video

Sergio Llull. / Foto: Tolga Bozoglu (Efe) | Vídeo: Atlas

euroliga | final four

Llull: «Tenemos que jugar como si no hubiera un mañana»

  • "La experiencia te enseña que nadie te regala nada, que no puedes tener un segundo de despiste", subraya el base del Real Madrid

Sergio Llull, base del Real Madrid, no ha dudado en afirmar que los premios individuales son algo secundario para él y lo ha explicitado al declarar que no juega "para ser el mejor jugador de la Euroliga, sino para que el Real Madrid la gane". "La experiencia te enseña que nadie te regala nada, que no puedes tener un segundo de despiste y que tienes que jugar 40 minutos como si no hubiera un mañana", ha remarcado.

El base ha dado las claves para tratar de ganar al Fenerbahçe en la Final Four que comienza este viernes en Estambul. "Se le puede ganar haciendo las cosas muy bien. Tienen uno de los mejores equipos de la Euroliga. Tuvieron un bache al principio, pero ahora llegan en su mejor momento y juegan en casa con esa motivación extra. Va a ser complicado pero estamos preparados y debemos estar centrados en nosotros", ha apuntado. Sobre el favoritismo ha sido claro: "En estos torneos no hay favoritos. Somos los cuatro mejores equipos de Europa y todos tenemos opción. Vamos a intentar jugar mejor que ellos y ganar", ha declarado.

El ambiente puede jugar en contra del Fenerbahçe por sentirse demasiado presionados. "Ojalá les juegue en contra la presión de hacerlo en casa. Nosotros tuvimos la experiencia de 2015 y notamos los empujones de la afición cuando más lo necesitábamos", ha indicado.

Cabeza fría

Respecto al partido, Llull ha hablado de que "lo lógico es llegar a un final ajustado entre dos grandes equipos. Y en esos momentos hay que tener la cabeza fría para poder decidir en los últimos instantes", ha observado. "Hemos jugado cuatro de las últimas cinco Final Four de la Euroliga -ha recordado- pero la de hace dos años de Madrid fue un poco especial. No es fácil llegar hasta aquí. Hay que valorar el trabajo hecho por todos".

Sobre los últimos tiros y el hecho de que se afirme que Llull es el jugador más importante del Real Madrid, el menorquín se ha mostrado modesto. "Siempre intento dar un paso al frente y asumir responsabilidades pero el equipo no depende de mi", ha subrayado.

Jugar esta fase final es complicado y a Llull se le ha pedido que explicara cómo la afrontan. "Si vas con el freno de mano (el viernes), el domingo juegas a las seis por el tercer y cuarto puesto. Son dos partidos, pero en nuestra mente solo esta el Fenerbahce. Hay que ir al cien por cien sin guardarte nada. Después, si todo va bien y ganas tienes que dar otra vez todo", ha finalizado Llull.