El Norte de Castilla

Baloncesto

El corazón de Aranzana da el susto en Tánger

Gustavo Aranzana.
Gustavo Aranzana. / H. Sastre
  • El técnico se encuentra ya en Valladolid recuperado de unas taquicardías que aparecieron en Marruecos, lugar donde estaba entrenando esta temporada

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

140 pulsaciones en reposo y una descomunal retención de líquidos. Ese era el cuadro que presentaba Gustavo Aranzana (Valladolid , 1958) hace unas semanas en Tánger, donde este año está trabajando como entrenador del conjunto de baloncesto, el Ittihad, de esa ciudad de norte marroquí. El técnico vallisoletano tuvo que abandonar el equipo ante la emergencia médica que atravesaba y desplazarse primero a Ceuta y luego a Valladolid, donde ha estado hospitalizado hasta que ha recibido el alta.

Todo empezó el mes pasado, cuando Aranzana comenzó a sentirse mal. Las taquicardias se convirtieron en habituales y la retención de líquidos le hizo asustarse. El corazón parecía estar corriendo un maratón en pleno reposo. Habló con el los dirigentes del Ittihad y estos estuvieron de acuerdo en que el técnico dejase la disciplina del equipo mientras se recuperaba.

Los médicos españoles parecieron dar más seguridad al entrenador vallisoletano y él mismo se desplazó hasta la cercana Ceuta para ser sometido a un examen. Allí se estudió el cuadro de taquicardias y la retención de líquidos. Permaneció cuatro días ingresado en la ciudad autónoma, donde consiguieron al menos estabilizarlo. La incógnita sobre el origen del cuadro médico que presentaba el entrenador vallisoletano no se despejó. Por lo menos, Gustavo Aranzana se sintió con fuerzas para saltar el Estrecho y viajar hasta su Valladolid natal.

Ya en la capital del Pisuerga, el técnico fue ingresado en el Clínico, donde ha permanecido durante nueve días. Ha sido sometido a dos ecografías, una ablación cardiaca y un cateterismo. De momento, se continúa sin saber el origen de la dolencia del ‘coach’, pero el técnico ya ha recibido el alta médica. Eso sí, con una importante medicación como compañera.

«Ha sido un susto importante», reconoce Aranzana, que se encuentra en Valladolid a la espera de que el club de Tánger le comunique o no si cuenta con él para la competición marroquí, que se reanuda en breve. De momento, no hay noticias del Ittihad y eso no apunta a nada bueno. Aranzana solo tiene buenas palabras para su experiencia marroquí, donde se siente cómodo con la ciudad y el equipo.

El técnico vallisoletano formaba parte de la terna de entrenadores de Valladolid que trabaja o ha trabajado el año pasado países del continente africano. Además de Aranzana, Iñaki Martín ha entrenado un equipo femenino en Mozambique y Hugo López ha hecho lo mismo con un conjunto masculino angoleño. Ambos se ha proclamado subcampeones continentales.