El Norte de Castilla

Graham Bell.
Graham Bell. / Alexander Domínguez

baloncesto. leb plata

Merecida victoria del Comercial Ulsa en Alicante

  • CBC Valladolid demostró saber jugar sus cartas mucho más acertadamente que el HLA Lucentum (63-66)

El choque se inició con poco ritmo en ambos bandos, con ataques largos que acababan en acciones individuales. Los locales buscaban con insistencia el juego interior, mientras que los pucelanos amenazaban desde lejos del aro, especialmente un inspirado Wade-Chatman, autor de siete de los primeros nueve puntos de su equipo. En este inicio de partido la iniciativa correspondió a los de Paco García, que ya mandaban en el electrónico a los cinco minutos de juego (7-11). Los de Valladolid dominaron el rebote en ambas zonas, y eso les mantuvo con ventaja al final del primer periodo, 11-19.

La escuadra local salió mucho más agresiva en defensa en el inicio del segundo periodo; pero los visitantes seguían al frente del marcador. Los minutos finales de este segundo cuarto fueron para los de Paco García, que defendieron con gran agresividad. El Comercial Ulsa CBC Valladolid se mostraba mucho más entonado que su rival, especialmente en defensa, y eso se traducía en el marcador, 28-35 favorable a los visitantes al llegar al descanso.

Tras el paso por vestuarios, los locales trataron de corregir errores y la ventaja pucelana disminuyó con celeridad y en tan solo dos minutos casi desapareció (minuto 23, 33-35). La defensa alicantina también subió su nivel, y el cansancio empezó a hacer mella en las filas vallisoletanas -que se presentaron en Alicante con tan solo ocho jugadores-, que lograron tan solo dos puntos en los primeros siete minutos de juego ... aunque tampoco es que los locales se mostraban muy acertados, pues no lograron igualar el encuentro hasta el minuto 28, con dos tiros libres de Marzo tras falta antideportiva de De La Fuente. Los de Valladolid no se vinieron abajo, y guiados de nuevo por Wade-Chatman lograron acabar este tercer periodo con ventaja en el electrónico, 41-44.

El cuarto y definitivo periodo se inició con claro dominio de los visitantes, que por medio de una gran defensa volvieron a distanciarse en el marcador (minuto 32, 41-51), obligando al técnico local a pedir tiempo muerto para hacer reflexionar a los suyos. El toque de atención surtió efecto, y de la mano de Rejón y Marzo lograron un parcial de 8-0 en tan solo dos minutos (minuto 34, 49-51). Le tocaba mover ficha a los pucelanos, que con un acertado Ortega lograron de nuevo un pequeño margen de tranquilidad (minuto 35, 51-56).

El dominio del rebote y una buena defensa daban esperanza a un Valladolid muy seguro de sus fuerzas (minuto 37, 55-56). A falta de dos minutos exactos para el final, el Lucentum consiguió igualar el choque (59-59), pero el Valladolid no había dicho su última palabra, y con una buena lectura de la defensa local volvió a ponerse por delante con una canasta de De La Fuente tan solo un minuto más tarde (59-61). Un minuto separaba a los de Paco García de un triunfo no previsto por la afición local. Balogun anotó un triple que puso al Lucentum por delante (62-61, a falta de 52 segundos), y el mismo jugador cometió falta en el lanzamiento triple de Ortega, que no perdonó los tres tiros libres (62-64, 38 segundos). Finalmente, y tras un ataque desperdiciado por cada equipo, Rejón tuvo en sus manos llevar el choque a la prórroga, pero incomprensiblemente falló solo bajo canasta, y, ahora, sí, la victoria viajó a Valladolid.