencia a razonar su postura. Pero siempre hay un pero. Y dicen que en una frase adversativa la verdad va siempre después del pero.

El pero es que Paco ve el deporte como un ganador. Solo vale la victoria y a veces la victoria no está en terminar por encima en el marcador. La semana pasada, preguntado por su futuro habló de su futuro. Vino a decir que el continuaría solo si hay un proyecto para ascender. Hasta aquí algo legítimo. Y más en alguien que ha demostrado su amor a los colores de este club entrenando aquí en LEB Plata. No conviene olvidar el currículum e historial que tiene Paco García.

El problema de esa exigencia es que no está hablando del Fórum Valladolid de los años noventa. Esa exigencia se la pide a un club nuevo que nació con el objetivo de crecer poco a poco. De consolidarse como club antes de buscar nuevos retos.

Recuerdo otra rueda de prensa. Esta de Porfirio Fisac. Otro sin pelos en la lengua. Dijo en una previa al comienzo a la primera temporada en LEB después de casi tres décadas en ACB que no quería ascender, que lo que quería era consolidar el club para que no desapareciese. Recuerdo también que alguna crítica le cayó por no ser ambicioso. Porfirio, que es otro ganador, tenía un concepto de victoria distinto.

Por eso no me gustan las palabras de Paco García. Sin conocer a Mike Hansen le considero un tipo inteligente y sabe que no puede hipotecar el futuro del club solo por mantener a un gran entrenador. Si no se logra el ascenso este año, el año que viene el ascenso solo debe ser el objetivo si se puede. Morir de éxito con solo dos años de vida es un error. Si el plan de Hansen y la directiva era luchar por el ascenso al tercer año, adelante. Si no lo era, cantera, que al año que viene suba la asistencia en 1.000 socios más y a soñar.