baloncesto

Chuchi Fernández: «Hay que ganar los dos próximos partidos en casa»

Chuchi Fernández.
Chuchi Fernández. / R. Otazo
  • El técnico del Ponce considera que, con cinco victorias en las ocho jornadas que restan, se puede lograr la salvación

Jesús Fernández Moreno (Valladolid, 1968), Chuchi Fernández, ha dado un paso adelante y se ha hecho con las riendas del Ponce Valladolid, colista en la Liga Femenina 2. El hasta hace unas jornadas segundo de David Barrio, conoce la dificultad de la empresa de lograr la permanencia. Sabe que los dos próximos encuentros en el Lalo García deben cerrarse con triunfo vallisoletano para soñar con la posibilidad de evitar el descenso. Mientras exista vida, hay esperanza.

–Ha pasado ocupar el puesto de David Barrio que se ha convertido en su segundo. ¿A qué se ha debido este cambio de cromos?

–Necesidades del guion. El problema era que David (Barrio) no podía, por su situación personal, disponer del tiempo que todo esto te absorbe. Esto es Ponce, nuestro club, que necesitaba ayuda. Los que estamos dentro éramos los que debíamos ayudar. Digamos que, de la gente podía hacerlo, yo era el que más condiciones reunía, por decirlo de alguna manera.

Ha sido dar el pasito cuando el club lo ha necesitado.

–Así es, tal cual.

El equipo se ha reforzado con la contratación de Samaria Howard.

–Desde la lesión de April (Wilson) y su posterior marcha, estábamos un poco cojos en el puesto de base. El intento de Amra (Elezovic) no funcionó porque no era la jugadora que en realidad necesitábamos. Por eso, hemos vuelto a cambiar por una jugadora más del estilo de April Wilson, aunque quizá Howard es más anotadora. Tiene que dar ahora al equipo eso que nos hace falta.

–La lesión y posterior salida de Wilson ha sido clave en el devenir liguero del Ponce.

–Lógicamente. Cuando realizamos la confección de la plantilla, lo hicimos con ese puesto cubierto. Con su baja, quedamos cortos por ahí, por lo que hemos recurrido a una base de su perfil.

–Elezovic, desde luego, no era una directora de juego al uso.

–No hay que darle más vueltas, es así. Nos equivocamos en el sentido del que no era la jugadora que necesitábamos. Sabíamos que no era una base antes de que llegase. Pensábamos que con nuestra chicas y su ayuda podríamos compensarlo, pero nos descompensaba un poco la estructura de plantilla. La primera idea era contar con una base americana sénior, que nos diera un poco de estabilidad. Las otras dos bases son jóvenes. Se trata de una juvenil de primer año, Nerea Martínez, de la que esperamos muchísimo. En el caso de Irene Huerta quizá es menos directora. De ahí, la adquisición de Howard.

–Quedan ocho jornadas, el Ponce es último y está a tres victorias de la salvación. La permanencia está muy difícil.

–La cosa está complicada. No estamos tan lejos. Los resultados nos dicen que podemos ganar a cualquiera. Con dos o tres victorias nos meteríamos en el vagón de todos los que están ahí. Hay tres equipos con siete victorias, con dos triunfos más los engancharíamos. Pero hay que conseguirlos. Los últimos partidos se nos han escapado por muy poquito. Eso nos hubiera dado otra perspectiva, pues no es lo mismo contar con cuatro victorias que con cinco o seis .Y sobre todo ese puntito de confianza que da ganar un encuentro para afrontar los siguientes.

–¿Tienen un idea de cuántos partidos tendría que ganar Ponce para huir de la quema?

–Resulta difícil, pues se están dando resultados inesperados. El vagón de cola se ha ampliado y eso te pueden obligar a lograr un mayor número de partidos para salvarte. Creo que habrá que ganar al menos cinco de los ocho que nos quedan. Tenemos cinco en casa. El calendario se muestra menos duro que si tuviésemos que jugar cinco encuentros fuera.

El próximo sábado, primera final en el Lalo García frente al Lima-Horta Barcelona.

–Se trata de un equipo, como nos pasa a casi todos y a unos más que a otros, que de casa a fuera cambia mucho. En su cancha es un rival complicado y fuera le cuesta un poco más. Eso lo debemos aprovechar. Ahora tenemos dos partidos en casa frente a rivales catalanes y hay que ganar los dos. Si logramos esas dos victorias y dentro de dos semanas sumamos seis partidos ganados, la cosa se verá de otra manera.

–La Liga Femenina 2 es una competición dura y exigente.

–Sin duda. Dicen que el nivel ha bajado respecto a otros años. Quizá sí respecto a la otra ocasión en la que estuve en esta categoría, pero estamos en una competición igualada y dura, en la que sacar un encuentro adelante cuesta mucho. No hay peritas en dulce.

En lo positivo de la temporada, el máster que supone esta competición para las más jóvenes.

–Está clarísimo. Lo que van a aprender este año no se paga con todo el oro del mundo. Por eso, nos planteamos salir en LF2. La cantera pedía tener un equipo de referencia. Nos va a costar. Sabíamos que el riesgo de salir en esta competición era grande. Si somos capaces de mantener este bloque de jugadoras, en unos pocos años contaremos con un equipo muy majo para estar asentados en la categoría. Esa es la meta.

–Y a partir de ahí se puede pensar en otras metas más altas...

–Eso son palabras mayores. De momento, vamos a salvar este año y a asentarnos en esta categoría. Luego Dios dirá.