El Norte de Castilla

Sergio de la Fuente en un encuentro anterior.
Sergio de la Fuente en un encuentro anterior. / Ricardo Otazo.

Las ardillas pagan caro su mal tercer cuarto

  • El Comercial Ulsa CBC Valladolid reaccionó, pero le fue imposible conseguir la remontada

El Comericial Ulsa se estrelló en la férrea defensa de un seguros Soliss Alcázar, que se hace fuerte en su casa, logró ahogar a los visitantes, aplicándose en defensa sobre su base para que este no pudiera dirigir el partido y con un gran inicio desbordaron a los de Valladolid. Aún así los de Paco García se mantuvieron cerca en el marcador. Dominaron el rebote y a pesar de ponerse por delante en el marcador y tener opciones para la remontada en los últimos minutos, se encontraron con un Seguros Soliss Alcázar que no falló desde la línea de tiros libres, mantuvo la concentración y se llevó la victoria por 77-69.

La primer mitad fue muy igualada, con intercambios de acciones en ambas canastas y pese a que los locales llevaron la iniciativa en el juego y en el marcador Valladolid impidió que se cogieran grandes ventajas y siempre se mantuvo cerca. Laguerre por los alcazareños y Graham-Bell, por el Comercial fueron los máximos anotadores del primer cuarto con siete puntos cada uno.

Al inicio del segundo cuarto, Valladolid empató el partido con un triple de Ortega. Thomas volvió a poner a los alcazareños por delante y tras varios intercambios de acciones, Nacho Díaz, con un triple y posterior dos tiros libres de una antideportiva del propio Ortega, devolvió la ventaja de 5 puntos a los locales. En esos momentos de finales del segundo cuarto, tanto Valladolid como Alcázar intentaron marcharse con ventajas en el marcador, pero fueron los de Paco García los que lo consiguieron poniendo el 34-32 que aguraba una emocionante y disputada segunda mitad.

Laguerre, protagonista del partido a la postre, fue el primero en inaugurar el marcador tras el descanso. Valladolid elaboraba el juego y se mostraba muy potente en los rebotes, sobre todo en los ofensivos. Fruto de esto, a 8:03 para el final del cuarto, con un triple de Wall, consiguió darle la vuelta al partido y ponerse por primera vez por delante 38-39, momento en el que apareció el pívot Gallego Iago Estévez con cuatro puntos consecutivos de volver la ventaja aunque mínima al conjunto local. 

El Ciudad de Valladolid quería pero no podía. Defensa individual de los alcazareños muy pegajosa y con varios triples, uno de Santoja y dos de Laguerre, los locales se despegaron en el marcador con un +8. Así, con ventajas de 6 u 8 puntos y con un espectacular Laguerre, que destapó el tarro de las esencias para presentarse como el gran tirador que fue, Alcázar se fue en el marcador obligando a Paco García a parar el partido con un tiempo muerto. Lo intentaron los vallisoletanos con una defensa en zona que supo muy bien leer el conjunto de David Varela, que a base de triples consiguió si máxima ventaja en el marcador, 63-48, en los mejores momentos del conjunto de Ciudad Real.

Un triple de Izquierdo dejó el 63-51 a falta del último cuarto por disputarse. Parecía que el partido estaba muerto, pero lejos de la realidad porque fruto de los errores infantiles en los saques de balón y perdidas ingenuas, el Comercial Ulsa fue recortando esa máxima diferencia por mediación de Graham y De la Fuente hasta ponerse a cuatro puntos. 68-64 a 3:06 del final, poniendo los últimos minutos la incertidumbre al choque. Ahí apareció el base local Thomas para llevar la manija del juego ofensivo de su equipo, asistir a los pívots y volver a despegarse en el marcador, aprovechando el acierto en los tiros libres. Desde ahí hasta el final, Alcázar jugó con el reloj y el marcador y tuvo acierto en los tiros libres para impedir que Valladolid remontara, ganando el partido por 77-69.