El Norte de Castilla

EUROLIGA FEMENINA

Erika de Souza ya manda en Europa

Erika de Souza pugna por un rebote con Musina, del Polkowice polaco.
Erika de Souza pugna por un rebote con Musina, del Polkowice polaco. / RUBÉN RAMOS
  • La brasileña, Milovanovic y Elonu llevan a Avenida a la tercera victoria en la Euroliga frente al CCC Polkkowice polaco

Tercera victoria en cuatro partidos en la Euroliga para un Perfumerías Avenida que sigue soñando con llegar lejos en la mejor competición continental. El equipo salmantino se deshizo de un luchador CCC Polkowice (81-60) que llegaba como colista sin ganar en Europa y encadenando siete derrotas seguidas entre su Liga y la Euroliga que llevaron a su técnico a marcharse este pasado domingo del equipo –la semana anterior se había ido una americana-. Aún así plantó cara con una certera Musina desde el exterior –cuatro triples- y con dos exazulonas como Rezan, de más a menos, y Mariona Ortiz –a ráfagas- siendo referencias en el equipo polaco.

Sin duda alguna la gran protagonista del encuentro fue Erika de Souza. La brasileña, tras debutar el domingo pasado en Girona, jugó ayer los primeros minutos de su segunda etapa con la elástica azul en ‘su’ Würzburg. Era también su ‘redebut’ en la Euroliga y aunque podía parecer que sus minutos ayer serían escasos, las rápidas faltas de Gil la metieron en el partido ya en el primer cuarto. Y no decepcionó la center. Todo lo contrario. Sin estar físicamente cerca de su mejor forma, Erika cerca de la zona huele a ‘sangre’ enseguida. Su capacidad para cambiar tiros de las rivales, para rebotear y encima hacer daño en la zona rival siguen intactos con el paso de los años. Ayer acabó casi con dobles figuras (14 puntos y 9 rebotes).

Erika varía, como es lógico, la forma de jugar de Avenida. Con su poderío condiciona el juego y con el complemento en el interior de Milovanovic, que ayer hizo otro partidazo como acostumbra en la Euroliga (23 puntos y 5 rebotes), dejaron entre ambas un gran sabor de boca en la afición. No fue el mejor partido de Avenida en Europa: la agresividad defensiva tan característica del equipo solo apareció a rachas y volvió a sufrir con el rebote.

El partido comenzó igualado. Avenida, con las cinco jugadoras muy abiertas y con las penetraciones a canasta de Milovanovic o Givens como el mejor arma para ir abriendo el marcador. Aunque eso sí, ya enseñó muy pronto su debilidad defensiva en los primeros minutos: las deficiencias en el rebote de las que se aprovechó Marija Rezan. Pero la ex de Avenida era, ella sola, muy poco argumento para frenar el empuje local (10-4, min. 4).

La segunda rápida falta de Laura Gil llevó a Erika de Souza a tener sus primeros minutos en Würzburg. Y solo tardó cinco segundos en anotar sus primeros puntos en una bandeja. También debutó en este cuarto la base croata Miloglav. Fue en el minuto 4 para darle su primer descanso a Silvia Domínguez, y como la carioca, anotó dos puntos en bandeja a los cinco segundos. Dejó buenas sensaciones la directora de juego. Avenida tenía el control del partido pero se topó con el acierto exterior del CCC que, con tres triples seguidos –dos de ellos de Valeriya Musina- se colocó 19-15. El equipo charro se entregó una y otra vez entonces a buscar a su nueva center. Erika, pasada de kilos pero tan efectiva como siempre bajo la pintura, se adueñó de la zona y se hartó de forzar faltas y 2+1. La brasileña ya acabó el primero cuarto (27-21) como la máxima anotadora local con 8 puntos y 3 rebotes.

El alegre juego de ambos conjuntos se atascó en los primeros minutos del segundo periodo. Avenida se enrocaba una y otra vez en jugar por dentro con una Erika mucho mejor defendida, mientras al Polkowice la mano caliente se le empezó a enfriar. Ortega intentó arreglarlo sacando de la pista a la brasileña para que su equipo se viera obligado a jugar por fuera teniendo además también en el banquillo a Gil por su tercera falta.

Los siguientes seis minutos fueron trepidantes con los dos equipos volcados y acertados en ataque ante defensas permisivas. Solo algunos robos de balón de las Ortega permitieron correr a un Avenida que encontró en Milovanovic el recambio perfecto en ataque para Erika. La serbia, ya con 12 puntos al descanso, se erigió en la mejor de un segundo periodo que se cerró muy igualado con 42-38 en parte por las pérdidas de balón de las charras que castigó bien a la contra el equipo polaco.

Milovanovic ‘on-fire’

Avenida salió decidido tras el descanso a poner por fin tierra de por medio con el Polkowice. Empezó con un 8-2 de parcial con dos triples de Silvia y Milovanovic. Erika de Souza dio la estabilidad necesaria al equipo en la pintura y la serbia seguía como en el segundo cuarto con el gatillo preparado desde la línea de 6,75. Las salmantinas se fueron hasta el 57-44 del minuto 27 con las dos bases en pista para mover la defensa polaca y encontrar así espacios para sus dos pívots. Fue el empujón que necesitaba el equipo de Ortega para coger la renta que venía buscando todo el partido. Hasta ahí le llegaron las fuerzas a las polacas.

Con 59-48 entró el partido al último cuarto. Faltaba por brillar Elonú, la MVP silenciosa del equipo que aprovechó el bajón de brazos del CCCPolkowice para rematar al rival y marcharse la nigeriana hasta los 15 puntos. Al final, 81-60 y Avenida cerró el día como líder del grupo empatado con el Ekaterimburgo (3-1) a la espera de lo que haga hoy el Nadezhda ruso frente al Uniqa Sopron húngaro. Las opciones de entrar en el play-off siguen más vivas que nunca con un arranque ilusionante de la Euroliga femenina.